This content is not available in your region

Varios políticos desafían al Gobierno serbio y acudirán a la marcha europea del orgullo LGBTQ+

Access to the comments Comentarios
Por Euronews
euronews_icons_loading
Un participante sostiene una gran bandera arcoíris durante la marcha anual del orgullo LGBT en Belgrado, Serbia, el sábado 18 de septiembre de 2021
Un participante sostiene una gran bandera arcoíris durante la marcha anual del orgullo LGBT en Belgrado, Serbia, el sábado 18 de septiembre de 2021   -   Derechos de autor  Darko Vojinovic/Copyright 2021 The Associated Press. All rights reserved

La prohibición homófoba del Gobierno serbio no tiene la última palabra sobre el Europride Belgrado. Los activistas de los derechos humanos aún esperan que se celebre la marcha anual europea del orgullo LGBTQ+, prevista para el próximo sábado.

La UE apoya el derecho de cualquier minoría a manifestarse, como subraya una carta dirigida por 145 eurodiputados a las autoridades serbias. Sin embargo, según el Parlamento Europeo, el decreto de prohibición serbio deja algunas puertas abiertas.

"Sigo teniendo esperanzas, porque la decisión no es prohibir la marcha del Europride, la decisión es prohibir el recorrido original; y creo que todo el mundo debería entenderlo", ha explicado el eurodiputado eslovaco Vladímir Bilčík. "También hemos tenido una gran discusión al respecto con mis colegas del parlamento de la UE, varios eurodiputados, entre los que me encuentro, tienen previsto estar en Belgrado el sábado".

Las organizaciones de la marcha afirman que la manifestación se llevará a cabo como está previsto

La viceprimera ministra belga, Petra De Sutter, es la madrina del Europride y está en Belgrado dispuesta a salir a la calle. "Cuando se atacan los derechos humanos, normalmente se atacan los derechos LGBT, los derechos de las mujeres y los derechos de otras minorías; es un solo paquete", ha subrayado.

La primera ministra serbia, acorralada

La primera ministra serbia, Anna Brnabic, que pertenece al colectivo gay, se mostró incómoda el martes durante su intervención en la conferencia sobre derechos humanos.

"No me he dado ningún otro derecho que el que tienen todos ustedes, y eso no son muchos derechos, lo reconozco. No me he casado, no tengo pareja registrada, no puedo adoptar a mi hijo. Pero no soy la única persona gay que vive en pareja, que tiene una familia y que tiene un hijo en este país", dijo Brnabic.

La intervención le valió algunos gritos del público pidiéndole que se uniera a ellos en la marcha del sábado.