Persecución, censura y guerra: 2022 fue un año peligroso para el periodismo, afirma RSF

Periodistas de Associated Press aparecen en la sala de redacción de la sede de AP en Nueva York el 1 de marzo de 2018. (Archivo).
Periodistas de Associated Press aparecen en la sala de redacción de la sede de AP en Nueva York el 1 de marzo de 2018. (Archivo). Derechos de autor AP / Chuck Zoeller
Derechos de autor AP / Chuck Zoeller
Por Euronews
Compartir esta noticiaComentarios
Compartir esta noticiaClose Button
Copia/pega el link embed del vídeo de abajo:Copy to clipboardCopied

En 2022 han sido detenidos 533 periodistas, 65 han sido secuestrados y 49 se encuentran actualmente desaparecidos, detalla el informe anual de Reporteros sin Fronteras (RSF).

PUBLICIDAD

2022 ha sido un año oscuro para los periodistas. Según cifras de Reporteros Sin Fronteras (RSF), la tasa de asesinatos ha aumentado este año considerablemente. En total, 57 periodistas han perdido la vida ejerciendo su profesión.

Particularmente, en Ucrania, murieron 8 periodistas desde el comienzo de la guerra el pasado febrero.

Asimismo, en 2022 han sido detenidos 533 periodistas, 65 han sido secuestrados y 49 se encuentran actualmente desaparecidos.

Reporteros Sin Fronteras señala que 2012 y 2013 fueron los años más mortíferos para los profesionales de la información. La guerra de Siria fue la principal causa del repunte.

Pero el peligro no solo se mantiene en las zonas de guerra. Según la ONG, Rusia ha sido el país más peligroso de Europa para los periodistas, debido a asesinatos selectivos, todos periodistas críticos del Kremlin.

En la recapitulación de la última década, Francia también figura cerca de Rusia pero eso se debe al atentado terrorista contra la revista satírica Charlie Hebdo en 2015, donde murieron 12 personas.

Compartir esta noticiaComentarios

Noticias relacionadas

Acuerdo en la UE para proteger a periodistas de demandas infundadas

Twitter | Elon Musk levanta la suspensión que impuso a una docena de periodistas

Trescientos periodistas informan desde Riga a los rusos pese al 'telón de acero digital' de Putin