EE. UU. y Turquía debaten en Washington sus diferencias sobre la OTAN y la guerra en Ucrania

Access to the comments Comentarios
Por Santiago Martin Martinez  con EFE
El Secretario de Estado de EE. UU., Antony Blinken, y el ministro de Asuntos Exteriores de Turquía, Mevlut Cavusoglu, se reúnen en el Departamento de Estado en Washington.
El Secretario de Estado de EE. UU., Antony Blinken, y el ministro de Asuntos Exteriores de Turquía, Mevlut Cavusoglu, se reúnen en el Departamento de Estado en Washington.   -   Derechos de autor  Leah Millis/AP

Estados Unidos (EE. UU.) y Turquía se reúnen para mejorar sus relaciones diplomáticas, pero sin lograr ningún avance en sus diferencias.

Este miércoles, el Ministro de Asuntos Exteriores de Turquía, Mevlut Cavusoglu, y el secretario de Estado de Estados Unidos, Antony Blinken; acudieron a una reunión en Washington para tratar varios temas relacionados con la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) y con la guerra en Ucrania en los que discrepan.

EE. UU. ha puesto sobre la mesa la entrada de Suecia y Finlandia en la OTAN, algo a lo que Turquía muestra muchas reticencias. Turquía exige que Estocolmo haga más para frenar a los grupos kurdos que Ankara considera una amenaza para su seguridad antes de aprobar la ampliación de la alianza.

Otro debate de este encuentro ha sido la aprobación de Estados Unidos para que Turquía pueda comprar cazas avanzados F-16. Esta es una medida que el presidente estadounidense, Joe Biden, apoya; pero que tiene una gran oposición en el Congreso.

"Como hemos dicho antes, no se trata solo de Turquía, sino también de la OTAN y de Estados Unidos. Así que esperamos una aprobación en línea con nuestro interés estratégico conjunto", Cavusoglu.

Blinken ha alabado el liderazgo de Turquía en el conflicto de Ucrania, ya que fue clave en el acuerdo entre Rusia y Ucrania que permitió transportar millones de toneladas de grano ucraniano a los mercados mundiales, evitando una crisis alimentaria durante la guerra.

Aun así, también ha mostrado su preocupación por la estrecha relación de Ankara con el Kremlin que se ha visto reforzada por la guerra en Ucrania.

A esto hay que añadirle los recientes intentos de Turquía de mejorar sus relaciones con Siria. El mes pasado, los ministros de Defensa de ambos países mantuvieron una reunión en Moscú. El Departamento de Estado de EE. UU. reiteró su oposición.

Este encuentro en Washington evidencia que quedan muchas asperezas que limar entre ambas naciones, pero los dos representantes han realzado la asociación entre sus países.