This content is not available in your region

Canadá | Detienen y muere el segundo sospechoso del apuñalamiento masivo del domingo

Access to the comments Comentarios
Por euronews  con EFE/AFP/AP
euronews_icons_loading
De izquierda a derecha, Damian y Miles Sanderson, los dos hermanos supuestos autores del apuñalamiento masivo
De izquierda a derecha, Damian y Miles Sanderson, los dos hermanos supuestos autores del apuñalamiento masivo   -   Derechos de autor  AP/Royal Canadian Mounted Police

La caza al hombre ha terminado en Canadá.

El segundo de los dos sospechosos del apuñalamiento masivo del pasado domingo fue detenido por la policía.

Myles Sanderson, de 32 años, habría muerto por heridas autoinfligidas.

El cuerpo sin vida de su hermano Damian, el otro atacante, fue hallado el lunes, con múltiples heridas de cuchillo. La policía cree que lo mató el propio Myles.

Rhonda Blackmore, de la policía canadiense, explica las circunstancias de la detención Myles Sanderson.

"Poco después de su detención, entró en parada cardíaca, la policía llamó a los servicios de emergencia cercanos para que acudieran al lugar de los hechos y lo trasladaron en una ambulancia a un hospital de Sasketun. Fue declarado fallecido en el hospital".

Myles Sanderson se enfrentaba a múltiples cargos de asesinato por su participación en el acuchillamiento masivo que asoló una comunidad indígena de James Smith Cree Nation, y el pueblo cercano de Weldon.

Diez personas murieron en los ataques del domingo y otras 18 resultaron heridas.Una matanza que es uno los peores actos de violencia masiva en la historia moderna de Canadá.

El problema de las comunidades indígenas

En Canadá, los aborígenes representan alrededor del 5% de los 38 millones de habitantes, y viven en comunidades a menudo asoladas por el desempleo y la pobreza, James Smith Cree Nation, lugar del drama es buen ejemplo de ello.

La comunidad se encuentra en una zona rural dedicada a la agricultura y la ganadería en un territorio de más de 15 000 hectáreas. Allí viven unos 3 400 cree (una de las Primeras Naciones de Canadá), de los cuales 2 000 viven en la reserva. El domingo, nueve personas murieron apuñaladas en una serie de ataques aún inexplicables; la décima víctima era de un pueblo cercano.

La mitad de la población tiene menos de 24 años y la tasa de desempleo es del 24%, con un bajo nivel de vida, según el censo de 2016.

La comunidad también se enfrenta a importantes problemas de vivienda, ya que casi dos de cada tres casas necesitan una reparación importante y casi un tercio están superpobladas.

Hace casi un año, la comunidad de James Smith ya vivió un episodio de violencia con un tiroteo que dejó dos muertos -un hombre de 37 años y una mujer de 28- y un herido grave.

En 2016, la comunidad también se vio afectada por un vertido de petróleo de un oleoducto que contaminó el río de la reserva, fuente de agua potable para los residentes. Presentaron una denuncia sin éxito contra los gobiernos provincial y federal por su inacción en aquel momento.

El traumatismo de los internados

La comunidad cuenta con antiguos alumnos de los internados para indígenas.

Entre finales del siglo XIX y la década de 1990, unos 150 000 aborígenes de todo el país fueron reclutados a la fuerza en estas instituciones, aislados de sus familias, su lengua y su cultura.

Muchos sufrieron abusos físicos o sexuales, y miles nunca regresaron debido a la enfermedad, la desnutrición o el abandono.

Reconocida como "genocidio cultural" por el gobierno canadiense, esta tragedia sigue persiguiendo a generaciones de indígenas.