Reunión en la Presidencia un día después del asalto a las instituciones de Brasil

Access to the comments Comentarios
Por Juan Carlos De Santos Pascual  con EFE
Reunión de Lula da Silva con su gabinete.
Reunión de Lula da Silva con su gabinete.   -   Derechos de autor  AFP

El presidente Luiz Inácio Lula da Silva se reunió con su gabinete con normalidad, un día después de que partidarios de su predecesor asaltaran la Presidencia, el Congreso y la Corte Suprema de Brasil

El presidente mantuvo una serie de encuentros de alto nivel en su despacho para mostrar que los actos violentos del día anterior no habían conseguido paralizar las instituciones. En la calle los brasileños asimilaban los tumultuosos acontecimientos del día anterior.

"Este tipo de comportamiento es inaceptable. No estoy del lado del ganador, pero me parece una actitud ridícula y absurda. Hay que respetar la democracia", señala uno de los ciudadanos.

"No estoy de acuerdo con lo que se hizo ayer porque es vandalismo, es destruir nuestro patrimonio. Si quieres expresar tu opinión, tienes que hacerlo de otra manera", apunta otra ciudadana

"Algo anómalo. Vándalos destruyendo nuestro patrimonio público. Creo que está muy mal que se invada la propiedad pública", dice otro.

La Unesco se puso a disposición del Gobierno para ayudar en la restauración. Los calificados como terroristas por el Gobierno de Lula destruyeron pinturas, esculturas y mobiliario. Algunas de las piezas tienen un valor "incalculable", según las autoridades.

Según el Ejecutivo, "hay muchos cuadros rasgados o rotos, especialmente fotografías".

Entre las obras vandalizadas en el Palacio de Planalto está la obra "As mulatas", una de las más importantes del artista brasileño Di Cavalcanti y cuyo valor se estima en ocho millones de reales (unos 1,5 millones de dólares).

"Es espantoso todo lo que hemos estado viviendo desde los ataques terroristas de este domingo en Brasilia", que "es patrimonio histórico material e inmaterial de Brasil", manifestó la ministra, quien prometió "trabajar unidos" para "reconstruir todo lo destruido".

"Es urgente que evaluemos los daños y comencemos la recuperación y restauración de todo el patrimonio, que fue brutal y absurdamente destruido. Un cuadro de Di Cavalcanti destruido a puñaladas revela la enorme ignorancia y violencia de esos actos abominables", completó.

En este sentido, Menezes convocó para este mismo lunes una reunión con los técnicos del Instituto del Patrimonio Histórico y Artístico Nacional (Iphan) a la que se sumará "un grupo de especialistas y restauradores de arte de todo el país".