EventsEventos
Loader

Find Us

InstagramFlipboardLinkedin
Apple storeGoogle Play store
PUBLICIDAD

El papa cierra su visita a Mongolia con la inauguración de la "Casa de la Misericordia"

El Papa Francisco asiste a un encuentro con trabajadores caritativos y a la inauguración de la Casa de la Misericordia en Ulán Bator, el lunes 4 de septiembre de 2023.
El Papa Francisco asiste a un encuentro con trabajadores caritativos y a la inauguración de la Casa de la Misericordia en Ulán Bator, el lunes 4 de septiembre de 2023. Derechos de autor Andrew Medichini/Copyright 2023 The AP. All rights reserved
Derechos de autor Andrew Medichini/Copyright 2023 The AP. All rights reserved
Por Euronews
Compartir esta noticiaComentarios
Compartir esta noticiaClose Button
Copia/pega el link embed del vídeo de abajo:Copy to clipboardCopied

El pontífice recalca que no es un acto de proselitismo, sino una muestra del compromiso social de la Iglesia católica.

PUBLICIDAD

La visita de cuatro días del Papa Francisco a Mongolia ha concluido con la inauguración de la "Casa de la Misericordia" en Ulán Bator, un centro de caridad dedicado a los más necesitados, víctimas de violencia y migrantes.

El pontífice aseguró que la Iglesia católica "se distingue en el mundo por su gran compromiso en obras de promoción social, no hace todo esto por proselitismo".

Su viaje a una de las comunidades católicas más pequeñas y nuevas del mundo, compuesta por solo1450 en todo el país, ha puesto de relieve la tradición de tolerancia de Mongolia, principalmente budista, en una región donde las relaciones de la Santa Sede con las vecinas China y Rusia son a menudo tensas.

El tenor de la visita de Francisco ha sido el de la armonía religiosa y el de evitar el fundamentalismo ideológico que fomenta la violencia.

Teniendo en cuenta que China es el principal socio exportador de Mongolia, el Papa no ha criticado las políticas lingüísticas y culturales represivas de Pekín. Francisco también ha evitado en gran medida enemistarse con Pekín, al reunirse con el popular líder tibetano de 88 años, el Dalai Lama, a quien China tacha de peligroso separatista... 

El pontífice abandona el pequeño país asiático habiendo iluminado a la pequeña comunidad católica de Mongolia, al tiempo que asegura a China que no hay nada que temer de la Iglesia católica, porque no tiene ninguna agenda política.

Compartir esta noticiaComentarios

Noticias relacionadas

El papa Francisco se acuerda del "noble pueblo chino" durante su tercer día en Mongolia

El papa elogia la sabiduría ancestral nómada de los mongoles

El papa Francisco celebra la libertad religiosa de Mongolia, un país con apenas 1500 católicos