Ucrania dice que sus fuerzas repelen constantes ataques rusos en el este

Access to the comments Comentarios
Por Reuters
Ucrania dice que sus fuerzas repelen constantes ataques rusos en el este
Ucrania dice que sus fuerzas repelen constantes ataques rusos en el este   -   Derechos de autor  Thomson Reuters 2023

8 ene – Las fuerzas ucranianas están repeliendo los constantes ataques rusos contra Bajmut y otras localidades de la región oriental del Dombás, informaron el lunes las autoridades ucranianas, tras desmentir las afirmaciones del Kremlin de que 600 soldados murieron en un ataque con misiles.

Rusia lanzó siete ataques con misiles, 31 ataques aéreos y 73 ataques con lanzacohetes múltiples en el último día, dijo el Estado Mayor de las Fuerzas Armadas de Ucrania en un informe diario.

Las fuerzas ucranianas repelieron los ataques contra 14 asentamientos, incluido Bajmut, añadió.

“Bajmut resiste a pesar de todo”, dijo el presidente Volodímir Zelenski en un vídeo nocturno el domingo.

“Y aunque la mayor parte de la ciudad ha sido destruida por los ataques rusos, nuestros soldados están repeliendo los constantes intentos rusos de avanzar”.

La cercana ciudad de Soledar estaba resistiendo, “aunque la destrucción es aún mayor y las cosas son muy difíciles”, añadió.

Reuters no pudo verificar de forma independiente estas informaciones sobre el campo de batalla.

Zelenski volvió a denunciar lo que calificó de incumplimiento por parte de Rusia de la tregua que había proclamado para la Navidad ortodoxa al lanzar ataques contra ciudades ucranianas.

“Los rusos bombardearon Jersón con munición incendiaria inmediatamente después de Navidad”, dijo, refiriéndose a la ciudad del sur abandonada por las fuerzas rusas en noviembre.

“Atacaron Kramatorsk y otras ciudades del Dombás: atacaron objetivos civiles y justo cuando Moscú informaba de un supuesto ‘alto el fuego’ de su ejército”.

El domingo, Rusia dijo que un ataque con misiles sobre Kramatorsk, al noroeste de Bajmut, había matado a 600 soldados ucranianos, pero un reportero de Reuters en el lugar no encontró pruebas de bajas.

Un equipo de Reuters visitó dos residencias universitarias en las que, según Moscú, se había alojado temporalmente personal ucraniano y que habían sido atacadas como venganza por un ataque de Año Nuevo en el que murieron decenas de soldados rusos y que causó indignación en Rusia.

Sin embargo, ninguna de las residencias de la ciudad oriental de Kramatorsk parecía haber sido atacada directamente o haber sufrido daños graves. No había señales de que los soldados hubieran estado viviendo allí ni señales de cadáveres o rastros de sangre.

Serhi Cherevatyi, portavoz militar ucraniano de la región oriental, describió la afirmación de víctimas masivas como un intento del Ministerio de Defensa ruso de demostrar que había respondido con contundencia a los recientes ataques de Ucrania contra soldados rusos.

“Se trata de una operación informativa del Ministerio de Defensa ruso”, declaró Cherevatyi a la emisora ucraniana Suspilne News.

A medida que se acerca el primer aniversario de la invasión de Ucrania por Moscú, los militares rusos se ven sometidos a presiones internas para que obtengan éxitos en el campo de batalla.

El ala dura ha pedido que se intensifiquen los esfuerzos bélicos tras los reveses sufridos, como la pérdida de territorio capturado y las elevadas cifras de muertos y heridos.

Algunos destacados blogueros militares rusos han criticado las afirmaciones del Ministerio de Defensa ruso.

“Hablemos de ‘fraude’”, escribió un destacado bloguero militar favorable a la guerra en la aplicación de mensajería Telegram, que publica bajo el nombre de Informador Militar y que cuenta con más de medio millón de suscriptores.

“No está claro para nosotros quién, y por qué razón, decidió que 600 soldados ucranianos murieron dentro, todos a la vez, si el edificio no fue realmente alcanzado (incluso la luz permaneció encendida)”.

“En lugar de la destrucción real del personal enemigo, que habría sido una respuesta digna, se inventaron una operación de represalia exclusivamente mediática”.

Los ejércitos de Rusia y Ucrania han exagerado a menudo las pérdidas enemigas, minimizando las propias.

Los altos mandos militares ucranianos afirmaron la semana pasada que unos 760 soldados rusos habían muerto o resultado heridos en dos ataques contra zonas de las regiones de Jersón y Zaporiyia controladas por Moscú. Estas informaciones no pudieron verificarse de forma independiente.