This content is not available in your region

La Asociación de Productores de Coca de La Paz protesta contra el mercado paralelo afín al Gobierno

Access to the comments Comentarios
Por Santiago Martin Martinez  con EFE
euronews_icons_loading
Un vendedor de coca devuelve un bote de gas lacrimógeno disparado por la policía antidisturbios durante el segundo día de protestas en La Paz
Un vendedor de coca devuelve un bote de gas lacrimógeno disparado por la policía antidisturbios durante el segundo día de protestas en La Paz   -   Derechos de autor  Juan Karita/Copyright 2022 The Associated Press. All rights reserved

Protestas en Bolivia contra el mercado paralelo de coca. La Paz vive una jornada de protestas por parte de la Asociación Departamental de Productores de Coca, que exigen el cierre de un mercado paralelo impulsado por un grupo afín al Gobierno del presidente Luis Arce.

Los manifestantes, dirigidos por Freddy Machicado, exigen el respeto a este comercio tradicional e independiente y defienden que, junto al mercado de Sacaba en Cochabamba, son los únicos autorizados por la ley para vender hojas de coca.

Desde 2017 las leyes bolivianas autorizan la siembra de 22.000 hectáreas de cultivos de hojas de coca, 14.300 en la región de Los Yungas de La Paz y 7.700 en la zona del trópico de Cochabamba, en tanto que los centros legales de venta son Adepcoca y el mercado de Sacaba, respectivamente.

"Queremos cerrar este mercado ilegal. No vamos a aceptar más mercados, vamos a estar en constante protesta, para que esto se cierre, cueste lo que cueste".

El conflicto comenzó en septiembre de 2021, cuando el Gobierno reconoció a Arnold Alanez como líder de la Asociación de productores de coca sin contar con el apoyo del sector tradicional. Esto originó en una serie de protestas que desembocaron en la destitución de Alanez. Días después, este inauguró el mercado "paralelo" que ahora causa resistencia entre los demás vendedores de coca.

En Bolivia, la coca se emplea para usos tradicionales y como medicina natural. Sin embargo, gran parte de la producción de hoja de coca se desvía a la cocaína, de la que Bolivia es el tercer productor mundial después de Colombia y Perú.