This content is not available in your region

Los trabajadores del mayor puerto del Reino Unido se suman a la huelga

Access to the comments Comentarios
Por Euronews
euronews_icons_loading
Descargue de un barco en el puerto de Felixtowe, en el Reino Unido
Descargue de un barco en el puerto de Felixtowe, en el Reino Unido   -   Derechos de autor  Euronews

La huelga de transportes coge fuerza en el Reino Unido. Desde este domingo 21, el personal del mayor puerto del país, el de Felixtowe, empieza un paro que durará hasta el 29 de agosto.

Por su parte, los trabajadores del ferrocarril llevan ya 3 días consecutivos de protestas y piquetes. Los acuerdos salariales, hasta el momento, no se ajustan a las demandas de los sindicatos.

"Hay una oferta sobre la mesa de Network Rail, a la que pertenecen el 50% de nuestros miembros. Es un acuerdo salarial de tres años al 8%, que tendría que cubrir el próximo año, así como este año y el anterior. La inflación de esta semana es del 12,3%. Por tanto, si aceptáramos esa oferta salarial, estaríamos recibiendo aproximadamente una cuarta parte de la inflación del año que viene, que probablemente será del 15% o el 16%. Así que nuestros miembros no están dispuestos a aceptarlo", explicaba Mick Lynch, secretario general del sindicato de transportes RMT.

El paro de 45.000 trabajadores ferroviarios afectó este sábado a asistentes a partidos de fútbol y conciertos, que tuvieron que hacer frente a continuos retrasos. La opinión pública va de la comprensión, a la pesadumbre: "Sí, siento simpatía por ellos, sin embargo, tiene que haber otra manera porque el desorden es enorme en todo el país, y eso significa que no se puede llegar a ninguna parte", lamenta una asistente a un partido de fútbol.

"Me alegro de que la gente tenga la oportunidad de expresarse. Pero claro, somos nosotros los que sufrimos y no los que van a trabajar en sus limusinas", cuenta una asistente a un festival de música.

Solo uno de cada cinco trenes circuló este fin de semana, y en algunas zonas ni siquiera hubo servicios. El paro de los trenes obligó a muchos a cancelar o al menos trastocó sus viajes de fin de semana.