El Gobierno argentino interviene para frenar la escasez de cromos del álbum oficial del Mundial

Access to the comments Comentarios
Por Francisco Fuentes  con AFP
Un vendedor muestra su álbum con los cromos de la selección argentina.
Un vendedor muestra su álbum con los cromos de la selección argentina.   -   Derechos de autor  Natacha Pisarenko/AP

Ya saben que el fútbol para los latinoamericanos es toda una religión, y si la pasión en los estadios no tiene límites, tampoco los tiene conseguir los cromos, las figuritas de los jugadores de las selecciones nacionales para completar el álbum oficial del Mundial de Catar que comercializa la editorial Panini.

Tiziano, es un joven argentino que ha conseguido el trofeo más preciado.

"Mi papá me fue a comprar tres sobres de figuritas. Los abrimos en el auto porque estábamos ansiosos de qué me sale. Abro el paquete y veo Argentina 19 y ya está. Ahí me di cuenta que era Messi. Me emocioné, me puse muy feliz. Y nada, se la mostré a todos mis amigos y todos. Y bueno ya lo pegué, lo tengo ahí en el álbum", comenta Tiziano Orselli junto a su padre, en el parque Rivadavia de Buenos Aires.

La locura desatada es tal que ha desembocado en escasez, y el Gobierno argentino ha tenido que mediar entre la empresa fabricante y los vendedores para frenar el desabastecimiento y la especulación. No obstante, la espera puede llegar a ser eterna ante las tiendas que disponen de álbumes y de cromos, como esta de Buenos Aires. 

Muchos madrugan para conseguir su objetivo, como Hilda.

"Llegué a las cinco de la mañana y vengo siempre, desde hace un tiempito que descubrí que acá venden figuritas, uno de los pocos lugares que en este momento se están consiguiendo porque no se consiguen en ningún lado y en ninguna parte del país. Y acá te las venden al precio normal, que supuestamente iban a estar, en otros lugares de la venden mucho más caras y no conseguís tampoco", explica Hilda Losada, una jubilada de 68 años.

En Brasil, en el Museo del fútbol de Sao Paulo, son multitud los coleccionistas que intercambian sus figuritas. Un cromo especial de Neymar ha llegado a venderse en Internet por unos 560 dólares, el equivalente a casi tres salarios mínimos en el país.

Entre los aficionados, muchos niños y jóvenes, y otros que como Luiz Motta también lo fueron.

"Me gusta desde que era niño, tengo 70 años y he coleccionado cromos desde que tenía 10, así que realmente siento la misma pasión por el fútbol que por las figuritas de los jugadores", dice Luiz.

También en Montevideo, en Uruguay, ha habido escasez de cromos, y algunos vendedores ambulantes están haciendo su particular agosto. Una imagen que se repite en otros países como en Colombia, en donde se pagan a unos 60 dólares, la caja con 50 sobres oficiales impresos en Italia.

La pasión por el fútbol está en las calles, aunque tendremos que esperar hasta finales de noviembre para que el balón eche a rodar en Catar.