This content is not available in your region

La UE ultima un acuerdo de consenso con Rusia y Lituania sobre Kaliningrado

Access to the comments Comentarios
Por Reuters
La UE ultima un acuerdo de consenso con Rusia y Lituania sobre Kaliningrado
La UE ultima un acuerdo de consenso con Rusia y Lituania sobre Kaliningrado   -   Derechos de autor  Thomson Reuters 2022

Por Andrius Sytas y John O’Donnell

VILNA/BRUSELAS, 29 jun – El comercio a través de Lituania con el exclave ruso de Kaliningrado podría volver a la normalidad en cuestión de días, según han declarado dos fuentes familiarizadas con el asunto, mientras los dirigentes europeos se acercan a un acuerdo consensuado con el Estado báltico para desactivar una disputa con Moscú.

Kaliningrado, que limita con Estados de la Unión Europea y depende de las vías férreas y las carreteras que atraviesan Lituania para la mayoría de las mercancías, tiene cortado el acceso a parte del transporte de mercancías desde la Rusia continental desde el 17 de junio en virtud de las sanciones impuestas por Bruselas.

Dirigentes europeos están en conversaciones para eximir al territorio de las sanciones, que hasta ahora han afectado a productos industriales como el acero, allanando el camino para un acuerdo a principios de julio si Lituania, miembro de la UE, renuncia a sus reservas, dijeron las personas, que declinaron ser nombradas porque las discusiones son privadas

La disputa sobre el aislamiento del exclave ruso está poniendo a prueba la determinación de Europa de hacer cumplir las sanciones impuestas tras la invasión rusa de Ucrania, alimentando los temores de una escalada después de que otras restricciones empujaran a Rusia a incumplir su deuda.

Aunque las potencias occidentales se han comprometido a defender a Ucrania, reiterando su decisión en las cumbres del G7 y de la OTAN de esta semana, está resultando difícil para Europa mantener las estrictas sanciones y evitar una nueva escalada con Rusia.

Por ello, altos cargos europeos, con el respaldo de Alemania, están buscando una solución para resolver uno de sus muchos conflictos con Moscú, dijo una de las fuentes.

Si no se restablece la ruta tradicional de las mercancías rusas a Kaliningrado, primero a través de su aliado Bielorrusia y luego Lituania, el estado báltico teme que Moscú pueda utilizar la fuerza militar para abrir un corredor terrestre a través de su territorio, dijo la fuente.

Alemania, por su parte, tiene soldados estacionados en Lituania y podría verse arrastrada a un enfrentamiento junto a sus aliados de la OTAN si eso ocurriera.

La mayor economía de Europa también depende en gran medida de las importaciones de gas ruso y sería vulnerable a cualquier reducción de los flujos si la disputa de Kaliningrado se intensifica.

“Tenemos que enfrentarnos a la realidad”, dijo una fuente con conocimiento directo de las discusiones de la UE, describiendo Kaliningrado como “sagrado” para Moscú.

“(Putin) tiene mucha más influencia que nosotros. Nos interesa encontrar un consenso”, dijo, admitiendo que el resultado final puede parecer injusto.

ACUERDO DE CONSENSO

Un portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores de Lituania dijo que seguirá consultando con la Comisión Europea sobre la aplicación de las sanciones y que cualquier cambio del bloque no debe limitarse al Estado báltico.

“Las sanciones deben aplicarse, y cualquier decisión que se tome no debe socavar la credibilidad y la eficacia de la política de sanciones de la UE”, dijo el portavoz.

“Como el tránsito por Kaliningrado es posible a través de varios Estados miembros de la UE, la explicación de la Comisión Europea sobre cómo aplicar las sanciones de la UE… no puede limitarse a Lituania”.

Un portavoz de la Comisión Europea señaló su declaración del 22 de junio de que Lituania estaba aplicando las restricciones de la UE y que el suministro de bienes esenciales a Kaliningrado seguía sin obstáculos.

Una de las fuentes con conocimiento directo del asunto dijo que esperaba que se encontrara un acuerdo de compromiso para el 10 de julio y una segunda fuentes dijo que podría anunciarse la semana que viene.

Esta concesión sólo podría hacerse a condición de que la carga sancionada se utilice en Kaliningrado y no se exporte a través de su puerto, donde tiene su sede la flota rusa del Báltico.

Esto podría ser difícil de garantizar y podría poner a Lituania, que es la encargada de determinar el destino final de las mercancías, en una trayectoria de colisión con Rusia, dijo la fuente.

Otra fuente dijo que se podrían utilizar motivos humanitarios para conseguir una exención para Kaliningrado, que se encuentra entre Lituania, Polonia y el mar Báltico.

Sin embargo, dijo que Lituania tenía serias reservas a la hora de hacer lo que podría verse como una concesión a Moscú.

ALCOHOL Y CEMENTO

Lituania, antiguamente gobernada desde Moscú, es ahora uno de los críticos más acérrimos de Rusia en la Unión Europea y ha estado en desacuerdo con los altos cargos de Alemania y Bruselas que quieren desactivar la disputa.

Hasta ahora, las sanciones de la UE contra Rusia impiden el transporte de hierro, acero y metales a Kaliningrado a través de los Estados de la UE.

La lista de mercancías sancionadas se ampliará al cemento y el alcohol a partir del 10 de julio, al carbón en agosto y a los productos petrolíferos como el combustible en diciembre. Cuando entre en vigor la fase final, se sancionará aproximadamente la mitad de la carga enviada a Kaliningrado desde Rusia.

No se prohíben los pasajeros ni los productos alimenticios, y se podrá seguir llegando a Kaliningrado por avión o por mar.

Mientras que Estados Unidos y la Unión Europea han desplegado rápidamente sanciones para frenar el acceso de Rusia a las finanzas internacionales y sus ventas de carbón y petróleo, las medidas punitivas han hecho poco para moderar la agresión militar rusa.

En las últimas semanas, Moscú también ha puesto Europa patas arriba reduciendo el suministro de gas, lo que ha llevado a Alemania a prepararse para el racionamiento y a observar la escalada de la disputa sobre Kaliningrado con creciente aprensión.

Kaliningrado, con una población de casi un millón de habitantes, quedó aislada de Moscú cuando Lituania se independizó durante la desintegración de la Unión Soviética, y sus residentes deben transitar por territorio de la UE para llegar al resto de Rusia por tierra.

Dmitri Medvédev, vicepresidente del Consejo de Seguridad de Rusia, dijo esta semana que las restricciones al envío de mercancías a Kaliningrado formaban parte de una guerra indirecta de Occidente y que Rusia tenía numerosas formas de tomar represalias.

“Hay muchas posibilidades, una parte importante de ellas son de carácter económico y son capaces de cortar el oxígeno a nuestros vecinos del Báltico que han emprendido acciones hostiles”, declaró a un periódico ruso.

“También existe la posibilidad de utilizar medidas asimétricas, que… provocarán una escalada crítica del conflicto”.