This content is not available in your region

El fin de las inundaciones en Bangladés aumenta el temor a las enfermedades

Access to the comments Comentarios
Por Reuters
El fin de las inundaciones en Bangladés aumenta el temor a las enfermedades
El fin de las inundaciones en Bangladés aumenta el temor a las enfermedades   -   Derechos de autor  Thomson Reuters 2022

Por Ruma Paul y Zarir Hussain

DAKA/GUWAHATI, 23 jun – Las autoridades de Bangladés se preparan para la propagación de enfermedades transmitidas por el agua, apresurándose a suministrar agua potable a las personas que han quedado atrapadas en sus hogares por las inundaciones en una cuarta parte del país, según dijo un responsable gubernamental el jueves.

Cerca de 2.000 equipos de rescate están intentando llegar a las víctimas de las inundaciones en 17 de los 64 distritos del país y hacerles llegar agua y otros suministros, dijo a Reuters Atiqul Haque, director general del Departamento de Gestión de Desastres bangladesí.

“Con la retirada de las aguas de la inundación, existe la posibilidad de que se produzca una epidemia. Tememos el brote de enfermedades transmitidas por el agua si no se garantiza pronto la disponibilidad de agua potable”, dijo Haque.

“Garantizar la disponibilidad de agua potable es nuestra máxima prioridad”.

Más de 4,5 millones de personas han quedado aisladas y 42 han muerto en las peores inundaciones en más de 100 años en la región de Sylhet, en el noreste.

Las inundaciones han dañado 75.000 hectáreas de arroz y 300.000 hectáreas de otros cultivos, como el maíz, el yute y las hortalizas, dijo el responsable del Ministerio de Agricultura bangladesí, Humayun Kabir.

“La devastación es enorme. Más cultivos podrían resultar dañados, ya que se están inundando nuevas zonas”.

Fatema Begum, madre de tres hijos en el distrito de Sunamganj, el más afectado, dijo que las inundaciones arrasaron con todo.

“No hay ni siquiera un rastro”, dijo de su pequeña choza de paja. “No tenemos ni siquiera una muda de ropa. Nadie ha venido a ayudar”.

El monzón provoca fuertes lluvias e inundaciones en el sur de Asia entre junio y octubre, sobre todo en zonas bajas como Bangladés, donde los ríos crecidos por las aguas del Himalaya suelen desbordarse.

Sin embargo, las condiciones meteorológicas extremas son cada vez más frecuentes y expertos ecologistas advierten que el cambio climático podría provocar catástrofes cada vez más graves.

En el estado oriental indio de Assam, también muy afectado por las lluvias que azotan la región, se desplegaron el jueves helicópteros de la fuerza aérea india para lanzar alimentos y otros suministros a las comunidades aisladas.

Más de 280.000 personas siguen aisladas en la ciudad de Silchar, la mayor parte de la cual permanece bajo el agua, dijo a Reuters el responsable del distrito, Keerthi Jalli.

“Nunca antes en nuestra vida habíamos sido testigos de tal devastación. El agua me llegaba al pecho”, dijo a Reuters Monowar Barbhuyan, que da clases en Silchar.