Grossi visita a Putin por la precaria situación de la central nuclear de Zaporiyia

Grossi se reúne con Putin
Grossi se reúne con Putin Derechos de autor Valeriy Sharifulin/Sputnik
Por Euronews
Compartir esta noticiaComentarios
Compartir esta noticiaClose Button
Copia/pega el link embed del vídeo de abajo:Copy to clipboardCopied

El Director General del OIEA se reunió con Putin en Sochi. La reunión se centró en la central nuclear de Ucrania, operada por Moscú desde el inicio de la guerra.

PUBLICIDAD

El Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA) está cada vez más preocupado por la central nuclear de Zaporiyia, en Ucrania. 

Rafael Mariano Grossi se encuentra de visita en Sochi, Rusia, donde se reunió con el presidente Vladimir Putin para hablar sobre la planta de energía nuclear ucraniana que ha estado en el fuego cruzado desde que Moscú envió tropas a Ucrania en 2022 y se apoderó de la planta poco después.

Grossi llegó al balneario de Sochi, en el Mar Negro, el martes por la noche, después de anunciar su viaje el lunes. La última reunión entre ambos fue en octubre de 2022 como parte de los esfuerzos del OIEA para evitar un desastre nuclear en medio de las hostilidades en curso.

Los reactores se cierran, pero la central nuclear necesita energía

Los seis reactores de la planta de Zaporiyia han estado cerrados durante meses, pero la planta aún necesita energía y personal calificado para operar sistemas de enfriamiento cruciales y otros dispositivos de seguridad. Grossi dijo a Russia Today que había discutido con Putin la posibilidad de reiniciar la planta y si sería necesario hacerlo.

"Yo diría que, aparte de estos tecnicismos, es importante que los líderes de los dos beligerantes escuchen al Director General del OIEA. Así es por ahora", dijo al canal de televisión internacional controlado por el Estado.

Grossi: "La situación actual es precaria"

Grossi agregó que la conversación con Putin fue "profesional y franca" y que pudo expresar su opinión, en particular sobre la planta de Zaporiyia. "La situación sigue siendo extremadamente fluida y precaria, como he dicho muchas veces".

En una conferencia de prensa anterior, Grossi dijo a los periodistas en Sochi el miércoles que tuvo una "sesión de trabajo muy intensa y exhaustiva" con funcionarios rusos, incluidos los de la agencia estatal de energía nuclear Rosatom y los ministerios de Relaciones Exteriores y Defensa.

"Esto me ha dado y nos ha dado, creo, la oportunidad de evaluar la situación de la central nuclear", dijo. Luego, Grossi se reunió con Vladimir Putin de Rusia y dijo en X que tuvieron un "intercambio importante" sobre la planta y los temas de no proliferación nuclear.

En febrero, Grossi viajó a Ucrania y cruzó la línea del frente para visitar la planta controlada por Rusia. También se reunió con el presidente ucraniano, Volodímir Zelenski.

Antes de viajar a Rusia, Grossi dijo a los periodistas en Viena que consideraba importante mantener un diálogo con ambas partes y agregó que la situación en la planta de Zaporiyia "sigue siendo muy frágil".

Ucrania acusa a Rusia de la gestión de la planta

La planta nuclear más grande en Europa ha sufrido en ocho ocasiones la pérdida completa de energía en los últimos 18 meses y ha tenido que lanzar generadores diésel de emergencia.

En la historia de la energía nuclear, es un hecho sin precedentes y, por supuesto, no es sostenible. La central de Zaporiyia cuenta con un total de 10 fuentes de alimentación externas, cuanto de 750kW y seis de 330kW, actualmente solo una está funcional, y aunque otra vuelva a estar en funcionamiento a modo de backup, es insuficiente.

La empresa ucraniana Energoatom, que opera todas las centrales nucleares del país, ha dicho en repetidas ocasiones que Rusia ha prohibido el acceso de personal ucraniano cualificado a la planta de Zaporiyia después de que se les negara la ciudadanía rusa y un contrato con Rosatom.

Casi 5.200 trabajadores han abandonado la planta desde que Rusia tomó el control en marzo de 2022, según Petro Kotin, presidente interino de la junta directiva de Energoatom. En un comunicado emitido el martes, Kotin dijo que a principios de año, 360 empleados ucranianos, que no tenían un contrato con Rosatom, seguían trabajando en la planta, pero a partir de febrero ya no podían acceder a las instalaciones.

Kotin dijo que los empleados ucranianos han sido reemplazados por trabajadores rusos o residentes de ciudades y países vecinos controlados por Rusia, explicando que no tienen experiencia y "que no entienden lo que es una planta de energía nuclear".

Compartir esta noticiaComentarios

Noticias relacionadas

Fuga de agua radiactiva en la central nuclear de Fukushima

La agencia de la ONU para la energía atómica preocupada por la central nuclear de Zaporiyia

Ucrania denuncia daños por bombardeos rusos cerca de la central nuclear de Jmelnitski