Luís Montenegro recibe el encargo de formar un Gobierno de centro-derecha en Portugal

Luis Montenegro (izqda.) con Marcelo Rebelo de Sousa en Lisboa el miércoles 20 de marzo
Luis Montenegro (izqda.) con Marcelo Rebelo de Sousa en Lisboa el miércoles 20 de marzo Derechos de autor Armando Franca/AP
Derechos de autor Armando Franca/AP
Por Euronews con AP
Compartir esta noticiaComentarios
Compartir esta noticiaClose Button
Copia/pega el link embed del vídeo de abajo:Copy to clipboardCopied

La alianza de centro-derecha encabezada por el Partido Socialdemócrata se impone finalmente por un estrecho margen en las elecciones generales de Portugal, y se dispone a formar un Gobierno minoritario que podría enfrentar un mandato difícil ante las presiones del grupo de extrema derecha Chega.

PUBLICIDAD

El presidente portugués, Marcelo Rebelo de Sousa, en su calidad de jefe de Estado, invitó a Luis Montenegro, líder de la coalición de centro-derechaAlianza Democrática y dirigente socialdemócrata, a formar Gobierno en una reunión celebrada pasada la medianoche.

Los resultados publicados el miércoles por la noche, después de que se contaran los votos procedentes del extranjero para decidir los últimos cuatro legisladores elegidos en los comicios del 10 de marzo, dieron a la Alianza Democrática un total de 80 escaños en la Asamblea Nacional, el Parlamento de Portugal.

El Partido Socialista, de centroizquierda, quedó en segundo lugar con 78 escaños y ha dicho que no obstaculizará que la Alianza Democrática forme un Gobierno minoritario en una próxima votación parlamentaria.

El partido de extrema derecha Chega ('Suficiente', en español) obtuvo 50 escaños, frente a los 12 de las elecciones de 2022. El significativo aumento trastorna la política tradicional en Portugal, donde los socialdemócratas y los socialistas se han alternado en el poder durante décadas.

El líder de Chega, André Ventura, exige que los socialdemócratas den a su partido voz y voto en el Gobierno del país, ya sea otorgándole participación en el Gabinete o mediante una alianza parlamentaria.

Los resultados oficiales finales se certificarán el viernes. Por ley, las partes tienen 48 horas para presentar impugnaciones judiciales sobre el resultado.

El nuevo Gobierno necesita el aval de una mayoría parlamentaria para salir adelante

Montenegro y su Gobierno deben tomar posesión el 2 de abril. El nuevo Gobierno deberá presentar sus propuestas políticas al Parlamento y necesita la aprobación de una mayoría de legisladores para comenzar a trabajar. Si no lograra ese visto bueno, se invitaría a otro líder de partido a intentar formar un Gobierno o se celebrarían otras elecciones.

Montenegro, el primer ministro entrante, ha descartado hasta ahora cualquier acuerdo con los ultraderechistas, cuyas propuestas no encuentran buena acogida entre gran parte de los portugueses. Pero su decisión podría verse condicionada por circunstancias políticas, ya que su Gobierno minoritario no podrá impulsar medidas legislativas por sí solo.

Auge de la extrema derecha, que aspira a condicionar la actividad del Gobierno

Ventura, el líder de extrema derecha, ha amenazado con hacerle la vida difícil al nuevo Gobierno en votaciones clave, como el presupuesto estatal, a menos que Montenegro ceda a sus demandas.

Ventura ha hecho causa común con otros partidos de derecha radical en toda Europa. Ha establecido vínculos con Matteo Salvini, viceprimer ministro de Italia y jefe del partido populista de derecha Liga, así como con la líder francesa de extrema derecha Marine Le Pen y el líder del vecino partido español de ultraderecha Vox, Santiago Abascal.

Ventura dice que está dispuesto a abandonar algunas de las propuestas más controvertidas de su partido, como la castración química para algunos delincuentes sexuales y la introducción de penas de prisión perpetua, si eso abre la puerta al poder.

Una serie de recientes escándalos empañaron la candidatura de los socialistas y socialdemócratas, y Chega se postuló bajo una bandera anticorrupción.

Los bajos salarios y el alto coste de vida, empeorados el año pasado por el aumento de la inflación y las tasas de interés, junto con una crisis inmobiliaria y problemas en los servicios de salud pública, contribuyeron a generar un ambiente de descontento con los partidos mayoritarios.

Compartir esta noticiaComentarios

Noticias relacionadas

Marcelo Rebelo de Sousa mantiene reuniones en medio de unos resultados electorales inciertos

Preocupación entre los portugueses por la estabilidad del país tras las elecciones

El centroderecha gana en Portugal por menos de un 1% y necesitará pactar un gobierno de coalición