This content is not available in your region

Chile | División en la comunidad indígena ante la nueva Constitución que se vota este domingo

Access to the comments Comentarios
Por Euronews  con AFP
Un 12,8% de los 20 millones de chilenos se identifican como indígenas.
Un 12,8% de los 20 millones de chilenos se identifican como indígenas.   -   Derechos de autor  AP / Luis Hidalgo

La nueva Constitución que será sometida a plebiscito en Chile este domingo convierte al país en un Estado plurinacional que otorga autonomía política y financiera a los indígenas y les permite regirse por su propia justicia.

Pero en la fracturada sociedad chilena, la propuesta ha provocado una fuerte oposición tanto de la derecha conservadora, que defiende el statu quo, como de los indígenas más radicales que reclaman su propia nación independiente.

Un 12,8 % de los 20 millones de chilenos se identifican como indígenas.

"Chile es un Estado social y democrático de derecho. Es plurinacional, intercultural, regional y ecológico", lee el nuevo texto escrito por una Convención Constitucional que incluyó a varios integrantes indígenas.

No obstante, no permite la secesión ni atentar contra el carácter "único e indivisible" del Estado de Chile.

A diferencia de la Constitución vigente desde la dictadura de Augusto Pinochet (1973-1990), el nuevo texto reconoce a 11 pueblos originarios: Mapuche, Aymara, Rapanui, Lickanantay, Quechua, Colla, Diaguita, Chango, Kawésqar, Yagán y Selk'nam.

Los detractores sostienen que otorgar tal autonomía a los indígenas y permitirles guiarse por una justicia especial los convertirá en ciudadanos "privilegiados", pero quienes apoyan la plurinacionalidad creen que salda una vieja deuda.

Más de 15 millones de chilenos están llamados a las urnas este domingo para decidir en un plebiscito si "aprueban" o "rechazan" este nuevo texto, que consagra además un nuevo catálogo de derechos sociales y un nuevo sistema político.

El "rechazo" lidera todas las encuestas, con hasta un 56 %, aunque el resultado aún es incierto porque por primera vez desde 2012 el voto será obligatorio.

División entre indígenas

Los indígenas más radicales creen sin embargo que la plurinacionalidad no da respuesta a las históricas reivindicaciones de tierras que consideran suyas.

"Nosotros queremos reconstruirnos como Nación mapuche, no otra manera", dijo a la AFP el desafiante lonko (jefe) de la comunidad rural de Temucuicui, Víctor Queipul, que lidera una de las zonas más combativas del sur chileno.

A Temucuicui no se puede ingresar sin autorización de los indígenas. Aquí se dirigía la ministra del Interior, Izkia Siches, dos días después de la asunción en marzo del presidente izquierdista Gabriel Boric, cuando la comitiva fue amedrentada con balazos lanzados al aire.

"Yo no transo con ningún político, con ningún Estado", señaló Queipul.

Otros indígenas como Julio Hotus, miembro del Consejo de Ancianos de Isla de Pascua, un territorio insular chileno de origen polinésico en medio del Pacífico, apoyan no obstante la nueva Constitución.

Hotus dijo estar "muy esperanzado" en que el texto represente "una nueva vida para el país".

"Para nosotros, los rapanuí, es la oportunidad del siglo", afirmó.

Hilary Hinen, de la escuela de Historia de la Universidad Diego Portales, aseguró que la propuesta constitucional es un "gran avance respecto a la relación entre el Estado y los pueblos originarios de Chile".

"Es sin duda muy importante dentro de ese proceso (de diálogo); ofrece herramientas que actualmente no tenemos y sin duda la plurinacionalidad sería un gran aporte para justamente tratar de encontrar vías políticas" para enfrentar el actual conflicto, que es político, afirmó.

Editor de vídeo • Blanca Castro

Fuentes adicionales • Pablo Cozzaglio y Paulina Abramovich