EventsEventosPodcasts
Loader

Encuéntranos

PUBLICIDAD

"Vientos de cambio": Alemania se toma en serio potenciar su ejército de cara a una guerra

Miembros del ejército alemán asisten a la ceremonia del desfile militar con motivo del aniversario del ejército lituano.
Miembros del ejército alemán asisten a la ceremonia del desfile militar con motivo del aniversario del ejército lituano. Derechos de autor AP Photo/Mindaugas Kulbis
Derechos de autor AP Photo/Mindaugas Kulbis
Por Andrew Naughtie
Publicado
Compartir esta noticiaComentarios
Compartir esta noticiaClose Button
Este artículo se publicó originalmente en inglés

La vuelta de los conflictos armados a gran escala a Europa ha hecho que Alemania replantee drásticamente su política de seguridad.

PUBLICIDAD

Con Rusia y Ucrania todavía enzarzadas en un combate después de casi dos años y un importante conflicto israelo-palestino en curso, la Unión Europea y la OTAN están tanteando el terreno en un nuevo y caótico orden de seguridad mundial, y la mayor economía de Europa  se están planteando dejar atrás políticas de hace décadas que dudaban de la utilidad del ejército.

Cuando estalló la guerra de Ucrania, Alemania se mostró inicialmente reacia a ofrecer a Kiev suministros militares directos. Pero poco después de la invasión rusa, el canciller Olaf Scholz replanteó en términos dramáticos la obligación moral de Alemania de ayudar a resistir la agresión rusa.

En su llamado Zeitenzwende o discurso de "punto de inflexión" ante el Bundestag, describió la "guerra de Putin" en Ucrania como una guerra que corría el riesgo de volver a los días oscuros de la Europa anterior a la década de 1940, aludiendo a la historia de Alemania mientras presionaba a los parlamentarios para que apoyaran el envío de armas y suministros a un aliado no perteneciente a la UE ni a la OTAN.

"Muchos de nosotros aún recordamos las historias de guerra de nuestros padres o abuelos", dijo, "y para los más jóvenes es casi inconcebible: la guerra en Europa. Muchos de ellos están dando voz a su horror...".

"La cuestión central es si se permite que el poder prevalezca sobre la ley. Si permitimos que Putin retroceda al siglo XIX y a la era de las grandes potencias. O si somos capaces de mantener a raya a belicistas como Putin.

"Eso requiere nuestra propia fuerza", aseveró.

El discurso supuso un importante punto de inflexión no sólo en el conflicto ucraniano, sino en la forma que tiene el Gobierno alemán de debatir la estrategia militar, que dada la historia del país hasta 1945 ha sido durante mucho tiempo un tema difícil. Hasta hace pocos años, la contribución a la seguridad mundial a través de la OTAN, en lugar de aumentar unilateralmente el poder militar alemán, ha resultado suficiente para evitar reabrir debates incómodos sobre lo que una Alemania "fuerte" podría significar para Europa.

El canciller alemán Olaf Scholz visita una demostración de capacidad del Grupo de Disposición Territorial, en el aeropuerto militar de Colonia-Wahn, en Colonia, 23 de octubre
El canciller alemán Olaf Scholz visita una demostración de capacidad del Grupo de Disposición Territorial, en el aeropuerto militar de Colonia-Wahn, en Colonia, 23 de octubreAP Photo

Desde el discurso de Zeitenzwende, las contribuciones alemanas a Ucrania han sido en ocasiones titubeantes, con quejas de Kiev y otros socios europeos de que Berlín no se está moviendo con la suficiente rapidez para cumplir sus promesas.

Pero con los ucranianos luchando por hacer retroceder a Rusia en su crucial frente del sureste, Alemania está tratando de llevar las cosas más lejos. Y el ministro de Defensa de Scholz, Boris Pistorius, habla ahora de la postura defensiva de Alemania en términos que no se han oído desde la reunificación del país en 1990.

En un artículo publicado recientemente en el diario Tagesspiel, Pistorius abogó por "cambios fundamentales" en el ejército alemán, la Bundeswehr, que, según él, necesita una importante reforma estructural "para ser eficaz y apto para la guerra en el futuro".

Esta formulación es muy diferente de la forma relativamente tímida en que los gobiernos alemanes han abordado la cuestión de la fuerza militar en las últimas décadas, y en su párrafo final, Pistorius escribió en términos aún más unilaterales que habrán incomodado a muchos responsables políticos de Berlín.

"Necesitamos un cambio de mentalidad no sólo en la Bundeswehr, sino también en la política y la sociedad", declaró. "Está en juego la seguridad de nuestro país y, por tanto, la base de la convivencia social, el progreso y el crecimiento económico. Como Estado y como sociedad, tenemos que ser capaces de defendernos y ser resistentes para poder seguir viviendo en paz, libertad y seguridad en el futuro", prosiguió.

Listos para luchar

Según la experta alemana en política de seguridad Minna Ålander, del Instituto Finlandés de Asuntos Internacionales, las palabras de Pistorius han suscitado cierto asombro, así como el rechazo de la izquierda de su partido, los socialdemócratas. Muchos de sus compañeros de partido comparten una profunda aversión a la normalización de la guerra, y les alarma que Pistorius esté dispuesto a hablar en estos términos.

Sin embargo, también declaró a Euronews que los problemas estructurales a los que se enfrenta la Bundeswehr son sencillamente demasiado graves para que el Gobierno los eluda, dadas las promesas que ya ha hecho.

"Había una sensación de que el ímpetu había decaído después del verano, pero Alemania está sometida a mucha presión para que cumpla la promesa de enviar una brigada de 4.000 efectivos a Lituania, como prometió Pistorius", dijo.

El ministro de Defensa alemán Boris Pistorius se sienta en un tanque Leopard 2 durante una visita al batallón de tanques Bundeswehr 203 en Augustdorf, Alemania.
El ministro de Defensa alemán Boris Pistorius se sienta en un tanque Leopard 2 durante una visita al batallón de tanques Bundeswehr 203 en Augustdorf, Alemania.Martin Meissner/Copyright 2023 The AP. All rights reserved.

"Actualmente, la Bundeswehr no está en condiciones de ponerla en marcha y es probable que pasen algunos años hasta que la brigada esté totalmente dotada y equipada. Esto no es bueno para un país del tamaño de Alemania", señáló.

"También se ha convertido en una cuestión de prestigio hasta cierto punto. Además, Alemania ha hecho promesas realmente elevadas en cuanto a contingentes de tropas -30.000 soldados, 85 buques y aviones-, por lo que todo esto supone un enorme reto teniendo en cuenta el estado de la Bundeswehr en estos momentos", prosiguió.

"El simple hecho de inyectar dinero en la Bundeswehr no servirá de nada si no se abordan los problemas estructurales (especialmente la ineficacia)", abundó.

PUBLICIDAD

Hora de pagar

Por supuesto, no se trata sólo de Alemania.

Sobre el cambio de estrategia se cierne el requisito de gasto de la OTAN, es decir, la obligación de todos los miembros del tratado de gastar al menos el 2% de su PIB anual en defensa.

Alemania no ha cumplido históricamente este requisito, y Scholz aludió a corregirlo en el discurso del punto de inflexión, pero todavía no ha aparecido en un presupuesto a largo plazo. Scholz ha reafirmado ahora su promesa, afirmando que Alemania empezará a cumplir el objetivo "en los años 20 y 30", una promesa que podría ayudar a prevenir un riesgo importante para la legitimidad de la alianza.

El déficit de gasto de los miembros europeos de la OTAN fue una fijación para Donald Trump, que como presidente de EE.UU. se quejó con frecuencia de que Alemania en concreto estaba aprovechándose del gasto en defensa estadounidense e incluso amenazó con retirar a miles de tropas estacionadas allí.

"Hacen una fortuna con las tropas", dijo a Fox News en 2020. "Construyen ciudades alrededor de nuestras tropas. Vamos a dejarnos enriquecer primero", añadió.

PUBLICIDAD
Olaf Scholz se reúne con Donald y Melania Trump en la Cumbre del G20 en Hamburgo, 2017.
Olaf Scholz se reúne con Donald y Melania Trump en la Cumbre del G20 en Hamburgo, 2017.AFP

Con Trump presentándose a otro mandato -y con buenas encuestas frente a Joe Biden-, antiguos asesores convertidos en críticos han advertido de que, en caso de ser reelegido, podría intentar cumplir sus anteriores amenazas de sacar a Estados Unidos por completo de la OTAN.

Y si Alemania, la segunda economía más grande de la alianza, siguiera sin cumplir con sus obligaciones una vez que Trump fuera reelegido en enero de 2025, una retirada de la OTAN le resultaría más fácil de vender al Partido Republicano, cada vez más aislacionista.

La salida de Estados Unidos de la OTAN desorganizaría el orden de seguridad de Europa en un momento increíblemente peligroso. Y como dijo Ålander a Euronews, no es sólo el conflicto en Ucrania lo que ha puesto de manifiesto la gravedad de la situación.

"Creo que el atentado de Hamás y la guerra de Gaza han tenido un enorme impacto en la sociedad y la política alemanas. El giro hacia la retórica de derechas fue instantáneo, especialmente en lo que respecta a la migración", dijo.

"Pero también hay que decir que probablemente tendremos que estar preparados para que estallen más conflictos en las proximidades de Europa, ya que el antiguo orden de seguridad se ha deshecho".

PUBLICIDAD
Compartir esta noticiaComentarios

Noticias relacionadas

La Policía alemana abate a un hombre que apuñaló a tres personas en una fiesta de la Euro2024

España - Croacia: Dónde ver la Eurocopa 2024, primer partido de fase de grupos

La anfitriona Alemania golea a Escocia en el partido inaugural de la Eurocopa 2024