EventsEventos
Loader

Find Us

InstagramFlipboardLinkedin
Apple storeGoogle Play store
PUBLICIDAD

Las vacaciones secretas de Sánchez en Marruecos enfurecen a la oposición por el conflicto del Sáhara

Pedro Sánchez aplaude durante una reunión del comité ejecutivo en Madrid.
Pedro Sánchez aplaude durante una reunión del comité ejecutivo en Madrid. Derechos de autor Manu Fernandez/Copyright 2023 The AP. All rights reserved.
Derechos de autor Manu Fernandez/Copyright 2023 The AP. All rights reserved.
Por Laura Llach
Compartir esta noticiaComentarios
Compartir esta noticiaClose Button

Cambio de última hora en el destino vacacional de Pedro Sánchez. El presidente en funciones se pasea por las calles de Marrakech mientras la oposición recuerda las polémicas concesiones hechas a Rabat.

PUBLICIDAD

Las Fuerzas de Seguridad del Estado español tenían todo preparado para la llegada del presidente en funciones Pedro Sánchez a Lanzarote, en las Islas Canarias, pero el avión nunca aterrizó.

Cambió de rumbo sin avisar a nadie y llegó sigilosamente a Marruecos.

Esta semana, Sánchez paseaba con su familia por la plaza de Jemaa el-Fnaa con un guía local y cenaba en restaurantes de Marrakech.

Un viaje que el presidente quiere pull off como “estrictamente privado”, pero que ha inflamado tanto a la izquierda como a la derecha española.

El conservador Partido Popular lo califica como una “clara provocación” y sus socios en el Gobierno de coalición, el partido de extrema izquierda Podemos, cuestionan su decisión.

Fuentes diplomáticas aseguraron al periódico español El Mundo que las autoridades marroquíes estaban al tanto del viaje de Sánchez y “le van a tratar a cuerpo de rey”.

El viaje ha levantado ampollas tras las polémicas concesiones del Gobierno español a Rabat.

En 2022 Sánchez daba un giro histórico a la política exterior de España al anunciar su apoyo a que la ex colonia española del Sáhara Occidental se convierta en una región autónoma dentro de Marruecos.

La posición defendida por Rabat, que enfurece tanto al Sahara como a Algeri, ha supuesto un cambio abrupto en la neutralidad que había mantenido España en el conflicto.

¿Qué tiene que ver Pegasus en el conflicto?

En mayo de 2022 llegaba una notificación a todos los medios. Una insólita rueda de prensa del Gobierno español que nadie esperaba.

El portavoz del Gobierno, Félix Bolaños, fue el encargado de soltar la bomba informativa: Pedro Sánchez y la ministra de Defensa, Margarita Robles, habían sido espiados con el software Pegasus.

El móvil de Sánchez fue intervenido cinco veces, pero a día de hoy nadie sabe qué información, datos o fotografías fueron robados.

Pegasus lo produce la empresa de seguridad israelí NSO, que afirma que sólo vende el software a organismos gubernamentales.

Mucho se llegó a especular sobre el caso y los expertos apuntaban hacia una hipótesis. Las fechas del hackeo coincidían con momentos de tensión entre el Gobierno español y el marroquí.

Uno de ellos provocado por la entrada secreta en España del político saharaui y líder del Frente Polisario, Brahim Ghali, para ser tratado en un hospital del país.

Rabat puso el grito en el cielo cuando se enteró y la entonces ministra de Exteriores, Arancha González Laya, fue destituida. Más tarde, se filtraron a la prensa española declaraciones en privado de González Laya en las que admitía que su teléfono lo habían hackeado desde Marruecos.

John Thys/Copyright 2020 The AP. All rights reserved
Pedro Sánchez manteniendo una conversación telefónica.John Thys/Copyright 2020 The AP. All rights reserved

¿Qué pasó con el caso Pegasus?

A principios de julio la Audiencia Nacional decidió archivar el caso. ¿La razón? Falta de cooperación del Gobierno israelí.

A pesar de que la Audiencia envió hasta en cuatro ocasiones comisiones rogatorias para saber quién estaba detrás del ataque, Israel nunca contestó.

PUBLICIDAD

Mientras tanto, los lazos entre Marruecos e Israel se han estrechado.

Israel ha sido el último país en reconocer la soberanía de Marruecos sobre el Sáhara Occidental y ha anunciado la apertura de un consulado en la ciudad saharaui de Dajla.

Con el caso Pegasus en suspenso y sin saber aún quién espió a Sánchez, el presidente en funciones disfrutará de Marrakech hasta el próximo lunes.

Compartir esta noticiaComentarios

Noticias relacionadas

Duro golpe al cártel de Sinaloa: La Policía Nacional se incauta de 1.800 kilos de metanfetaminas

España niega el permiso de escala a un buque con armamento para Israel

La victoria socialista en las elecciones deja aún un escenario incierto en Cataluña