This content is not available in your region

Varias ciudades chinas, incluida Shenzhen, intensifican los controles de COVID

Access to the comments Comentarios
Por Reuters
Varias ciudades chinas, incluida Shenzhen, intensifican los controles de COVID
Varias ciudades chinas, incluida Shenzhen, intensifican los controles de COVID   -   Derechos de autor  Thomson Reuters 2022

PEKÍN, 30 ago – Varias grandes ciudades chinas intensificaron el martes las restricciones por COVID-19, con el cierre de más negocios en Shenzhen y el confinamiento de millones de personas en Dalian, renovando la incertidumbre económica y retrasando el inicio del curso escolar para algunos.

Las nuevas medidas, que por ahora sólo durarán unos días, reflejan la insistencia de China en su política dinámica de “cero COVID“, cuyo objetivo es acabar con todos los brotes en el momento en que se producen.

Lo que está en juego es más importante para la ya tambaleante economía nacional de China en comparación con lo ocurrido a principios de este mes, cuando los confinamientos se produjeron principalmente en ciudades más pequeñas. Una mayor escalada o prolongación de los confinamientos en las grandes metrópolis, como Chengdú, en el suroeste de China, podría perjudicar el tibio crecimiento económico del país.

“Los mercados podrían verse de nuevo afectados en las próximas dos semanas, lo que probablemente desencadenaría otra ronda de recortes por parte de los economistas”, advirtió Nomura en una nota el martes, destacando la importancia de ciudades como Shenzhen, un centro tecnológico del sur.

Longhua, un distrito de Shenzhen con 2,5 millones de habitantes, cerró el martes varios locales de ocio y mercados mayoristas, y suspendió los grandes eventos.

Las personas deben mostrar una prueba negativa de COVID en un plazo de 24 horas para entrar en recintos residenciales, y los restaurantes deben limitar el número de clientes a no más del 50% de su capacidad, dijo la autoridad del distrito de Longhua. Se espera que las nuevas restricciones expiren el sábado.

Las medidas siguieron a otras similares anunciadas el lunes, que afectan a más de 6 millones de personas en Shenzhen, una ciudad que ha luchado contra múltiples brotes de mutaciones de la variante ómicron del coronavirus este año.

Aunque las autoridades de la ciudad no han anunciado un retraso general del nuevo curso escolar, seis padres con hijos en escuelas primarias y secundarias dijeron que sus escuelas les habían notificado los aplazamientos, y muchos progenitores expresaron su ansiedad por la incertidumbre en grupos de chat.

En Dalian, un gran puerto del noreste de China importante para la importación de soja y mineral de hierro, las principales zonas urbanas, con unos 3 millones de habitantes, entraron el martes en un confinamiento que durará hasta el domingo. Los hogares sólo pueden enviar a una persona al día a comprar artículos de primera necesidad.

Durante el confinamiento, los trabajadores no esenciales deben trabajar desde sus casas, mientras que las empresas manufactureras deben reducir el personal en sus instalaciones y mantener sólo las operaciones básicas y urgentes.

En la ciudad suroccidental de Chengdú, los distritos de Wuhou y Qingyang suspendieron el martes muchos locales y grupos turísticos y planearon retrasar el inicio del semestre de otoño para las escuelas, después de que el distrito de Jinniu reforzara el lunes las restricciones. Los tres distritos cuentan con unos 3,5 millones de residentes en total.

El municipio septentrional de Tianjin, de 13,7 millones de habitantes, inició el martes una nueva ronda de pruebas de COVID en toda la ciudad para identificar infecciones en la comunidad, la cuarta medida de este tipo desde el sábado.

En la ciudad septentrional de Shijiazhuang, a unas 3,5 horas en coche de Pekín, cuatro grandes distritos han ordenado a más de 3 millones de residentes que trabajen desde sus casas hasta el miércoles por la tarde, excluyendo a los trabajadores esenciales.

China continental informó de 1.717 infecciones por COVID transmitidas a nivel nacional el 29 de agosto, de las cuales 349 eran sintomáticas y 1.368 asintomáticas, según datos oficiales del martes.