This content is not available in your region

Japón, con tres medallas en la primera jornada, también manda en el Grand Prix de Judo de Zagreb

Access to the comments Comentarios
Por Euronews en español
euronews_icons_loading
Wakana Koga celebra su triunfo en menos de 48 kilos
Wakana Koga celebra su triunfo en menos de 48 kilos   -   Derechos de autor  International Judo Federation

Nuevo Grand Prix de Judo, esta vez en la hermosa ciudad de Zagreb, Croacia, donde se dieron cita una vez más los mejores judocas del planeta.

Wakana Koga, plata mundial en menos de 48 kilos, mostró este viernes todo su potencial, con el que doblegaba en la final a la francesa Melanie Vieu. Lo hacía mediante un estrangulamiento muy bien ejecutado, logrando un oro que le entregaba en el podio el vicepresidente de la Federación Internacional de Judo, Laszlo Toth.

En menos de 60, el kazajo Magzhan Shamshadin también tuvo su día, consiguiendo por su parte el que es su primer oro en el prestigioso World Judo Tour. Ante Zigman, presidente de la junta directiva de la Agencia de Supervisión de Servicios Financieros de Croacia, entregaba las medallas.

Este viernes todo el mundo del judo hablaba de la campeona olímpica Uta Abe, que volvía a la competición internacional por primera vez desde los Juegos Olímpicos de Tokio. Aunque lo cierto es que, una vez sobre el tatami, no parecía que hubiera estado tanto tiempo ausente. La joven estrella japonesa se deshizo de todas sus oponentes con un judo increíble, alcanzando rápidamente la final de menos de 52.

Allí esperaba ni más ni menos que la actual campeona olímpica de menos de 48, Distria Krasniqi, tras demostrar combate tras combate estar sobradamente preparada para el reto. Una final inmejorable que nadie se quería perder en el Arena Zagreb: se trataba de todo un regalo para el mundo del judo entre dos espaldas doradas.

Al final, un momento de brillantez de Abe, seguido de una rápida transición a suelo, daba la victoria a la japonesa. Tras el hermoso combate, ambas campeonas olímpicas protagonizaban un gran momento de deportividad y amistad. Uta Abe sigue siendo la reina de menos de 52. De momento.

Sanda Corak, directora de Educación de la FIJ, hacía los honores en el podio. Abe se mostraba después tan pletórica como ambiciosa: "Mi hermano y yo hemos tenido una vida muy feliz con nuestra familia después de haber conseguido juntos el oro en los Juegos Olímpicos de Tokio", decía la campeona. "Ahora tenemos un nuevo objetivo, que es ganar el oro en los Juegos de París. Estamos muy decididos".

Lo mejor está por llegar para Croacia

El azerbaiyano Yashar Najafov daba por su parte la campanada en menos de 66, a base de rapidísimas técnicas que le llevaron, combate tras combate, hasta la gran final. Allí se veía las caras con el italiano Matteo Piras, ante el que, gracias a un ajustado waza-ari, se hacía con el triunfo y con el oro.

Las medallas fueron entregadas por Mohammed Meridja, director de Educación y Entrenamiento de la de la Federación Internacional de Judo. Tras la ceremonia, Najafov no ocultaba su alegría: "Para mí el mejor momento fue la proyección en la semifinal; Sode-tsurikomi-goshi, es mi favorito, el mejor lanzamiento. Y al podio, al podio", decía un emocionado Najafov.

En menos de 57 pudo disfrutarse del regreso de una de las judocas más importantes de los últimos años, Christa Deguchi. Tras una mala racha, la canadiense demostró estar de nuevo en plena forma con algunos de los mejores movimientos del día. La canadiense llegaba con ellos hasta la final, donde esperaba la georgiana Eteri Liparteliani, que tampoco pudo con el empuje y la elegancia de Deguchi, más que merecido oro.

Sinisa Krajac, secretario general del Comité Olímpico Croata, entregaba las preseas de menos de 57 kilos.

Croacia cuenta en este Grand Prix con una buena representación sobre el tatami, como por ejemplo Tihea Topolovec, que estuvo cerca de conseguir la primera medalla para su país en este torneo. Pero lo cierto es que todas las esperanzas de la grada local están puestas en la campeona del Mundo Barbara Matic, que compite este sábado en menos de 70. El Arena Zagreb no puede esperar.