This content is not available in your region

Grecia | Con el agua al cuello por una inflación sin precedentes en tres décadas

Access to the comments Comentarios
Por Hans van der Brelie
euronews_icons_loading
Manifestación en un suburbio de Atenas para protestas contra la subida de precios
Manifestación en un suburbio de Atenas para protestas contra la subida de precios   -   Derechos de autor  euronews

Grecia está sufriendo los efectos de la inflación más elevada en tres décadas. Los precios se disparan empujados por la energía como consecuencia de la guerra en Ucrania.

El aumento de las facturas de electricidad ha provocado manifestaciones por todo el país. 

"Ahora mismo en Haidari (suburbio de Atenas) tenemos 200 casas sin electricidad y 1200 familias sin suficiente comida. Es como si viviéramos en la época medieval", denuncia un manifestante. 

Resurgen los comedores sociales

Una sopa caliente, un paquete con comida... En los barrios pobres de Atenas vuelven a florecer las cocinas sociales.

La inflación está siendo especialmente cruel con los más pobres, nos dice Kostas, el fundador de un comedor social.

_"Mi propia madre recibe una pensión de 288 euros y tiene que pagar 250 de alquiler. Y encima, hay facturas de electricidad, agua, comida, medicinas..."_afirma. 

La inflación en Grecia alcanza niveles que no se veían desde los años noventa. En mayo, superó la barrera del once por ciento. Los agricultores también se ven muy afectados.

Agricultores obligados a sacrificar sus animales

En la isla de Naxos, 1.200 agricultores son miembros de una cooperativa. Ciento cincuenta podrían abandonar este año si no llegan ayudas de Atenas o Bruselas, advierte su presidente.

_"Antes, bombear para conseguir agua para los animales o para regar los campos costaba de 7 a 8 euros la hora. Ahora cuesta de 28 a 30 euros._Los fertilizantes se compraban a 300 euros la tonelada,. Ahora los compramos a 1 000 euros". se lamenta Dimitris Kapounis. .

La crisis se ha convertido en una amenaza existencial: recientemente han sacrificado más de 300 vacas y treinta mil cabras y ovejas. Y sacrificarán más. No les queda comida para los animales. Hay que comprar nuevo forraje, pero los precios se disparan y los agricultores no tienen ni idea de dónde encontrar el dinero para comprar pienso.