Meloni ya es primera ministra de Italia tras susperar el último trámite del Senado

Access to the comments Comentarios
Por Juan Carlos De Santos Pascual  con EFE
Georgia Meloni tras pasar el trámite del Senado para ser primera ministra de Italia
Georgia Meloni tras pasar el trámite del Senado para ser primera ministra de Italia   -   Derechos de autor  Andrew Medichini/Copyright 2022 The AP. All rights reserved

Sin sorpresas la ultraderechista Georgia Meloni ha completado el último trámite en el Senado para convertirse en jefa de Gobierno de Italia. En la última votación obtuvo 115 votos a favor y 79 en contra. 

Como ya hizo el martes, la líder de Hermanos de Italia se desmarcó de la imagen de ultraderechista nostálgica del fascismo y cercana a Rusia. Al ser preguntada por Ucrania, dijo:"En Ucrania hay una guerra, una agresión que no podemos aceptar. No puedo aceptarla porque siempre he defendido el principio de autodefensa... La paz se consigue apoyando a Ucrania, permitiendo que Ucrania se defienda. Es la única posibilidad que tenemos para que las partes en el campo decidan negociar".

Se convierte así en la primera mujer que ocupa el puesto de jefa de Gobierno en Italia. Todo por mayoría absoluta y tras conseguir el apoyo de la coalición derechista con la que se presentó a las elecciones formada por su partido, La Liga de Salvini y Forza Italia de Berlusconi. 

Respetando la praxis, Meloni no pronunció nuevamente su largo discurso de investidura, como hizo ayer en la Cámara Baja, sino que simplemente se lo entregó a los senadores, que pudieron exponer sus dudas, elogios o pareceres al respecto.

Un día antes la nueva primera ministra desgranó su programa de Gobierno para los próximos 5 años enviando un mensaje europeísta, no sin críticas a la Unión Europea, además del adelantar algunas reformas importantes como una amnistía fiscal y renegar del fascismo.

Hoy, en el turno de réplica, Meloni volvió a defender sus planes y a la resistencia ucraniana y habló de su estrategia energética y para la Sanidad Pública.

Pero también pidió a la oposición que valore sus medidas futuras de una forma objetiva, no "ideológica".

"Nosotros siempre hicimos una oposición muy franca porque creo que el debate es la sal de la democracia. En muchas ocasiones se pudo contar con Hermanos de Italia (...) Esta valentía y lealtad es lo que puedo pedir a la oposición, que se pueda hablar de temas, que no se hagan debates ideológicos. Espero que valoréis mis medidas para decidir si las votáis o no", dijo.

Por otro lado, esta jornada en el Senado estuvo marcada por el discurso de Berlusconi, nueve años después de que fuera expulsado del Parlamento tras su condena en firme por fraude fiscal a causa del denominado "Caso Mediaset".

El magnate, de 86 años, aseguró sentirse "feliz" por su regreso y aprovechó la ocasión para reivindicar su lealtad a Occidente, a la Unión Europea y a la Alianza Atlántica.

Esto después de que se filtraran a la prensa unas recientes declaraciones suyas en las que presumía de su amistad con el presidente ruso, Vladimir Putin, y culpara de la guerra al ucraniano, Volódimir Zelenski, suscitando el enfado de Meloni.

"Sobre esto, nuestra posición es firme y convencida, absolutamente clara y no puede ser puesta en duda por nadie ni por ningún motivo", prometió el controvertido político conservador.