EventsEventosPodcasts
Loader

Encuéntranos

PUBLICIDAD

Sin esperanzas de paz en Sudán un mes después

No hay esperanzas para una paz a corto plazo en Sudán.
No hay esperanzas para una paz a corto plazo en Sudán. Derechos de autor FABRICE COFFRINI/AFP or licensors
Derechos de autor FABRICE COFFRINI/AFP or licensors
Por Euronews
Compartir esta noticiaComentarios
Compartir esta noticiaClose Button
Copia/pega el link embed del vídeo de abajo:Copy to clipboardCopied

Un mes después de la escalada de violencia en Sudán, cientos de personas han muerto y hay miles de heridos; los expertos creen que el número de casos no denunciados es mucho mayor.

PUBLICIDAD

Según estimaciones del Programa Mundial de Alimentos de Naciones Unidas, 19 millones de personas -el 41% de la población- podrían verse pronto amenazadas por el hambre en este país de 46 millones de habitantes si no se consigue poner fin al conflicto.

"Es realmente desgarrador. Es un infierno. Es el día a día de la gente luchando por encontrar agua porque ya no hay agua corriente, luchando por encontrar comida, luchando por moverse porque, ya sabes, puedes quedar atrapado en el fuego cruzado si simplemente quieres ir a comprar algo de comida y llegas a una tienda, entonces los precios se disparan. Y todo el mundo se está quedando sin dinero en efectivo, ya que los bancos llevan cerrados 26 días", lamenta Mathilde Vu,  responsable de incidencia política del Consejo Noruego para los Refugiados .

La violencia estalló el 15 de abril en Jartum, la capital de Sudán, entre facciones militares rivales cuyos líderes habían llegado al poder con un golpe de estado conjunto en 2021.

La Organización de las Naciones Unidas para las Migraciones (OIM) calcula que al menos 700.000 personas están desplazadas en Sudán desde mediados de abril, y el número de refugiados registrados en los países vecinos asciende a 150.000. La perspectiva de un final de la guerra civil parece lejana; ni siquiera se ha conseguido aún un alto el fuego.

Crece la preocupación de que el conflicto se extienda a los países vecinos. Esta es una de las razones por las que las organizaciones de ayuda se apresuran a centrar su atención en Sudán lo antes posible.

"Una de las cosas que tiene que ocurrir es que la comunidad internacional envíe un mensaje muy, muy firme a las partes beligerantes y les diga que la ayuda humanitaria y, en general, las vidas de los civiles y las infraestructuras de los civiles deben ser protegidas independientemente del alto el fuego", explica Vu.

"Tenemos cadáveres abandonados en la calle para que se los coman los perros. ¿Qué es esto?
Sadeia Alrasheed
Activista sudanesa

Sadeia Alrasheed Ali Hamid, activista sudanesa que vive actualmente en Arabia Saudí, explica a Euronews las condiciones de vida en su país: "Tenemos cadáveres abandonados en la calle para que se los coman los perros. ¿Qué es esto? Y no sólo eso. Tenemos niños que no pueden ir al hospital. Tienen miedo. (...) Se quedan debajo de la cama, porque todos tienen miedo de salir para comprar comida o cualquier otra cosa. (...) He oído que están atacando los mercados locales, los principales mercados locales de Jartum. Hay bandas que van allí y destruyen todo lo que hay en el mercado, lo roban todo. Y estos mercados tienen los productos que la gente necesita, como alimentos y provisiones".

El viernes pasado (12 de mayo), las partes beligerantes firmaron en Yeda (Arabia Saudí) una declaración de compromiso para permitir la entrada de ayuda humanitaria en el país y proteger a la población civil. 

Algo que apenas ha sido posible por motivos de seguridad desde la escalada de violencia. Para las organizaciones de ayuda existe otra dificultad, como señala Vu:"(...) el hecho de que el dinero en efectivo sea simplemente inexistente ahora mismo en este país, es realmente difícil. Tenemos que tomar decisiones terribles: ¿pagamos el combustible, pagamos la comida, pagamos los sueldos? Y eso limita mucho la capacidad de una organización para dar una respuesta a gran escala".

La perspectiva de un pronto final de la guerra civil parece lejana; ni siquiera se ha logrado aún un alto el fuego. Crece la preocupación de que el conflicto pueda extenderse a los países vecinos. Esta es una de las razones por las que las organizaciones de ayuda se apresuran a centrar su atención en Sudán lo antes posible. Países como Libia, Chad y Etiopía se enfrentan a problemas económicos y la situación política suele ser inestable. Si a eso se añaden los efectos claramente perceptibles del cambio climático, o como dice Vu, la región ya es "extremadamente vulnerable a los choques".

"Al menos ahora mismo el mundo entero debería hablar de lo que está ocurriendo en Sudán. Su foco de atención. Ni siquiera podemos contar cuántos muertos ha habido en nuestro país. Siento que nos están dejando de lado. Por favor. (...) Formamos parte de todo un mundo. El universo entero. Somos parte de esto. Hay una voz aquí en África, en Sudán, que pide ayuda", implora Alrasheed Ali Hamid.

Compartir esta noticiaComentarios

Noticias relacionadas

Comienza el séptimo alto el fuego en Sudán vigilado por una comisión mixta

Primera reunión entre las dos partes tras semanas de combates en Sudán

Alemania promete una ayuda millonaria a Sudán en el aniversario de la guerra