Visita del papa a Kazajistán, marcada por la guerra en Ucrania y la ausencia del patriarca Kirill

El papa Francisco y el presidente de Kazajistán, Kasim-Yomart Tokáyev, en Nursultán (Kazajistán).
El papa Francisco y el presidente de Kazajistán, Kasim-Yomart Tokáyev, en Nursultán (Kazajistán). Derechos de autor FILIPPO MONTEFORTE/AFP
Por Euronews en español con EFE
Compartir esta noticiaComentarios
Compartir esta noticiaClose Button
Copia/pega el link embed del vídeo de abajo:Copy to clipboardCopied

Se trata de una visita religiosa en la que el jefe de la Iglesia católica participará en el séptimo Congreso de Líderes de las Religiones Mundiales y Tradicionales.

PUBLICIDAD

Comienza el viaje de tres días del papa Francisco a Kazajistán, con la guerra de Ucrania como telón de fondo. Se trata de una visita religiosa en la que el jefe de la Iglesia católica participará en el séptimo Congreso de Líderes de las Religiones Mundiales y Tradicionales. Un encuentro con una marcada ausencia, la del patriarca ortodoxo ruso Kirill, que elevó la guerra en Ucrania a la categoría de cruzada y que no ha dado explicaciones de por qué no ha ido.

Su primer acto ha sido reunirse con el presidente de Kazajistán, Kasim-Yomart Tokáyev, en el palacio presidencial, donde ha pronunciado su primer discurso a las autoridades, la sociedad civil y el cuerpo diplomático.

En su agenda, una reunión con la pequeña comunidad católica de este país de mayoría musulmana donde también hay una fuerte comunidad ortodoxa rusa, y encuentros bilaterales con líderes religiosos.

¿Reunión con Xi Jinping?

La visita del papa a Kazajistán coincide con la del presidente chino, Xi Jinping. El pontífice ha señalado que "no tiene noticias" de una posible reunión, asegurando que él siempre está dispuesto a ir a China.

Compartir esta noticiaComentarios

Noticias relacionadas

Kazajistán | Un congreso interreligioso por la paz

"La mayor cifra jamás registrada": 50 millones de niños viven desplazados por la guerra

La pesadilla de los vecinos de Selydove tras los bombardeos rusos: "No hay forma de escapar"