Lluvia de críticas en EE.UU. por el secretismo en torno a la hospitalización de Lloyd Austin

El secretario de Defensa, Lloyd Austin, el 18 de diciembre en Tel Aviv
El secretario de Defensa, Lloyd Austin, el 18 de diciembre en Tel Aviv Derechos de autor Maya Alleruzzo/AP
Por Euronews con AP
Compartir esta noticiaComentarios
Compartir esta noticiaClose Button
Copia/pega el link embed del vídeo de abajo:Copy to clipboardCopied

Los retrasos en la notificación del ingreso hospitalario del secretario de Defensa y la falta de detalles sobre su condición médica han generado una polémica en Estados Unidos, donde se critica la "erosión de confianza" en un momento en el que el Pentágono lidia con varias crisis internacionales.

PUBLICIDAD

El Pentágono dio a conocer nuevos detalles el domingo sobre la hospitalización del secretario de Defensa de EE.UU., Lloyd Austin, que se sometió a un procedimiento médico el 22 de diciembre, regresó a casa un día después y fue admitido en cuidados intensivos el 1 de enero, tras experimentar un dolor intenso.

Los nuevos detalles se han conocido en medio de una creciente polémica. Miembros de los dos partidos en el Congreso expresaron su preocupación sobre el secretismo en torno a la hospitalización de Austin y el hecho de que el presidente Biden y otros altos cargos no fueran informados durante días.

Sin embargo, el comunicado, emitido por el general de mayor rango de la Fuerza Aérea, Pat Ryder, no proporcionó ningún detalle sobre el procedimiento médico o lo que realmente sucedió el lunes pasado para requerir que Austin estuviera en cuidados intensivos en el centro médico militar Walter Reed, a las afueras de Washington. Ryder dijo que Austin fue ingresado en la unidad de cuidados intensivos del hospital "debido a sus necesidades médicas, pero luego permaneció allí en parte debido a consideraciones de espacio y privacidad del hospital".

El hecho de que el Pentágono no haya revelado durante días la hospitalización de Austin, ni siquiera al presidente, Joe Biden, al Consejo de Seguridad Nacional y a los principales líderes del Pentágono, ha sido criticado por muchos políticos y periodistas en Washington por la falta de transparencia sobre su enfermedad, su gravedad y cuándo podría recibir el alta. Ese secretismo, en un contexto en el que Estados Unidos lidia con varias crisis de seguridad nacional, va en contra de la práctica habitual del presidente y otros altos cargos y miembros del Gobierno estadounidense.

Ryder explicó que el Consejo de Seguridad Nacional y la subsecretaria de Defensa, Kathleen Hicks, no fueron notificadas hasta el jueves 4 de enero de que Austin había estado hospitalizado desde el 1 de enero. Ryder señaló que la jefa de gabinete de Austin, Kelly Magsamen, estaba enferma y “no pudo notificar nada antes de esa fecha”. El Pentágono no especificó si Hicks recibió una explicación el martes de por qué asumía algunas de las funciones de Austin, pero las transferencias temporales de autoridad no son inusuales y a menudo se realizan sin explicaciones detalladas. 

Biden solo fue informado el pasado jueves y Austin asume la responsabilidad por el retraso en la notificación

Por su parte, el asesor de seguridad nacional, Jake Sullivan, informó a Biden sobre la estancia médica de Austin el jueves, según tres personas con conocimiento de la hospitalización que no estaban autorizadas a divulgar información públicamente y hablaron con la agencia AP bajo condición de anonimato.  En un comunicado emitido el sábado por la noche, Austin asumió "toda la responsabilidad" por los retrasos en la notificación. “Reconozco que podría haber hecho un mejor trabajo asegurando que el público estuviera adecuadamente informado. Me comprometo a hacerlo mejor”, dijo. 

Llueven las críticas

Austin, de 70 años, permanece hospitalizado y de momento se desconoce cuánto tiempo permanecerá en Walter Reed. En su declaración, Austin dijo que se está recuperando y espera regresar pronto al Pentágono, pero no proporcionó otros detalles sobre su dolencia.

El senador Roger Wicker, el republicano de mayor rango en el Comité de Servicios Armados del Senado, dijo que el episodio erosiona la confianza en el Gobierno de Biden y pidió al departamento de Defensa que proporcione a los legisladores una "explicación completa de los hechos de inmediato".

"Me alegra saber que el Secretario Austin se encuentra en mejor estado de salud y le deseo una pronta recuperación", dijo Wicker en un comunicado. "Sin embargo, el hecho es que el Departamento de Defensa ocultó deliberadamente la condición médica del Secretario de Defensa durante días. Eso es inaceptable”.

No solo los republicanos han expresado su alarma. En una declaración conjunta, los representantes Mike Rogers, republicano por Alabama, y Adam Smith, demócrata por Washington, dijeron que estaban “preocupados por cómo se manejó la divulgación del estado del secretario”. Entre sus preguntas figuraban cuál fue el procedimiento médico y las complicaciones resultantes, cómo y cuándo se hizo la delegación de sus responsabilidades y el motivo de la demora en la notificación al presidente y a los legisladores. Rogers es presidente del Comité de Servicios Armados de la Cámara de Representantes y Smith es el principal demócrata del panel. La Asociación de Prensa del Pentágono, que representa a los periodistas que cubren el Departamento de Defensa, envió una carta de protesta el viernes por la noche, calificando la demora en alertar al público como “un ultraje”.

Compartir esta noticiaComentarios

Noticias relacionadas

La hospitalización secreta del jefe del Pentágono Lloyd Austin despierta polémica

Ucrania | Austin promete apoyo estadounidense a Zelenski

EE.UU., Corea del Sur y Tailandia despliegan la mayor maniobra militar del mundo