This content is not available in your region

El Tribunal Supremo de EEUU anula la protección del derecho al aborto

Access to the comments Comentarios
Por Euronews
euronews_icons_loading
Manifestantes contra el aborto se reúnen frente al Tribunal Supremo en Washington
Manifestantes contra el aborto se reúnen frente al Tribunal Supremo en Washington   -   Derechos de autor  Jose Luis Magana/Copyright 2022 The Associated Press. All rights reserved.

En un giro histórico, el Tribunal Supremo de Estados Unidos, controlado por una mayoría de jueces conservadores, ha tumbado este viernes una sentencia que durante casi medio siglo garantizó el derecho de las mujeres estadounidenses al aborto.

La decisión no hace que el aborto sea ilegal, sino que devuelve a EEUU a la situación anterior a la histórica sentencia "Roe contra Wade" de 1973, cuando cada estado era libre de permitirlo o no.

El fallo señala que la Constitución "no otorga" este derecho y devuelve la autoridad para poder legislar sobre el aborto a los representantes electos de los estados.

La decisión ha sido adoptada con el voto a favor de los seis jueces conservadores y el rechazo de los tres magistrados liberales del alto tribunal.

Los estados de Kentucky, Luisiana y Dakota del Sur han prohibido la interrupción del embarazo este mismo viernes nada más conocerse la decisión, ya que tenían preparadas unas "leyes resorte" para entrar en vigor en el momento de conocerse el fallo.

Idaho, Tennnessee y Texas también aprobaron de forma automática la prohibición de la interrupción del aborto aunque sus efectos no entrarán en vigor hasta dentro de 30 días.

Fuentes judiciales ya habían explicado al periódico 'The New York Times' a principios de mes que los legisladores de más de una veintena de estados conservadores tienen preparados ya proyectos de ley que prohibirían o restringirían el aborto en el momento en que Supremo anulara Roe contra Wade.

Trece de ellos tienen preparadas ya las llamadas "leyes de activación automática" para restringir o prohibir el derecho al aborto en el mismo momento en que el Supremo anule el fallo.

¿Cuál es la sentencia "Roe contra Wade"?

Esta decisión revoca la sentencia conocida como "Roe versus Wade", que protegía el derecho al aborto en todo el país, como otra resolución de 1992, "Planned Parenthood versus Casey", que reafirmaba dicha protección, pero permitía a los estados establecer regulaciones sobre el proceso.

En 1970, Norma McCorvey, una camarera de Dallas, demandó a Henry Wade, fiscal del distrito de la ciudad, para reclamar su derecho a abortar en ese Estado.

El histórico caso llegó hasta el Tribunal Supremo, que en enero de 1973, por siete votos contra dos, falló a favor de McCorvey. Se amparó en la decimocuarta enmienda, que garantiza la privacidad. Esta sentencia garantizó constitucionalmente el derecho a interrumpir un embarazo hasta la semana número 23.

Un fallo muy polémico que llegó tarde para la demandante, ya que tuvo la hija y la dio en adopción, pero que se convirtió en un símbolo por la lucha de los derechos reproductivos de las mujeres.

¿Qué dice el Tribunal Supremo ahora?

"Es el momento de acatar la Constitución y devolver la cuestión del aborto a los representantes electos de los ciudadanos", dice literalmente el fallo redactado por el juez Samuel Alito en una frase que ya recogía también su borrador, filtrado a los medios en mayo.

Los que han votado a favor insisten en no considerar el aborto un derecho constitucional ni tampoco un derecho apoyado por la "historia o la tradición" estadounidenses.

Además considera que "Roe versus Wade" fue "ofensivamente incorrecto" y "chocaba" con la propia Constitución. Y añade que el otro fallo que ratificaba el derecho al aborto, "Planned Parenthood versus Casey", en 1992, "perpetuaba" esos errores.

Los tres jueces progresistas del Supremo votaron, como se esperaba, en contra de esta decisión.

"Con pena para este tribunal, pero sobre todo para los millones de mujeres estadounidenses que han perdido hoy un derecho fundamental constitucional, disentimos", señalaron en la opinión contraria que han firmado conjuntamente Stephen Breyer, Sonia Sotomayor y Elena Kagan.