This content is not available in your region

La ONU constata la degradación de la vida de las mujeres bajo el régimen talibán

Access to the comments Comentarios
Por Redacción en español  con AFP
euronews_icons_loading
Dos mendigas esperan recibir una limosna delante de una panadería en Kabul, Afranistán 15/5/2022
Dos mendigas esperan recibir una limosna delante de una panadería en Kabul, Afranistán 15/5/2022   -   Derechos de autor  Ebrahim Noroozi/Copyright 2022 The Associated Press. All rights reserved.

Los derechos de las mujeres en Afganistán, que alguna vez se consideraron amenazados, ahora han lisa y llanamente desaparecido. Décadas de progreso en la igualdad de género y los derechos de las mujeres se han esfumado, Así lo constata la representante de la ONU en el país de los talibanes Alison Davidian.

"Afganistán es el único país del mundo donde se prohibe a las niñas ir a la escuela secundaria, se prohibe a las mujeres prohibido trabajar fuera del hogar, excepto en algunos oficios y funciones particulares. No hay mujeres en el Gobierno, no hay un Ministerio de Asuntos de la Mujer. han suprimido el derecho de las mujeres a la participación política."
Alison Davidian
Representante adjunta de ONU Mujer en Afganistán

Cuando los talibanes tomaron el poder en agosto del año pasado, tras la retirada de las fuerzas estadounidenses y de la OTAN, sus líderes prometieron un gobierno inclusivo, pero sigue sin haber mujeres. Y han conviertido en un calvario la vida cotidiana de las afganas.

"Las mujeres deben tener un acompañante masculino cuando viajan a más de 78 kilómetros, y también deben cubrirse la cara en público. la combinación de estas imposiciones limitan la capacidad de las mujeres para ganarse la vida, acceder a la salud y educación, escapar de situaciones de violencia y ejercer sus derechos.”
Alison Davidian
Representante adjunta de ONU Mujeres en Afganistán

La ONU considera esto una señal de alarma para el mundo sobre cuán frágiles pueden ser los derechos de género. Los talibanes se preparan para celebrar su primer año en el poder, aunque ningún país haya reconocido su régimen precisamente por su falta de respeto a los derechos humanos.