Ucranianos en Moldavia subrayan la cálida acogida pero desean volver a su hogar

Ucranianos en Moldavia subrayan la cálida acogida pero desean volver a su hogar
Derechos de autor euronews
Por Bryan Carter
Compartir esta noticiaComentarios
Compartir esta noticiaClose Button
Copia/pega el link embed del vídeo de abajo:Copy to clipboardCopied

El país vecino de Ucrania ha abierto sus brazos a los que huyen de la guerra, a pesar de enfrentarse a sus propios problemas. Un año después de la invasión rusa de Ucrania, nuestro reportero Bryan Carter ha estado en Moldavia.

PUBLICIDAD

Sin salida al mar, entre Rumanía y Ucrania, Moldavia es uno de los países más pobres y pequeños de Europa, con una población aproximada de 2,5 millones de habitantes.

Sin embargo, esto no le ha impedido acoger a unos 100.000 refugiados ucranianos, muchos de los cuales son mujeres y niños.

La moldava Svetlana Berezovskaya aloja a una madre y sus dos hijos que han huido de la guerra.

"Da miedo", explica. "Y cuando tienes hijos, da mucho miedo. Así que hay que ayudar de alguna manera".

Como a muchos moldavos, el conflicto de Ucrania ha hecho reflexionar a Svetlana sobre la vulnerabilidad de su propio país.

En Moldavia hay varios grupos prorrusos, sobre todo en Transnistria, una región separatista del este. Esto ha contribuido a la inestabilidad del país y a la dimisión de la primera ministra prooccidental, Natalia Gavrilita, a principios de este mes.

Muchos moldavos temen un ataque ruso y están dispuestos a ayudar a quienes consideran sus aliados.

Constanta Dohotaru es coordinadora de programas de Moldavia por la Paz, una ONG que ayuda a los refugiados ucranianos.

Nos cuenta: "Empezó la guerra, todos nos despertamos con una enorme ansiedad [...] Y decidimos que lo menos que podíamos hacer era unirnos [...] e intentar ofrecer el apoyo que pudiéramos".

Jennifer Perova es una ucraniana empleada de Moldavia por la Paz.

"Me impresionó la sinceridad con la que la gente quiere ayudar a los demás", dice. "Por eso, en cuanto llegué a Moldavia, empecé a buscar opciones para ayudar a los demás".

En el pueblo de Palanca, en la frontera ucraniana, Bryan observa que el paso fronterizo es relativamente tranquilo. Sin embargo, durante el punto álgido de la crisis, llegaban hasta 13.000 personas al día.

En enero de 2023, el Gobierno moldavo concedió el estatuto de protección temporal a todos los refugiados ucranianos. Esto les garantizará un futuro más estable, con derechos automáticos a vivienda, sanidad, educación y trabajo.

Pero a pesar de esta garantía, la mayoría sueña con volver a casa.

Es el caso de Iduard Mihay, un ucraniano que vive en el pueblo moldavo de Costesti.

"Si Dios quiere, todo acabará rápido [...] Nuestros padres, nuestras casas están ahí, todo está ahí. Así que esperaremos. Es sólo cuestión de tiempo".

Periodista • Bryan Carter

Fuentes adicionales • Juan Carlos de Santos (versión en español)

Compartir esta noticiaComentarios

Noticias relacionadas

Moldavia | Protesta antigubernamental y prorrusa en Chisinau

La lucha de los ucranianos que han huido

Zelenski: China debería "hacer todo lo posible" para que Rusia abandone Ucrania