This content is not available in your region

El cantante estadounidense R. Kelly condenado a 30 años de cárcel por abuso sexual

Access to the comments Comentarios
Por euronews  con EFE
euronews_icons_loading
El cantante R. Kelly en imagen de archivo
El cantante R. Kelly en imagen de archivo   -   Derechos de autor  Charles Rex Arbogast/AP2008

El cantante estadounidense R. Kelly, condenado a 30 años de cárcel por crimen organizado y abuso y tráfico sexual por un l tribunal de Nueva York.

La estrella del R&B de la década de 1990, cuyo nombre completo es Robert Sylvester Kelly y que ahora tiene 55 años, escuchó los testimonios de siete mujeres, muchos de ellos entre lágrimas, que volvieron a recordar frente al cantante el sufrimiento y las consecuencias de los abusos a los que las sometió. 

Pocas horas antes de la última sesión, la juez federal que preside el juicio, Ann Donnely, denegó una última moción hecha por la defensa del acusado que solicitaba la absolución del ganador de varios premios Grammy o la repetición del juicio.

En su escrito, la magistrada resumió que "el acusado, una estrella de la música internacional, fue acusado de usar su fama y su organización para atraer a jóvenes a relaciones sexuales abusivas, una empresa de crimen organizado que, según el Gobierno, duró unos 25 años.

Durante la lectura de la sentencia, Donnely insistió en que la gente debe ser protegida de comportamientos como los de la antigua estrella del R&B. 

Númerosos testimonios de las víctimas

A lo largo del proceso, la Fiscalía llamó al estrado "a 45 testigos y presentó cientos de pruebas, incluidas pruebas escritas, grabadas en video y grabadas en audio del abuso al que el acusado, con la ayuda de sus empleados y asociados, sometió a sus víctimas". 

Una decena de testigos aseguraron durante el proceso haber sido objeto de abusos de R. Kelly, mientras que otros detallaron un continuo patrón de abusos.

Las mujeres describieron sobre el estrado a una carismática celebridad que frecuentemente escogía a jóvenes víctimas que asistían a sus conciertos, a quienes a veces asaltaba sexualmente entre bambalinas minutos después del evento.

Además, destaparon que R. Kelly utilizaba a toda una red de empleados para ayudarlo en sus esfuerzos de captar a chicas jóvenes, aislarlas e intimidarlas.

La defensa había pedido que la pena no superara los 10 años, alegando, la "traumática infancia del acusado, incluidas las evidencias de una historia de abusos sexuales por miembros de la familia y no familiares".