Lula da Silva acude al velatorio de Pelé, por donde han pasado más de 200.000 personas

Access to the comments Comentarios
Por Euronews en español  con EFE
Lula da Silva, este martes en el velatorio de Pelé
Lula da Silva, este martes en el velatorio de Pelé   -   Derechos de autor  Andre Penner/Copyright 2023 The AP. All rights reserved

El presidente de Brasil rinde tributo al rey de este país. Luiz Inácio Lula da Silva fue este martes uno más de los miles de admiradores de Pelé -más de 200.000 según cálculos del Santos- que se acercaron a dar el último adiós al mítico futbolista.

Lula, que inicia estos días un nuevo mandato al frente del país, se desplazó hasta Santos en helicóptero para ofrecer sus condolencias a la familia del 10, por cuyo fallecimiento el Gobierno de Brasil decretó tres días de luto oficial. Y es que "pocas personas como Pelé", dijo Lula al saber de su muerte, "han llevado tan lejos el nombre de Brasil".

Lula no ha sido la única personalidad de renombre que ha dado su último adiós a O Rei. Uno de los primeros en hacerlo fue el presidente de la FIFA, Gianni Infantino, que anunció en el mismo velatorio la intención del máximo organismo del fútbol mundial de sugerir a todas las federaciones que pongan a uno de sus estadios el nombre de Pelé.

El mundialista Zé Roberto, integrante de las selecciones de 1998 y 2006 y exjugador del Santos, también acudió a la capilla ardiente, siendo además una de las personas que cargó el ataúd para posicionarlo en el centro de la cancha del estadio Vila Belmiro.

A las exequias también acudieron Mauro Silva, en calidad de vicepresidente de la Federación Paulista de Fútbol (FPF), y Paulo Roberto Falcao. También desfiló ante el féretro una delegación de la plantilla del Santos, el equipo completo sub'20 del club, así como viejas glorias del equipo, entre ellos Careca, Elano, Serginho Chulapa o Clodoaldo.

Fueron por su parte notables las ausencias de otras viejas glorias de la selección brasileña, pues no aparecieron los compañeros de Pelé en el Mundial de 1970, ni los campeones de las ediciones de 1994 o 2002. Romario y Ronaldo enviaron coronas de flores, al igual que hicieron todos los clubes de la primera división de Brasil sin excepción.