Unas amenazas 'muy graves' obligan a la heredera de los Países Bajos a recluirse en el Palacio Real

Access to the comments Comentarios
Por Francisco Fuentes  con EFE
La princesa Amalia observa a su madre la reina Máxima en un acto oficial reciente.
La princesa Amalia observa a su madre la reina Máxima en un acto oficial reciente.   -   Derechos de autor  Peter Dejong/AP

Inquietud en los Países Bajos, tras conocerse que la princesa Amalia de 18 años ha tenido que abandonar su piso de estudiantes en Ámsterdam y volver al Palacio Real en La Haya por unas amenazas

Los hechos se remontan a principios de septiembre, cuando la prensa local informó de que se había reforzado la seguridad, tanto la princesa heredera como del primer ministro, Mark Rutte, por temores a que fueran objetivo del crimen organizado.

Los propios reyes, Guillermo Alejandro y Máxima, han confirmado la situación de su hija mayor.

"Ella no ha salido de casa. Es posible que hayan escuchado la noticia. Esto tiene consecuencias enormes para su vida. Por supuesto, eso significa que no vive en Amsterdam y que no puede salir. Esas consecuencias son muy difíciles para ella. No hay vida estudiantil para ella como tienen otros estudiantes. Estoy muy orgullosa de ella y de cómo sigue adelante", ha dicho la reina Máxima.

El propio primer ministro ha reconocido su preocupación.

"Esto son, por supuesto, noticias terribles. También muy duros esos mensajes que han salido al respecto. Principalmente para ella, por supuesto. Debo añadir que no puedo decir nada sobre amenazas o medidas de seguridad. Les puedo asegurar que todos los involucrados están haciendo todo lo posible para garantizar que ella esté a salvo", ha explicado Mark Rutte.

Aunque el Gobierno neerlandés no ha precisado las características de las amenazas, los indicios apuntan a que la princesa y el primer ministro estarían entre los objetivos de la mafia para un posible secuestro o ataque.

Fuentes adicionales • NLNOS