This content is not available in your region

Afganistán | Una familia diezmada por el devastador terremoto lucha para sobrevivir

Access to the comments Comentarios
Por Carmen Menéndez
euronews_icons_loading
Supervivientes del terremoto en Afganistán
Supervivientes del terremoto en Afganistán   -   Derechos de autor  AP Photo

Sobrevivir. Ese el objetivo inmediato de esta familia afgana, que perdió doce de sus miembros en el devastador terremoto de la semana pasada.

Su casa, de tierra y barro, en la provincia de Paktika, una de las más golpeadas por el seísmo, se derrumbó en mitad de la noche sobre mujeres y niños. 

Badsha es una de las nietas de la familia. Apenas adolescente, amasa y pone el pan en el fuego, rodeada de niños pequeños. Cuenta cómo salvó su vida.

"Yo estaba despierta y el resto de la familia estaba dormida. Todas las mujeres dormían. El terremoto ocurrió hacia las dos de la madrugada. Todo temblaba muy fuerte. Salí corriendo para que la gente viniera a ayudarnos", explica. 

De la casa, en la que convivían 32 personas, no queda casi nada en pie. Abdullah, el abuelo, relata la impotencia que sintió cuando todo se vino abajo.

"Los niños pequeños lloraban y gritaban y yo intentaba ayudarles. Luego vinieron otros aldeanos y conseguimos sacar a algunos con vida. Otros murieron. Fue una situación muy difícil, muy difícil y que me cuesta mucho explicar", dice con pudor. 

Los niños lloraban y gritaban y yo intentaba ayudarles
Abdullah
Superviviente del terremoto

Abdul Rahman, uno de los hombres de la familia, lleva en brazos lo más preciado que le queda: su bebé, el único de sus cinco hijos que ha sobrevivido. Su esposa también falleció. Nos muestra su habitación, o lo que queda de ella, y la cuna, en una esquina, en la que dormía el pequeño. "Su madre murió, pero él está vivo", dice.

En este paisaje de desolación, llama la atención que traten de rescatar sus libros, que sacan de entre los escombros y desempolva con mimo.

Las autoridades afganas estiman que el terremoto que sacudió el sureste del país, el más mortífero en décadas, dejó más de 1150 muertos y alrededor de 1500 heridos. Muchos niños se han quedado huérfanos y. según la ONU, al menos 750 familias han perdido su hogar.

Las dimensiones del desastre llevaron al Gobierno talibán a pedir ayuda internacional. Ayuda que está llegando, pero que es como una gota de agua en el mar de desesperación del pueblo afgano, víctima de una crisis insondable desde que los talibanes tomaron el poder.