This content is not available in your region

Scholz en la cumbre del G7: "El ataque de Rusia a Ucrania ha roto todas las reglas"

Access to the comments Comentarios
Por Euronews
euronews_icons_loading
Los líderes del Grupo de los Siete en la cumbre que se celebra en Baviera, Alemania.
Los líderes del Grupo de los Siete en la cumbre que se celebra en Baviera, Alemania.   -   Derechos de autor  Michael Kappeler / Pool foto vía AP

Los líderes del G7 han prometido apoyar a Ucrania en la guerra contra Rusia, manteniendo las sanciones y enviando armas el tiempo que sea necesario.

El mensaje de buena voluntad, entregado al presidente ucraniano Volodímir Zelenski de manera telemática en la cumbre de Alemania, Tuvo lugar poco después de Rusia atacara con misiles un centro comercial en Ucrania

El fulminante ataque ha provocado la indignación de la comunidad internacional.

La ministra de Asuntos Exteriores de Francia, Catherine Colonna, condenó el bombardeo a objetivos civiles y dijo que Rusia debía rendir cuentas por sus acciones. El secretario de Estado de Estados Unidos, Antony Blinken, también dijo que Rusia y los responsables de sus atrocidades deben rendir cuentas. 

El primer ministro del Reino Unido, Boris Johnson, condenó lo que llamó "crueldad y barbarie" de Vladímir Putin, y el canciller alemán, Olaf Scholz, estima que las relaciones con Rusia han cambiado para siempre.

"Todos hemos asegurado que seguiremos apoyando a Ucrania en su defensa contra Rusia. Lo que está claro es que esta guerra es un corte muy, muy profundo en las relaciones internacionales. Antes, muy conscientemente, llamé a esto un punto de inflexión, porque con el ataque de Rusia a Ucrania, se han roto todas las reglas, todos los acuerdos que hemos hecho entre nosotros sobre la actuación y la cooperación de los estados. Especialmente el entendimiento de que las fronteras no deben moverse por la fuerza", declaró Scholz. 

Los soldados ucranianos trabajaron hasta altas horas de la noche tratando de retirar las vigas de acero del centro comercial destruido en la ciudad de Kremenchuk . 

El número de víctimas tras el ataque sigue siendo difícil de determinar. Al menos 16 personas han muerto y hay decenas de heridos. Se calcula que unas 1 000 personas estaban dentro. Rusia afirma que no ataca a objetivos civiles.