This content is not available in your region

Lula y Bolsonaro inician oficialmente campaña cortejando a votantes

Access to the comments Comentarios
Por Reuters
Lula y Bolsonaro inician oficialmente campaña cortejando a votantes
Lula y Bolsonaro inician oficialmente campaña cortejando a votantes   -   Derechos de autor  Thomson Reuters 2022

Por Maria Carolina Marcello y Lisandra Paraguassu

BRASILIA/SAOPAULO, 16 ago – El presidente de extrema derecha Jair Bolsonaro y su retador de izquierda Luiz Inácio Lula da Silva lanzaron formalmente sus campañas el martes para las elecciones más polarizadas de Brasil en décadas en octubre.

La carrera enfrenta a un populista nacionalista con una agenda respaldada por conservadores cristianos contra un exlíder sindical y presidente del país durante dos mandatos (2003-2010) que fue encarcelado por corrupción hasta que se anularon sus condenas.

“Nuestro país no quiere más corrupción, quiere orden y prosperidad”, dijo Bolsonaro, capitán en retiro del Ejército, a una multitud el martes por la tarde en Juiz de Fora, donde fue apuñalado durante la campaña de 2018 que lo llevó al poder.

Sus simpatizantes interrumpieron su discurso coreando “Lula ladrón”.

Lula, de 76 años, nueve años mayor que su rival, inició su campaña con una parada en las puertas de la fábrica de automóviles Volkswagen en la zona industrial de Sao Bernardo dos Campos, en las afueras de Sao Paulo, donde se convirtió en un dirigente sindical en la década de 1970 que abogaba por mejores salarios pese a la represión bajo la dictadura militar.

En un video publicado en las redes sociales el martes por la mañana, Lula dijo que el hambre había regresado a Brasil bajo Bolsonaro y que la inflación golpeaba a las familias que no pueden sobrevivir con salarios mínimos.

“Vamos a tener que trabajar mucho para reconstruir este país”, dijo al lanzar su candidatura para volver al cargo. “Quiero ser presidente para volver a cambiar la vida de la gente, porque así ya nadie aguanta más”, publicó.

Lula tiene una ventaja de dos dígitos en la mayoría de las encuestas de opinión para la votación del 2 de octubre, y su distancia sobre Bolsonaro es aun mayor en las simulaciones de una segunda vuelta prevista para el 30 de octubre.

Un sondeo realizad el lunes por IPEC, antes conocido como IBOPE, mostró un 44% de respaldo de los votantes a Lula frente al 32% de Bolsonaro en la primera vuelta. En un posible balotaje, Lula sería elegido por el 51% de los votos frente al 35% de Bolsonaro, una diferencia de 16 puntos.

La encuesta dijo que el 57% de los brasileños desaprueba la forma en que Bolsonaro gobierna el país y el 37% la aprueba.

Aún así, Bolsonaro ha reducido la ventaja de Lula en las últimas semanas al aumentar el gasto en ayuda social para los brasileños pobres y presionar a la petrolera estatal Petrobras para que baje el precio del combustible, un factor importante en el aumento de la inflación.

El martes por la noche, Lula y Bolsonaro estarán en la misma sala, por primera en años, en la toma de posesión del juez de la corte suprema Alexandre de Moraes para encabezar la autoridad electoral de Brasil, el Tribunal Superior Electoral.

Moraes, un crítico del presidente, ha liderado investigaciones sobre las noticias falsas que el círculo íntimo de Bolsonaro difunde como una herramienta política. Se espera que defienda enérgicamente el sistema de votación electrónico de Brasil que, según Bolsonaro, es vulnerable al fraude.