Miles de personas cruzan la selva panameña del Darién rumbo a una vida mejor en Estados Unidos

Access to the comments Comentarios
Por Francisco Fuentes  con AFP
Un grupo de migrantes haitianos cruzando el Darién.
Un grupo de migrantes haitianos cruzando el Darién.   -   Derechos de autor  Fernando Vergara/AP

Son cientos, miles de personas las que deambulan por la selva del Darién, un territorio inmenso a caballo entre Colombia y Panamá, una de las primeras etapas de aquellos que deciden abandonar su país para buscar un futuro mejor en Estados Unidos.

Una selva llena de peligros, no sólo por las caídas, ni por las fuertes corrientes en los ríos, ni por el lodo y el barro, sino además por la presencia de bandas criminales.

53 personas murieron el año pasado en el intento.

Muchos son venezolanos, algunos colombianos, y otros de muy diversas nacionalidades.

Llegar sano y salvo al puesto fronterizo de Canaán Membrillo, el primer control en territorio panameño, es sinónimo de esperanza, aunque todos coinciden en asegurar que no volverían a repetir la experiencia.

Viajan con lo puesto, en ocasiones acompañados de sus familias, pero todos llevan el sufrimiento a sus espaldas.

"Me perdí tres días dentro de la selva con mi familia, con mis hijos íbamos demasiado lento, no le llevaba el ritmo al grupo de personas y nos quedamos de último y nos perdimos, después los volvimos a encontrar, luego volvieron a salir y nos volvimos a perder, nos perdimos dos veces en la selva", explica el venezolano Darwin Vidal, mientras curan sus heridas en una rodilla.

"Fuera de eso, los ríos, las piedras, las lluvias, sin alimentos, comienzas con peso y a medida tu te vas comiendo los enlatados y se te acaba la provisión, y cuando ya terminas cierto punto, ya llega uno a dos días sin comer. Llegaron refugios, algunos buenos, otros muy básicos, pero es muy duro, no se lo deseo a nadie", comenta emocionada la colombiana, Esperanza Guerrero.

El Ministerio de Seguridad Panameño cifra en 185 000 las personas que han pasado por la jungla del Darién entre enero y mediados de octubre de este año, de las que más de 133 000 son venezolanas. La cifra resulta desgarradora, teniendo en cuenta que en todo el año pasado sólo cruzaron por este paso 2 800 venezolanos.

El viaje continúa, aunque entre algunos cunde el desaliento al saber que Estados Unidos ha decidido expulsar a los venezolanos que entren en el país de forma irregular y autorizará únicamente 24 000 visados bajo estrictas condiciones.