EventsEventosPodcasts
Loader
Encuéntranos
PUBLICIDAD

Euroviews. ¿Por qué Masoud Pezeshkian será (con toda probabilidad) el próximo presidente de Irán?

El candidato presidencial Masoud Pezeshkian llega a un debate de los candidatos en el estudio de televisión en Teherán, junio de 2024.
El candidato presidencial Masoud Pezeshkian llega a un debate de los candidatos en el estudio de televisión en Teherán, junio de 2024. Derechos de autor AP Photo/Euronews
Derechos de autor AP Photo/Euronews
Por Babak Kamiar, Head of Persian Service, Euronews
Publicado
Compartir esta noticiaComentarios
Compartir esta noticiaClose Button
Las opiniones expresadas en este artículo son las del autor y no representan de ninguna manera la posición editorial de Euronews.
Este artículo se publicó originalmente en inglés

Visto como un reformista por muchos, Pezeshkian debe ser libre para cumplir sus promesas sin interferencias, especialmente de la IRGC y otros radicales de línea dura dentro y fuera del parlamento, escribe Babak Kamiar de 'Euronews'.

PUBLICIDAD

Independientemente de si la muerte de Ebrahim Raisifue un accidente o el resultado de una conspiración premeditada por las fuerzas internas del régimen de la República Islámica, la realidad es que el estancamiento del XIII Gobierno a la hora de resolver los interminables problemas económicos y abordar la cuestión nuclear con Occidente, especialmente con la creciente probabilidad del regreso de Trump a la Casa Blanca, ha dejado a Ali Jamenei, el líder de Irán, en la necesidad de un "soldado" nuevo y diferente.

Ahora mismo, la sociedad iraní es como una ceniza bajo las cenizas: una sola chispa puede volver a encenderla. Las llamas anteriores aún no se han extinguido del todo, y la inminente necesidad del Gobierno de aumentar los precios del combustible podría reavivar el malestar.

Dado el estado actual de las relaciones internacionales, no está claro si la República Islámica tiene capacidad para gestionar de nuevo una situación así. Por un lado, por primera vez en décadas, Irán ha entrado en confrontación militar directa con el Israel de Netanyahu.

Por otro, las potencias europeas se han opuesto cada vez más a Teherán, presionando más a Irán para que explique los restos de uranio hallados en emplazamientos no declarados y pidiendo a la República Islámica que encuentre la manera de cooperar con el OIEA de forma más adecuada.

Es poco probable que la administración de Biden, menos estricta, se mantenga en el poder mucho más tiempo, y la Rusia de Vladimir Putin podría tener que ceder a la paz con el ucraniano Volodímir Zelenski, lo que podría suponer el fin de su aparente apoyo a la República Islámica, basado por completo en los intereses nacionales rusos.

Mientras que la presidencia del ultraconservador Saeed Jalili podría resultar atractiva para los rusos y garantizar el distanciamiento de Teherán de Occidente, la realidad es que una figura como Masoud Pezeshkian, debido a sus diferencias fundamentales con su rival en la segunda vuelta, puede actuar como "válvula de seguridad" para el régimen en momentos de peligro.

Pezeshkian, a menudo etiquetado como reformista, puede evitar que la ira se convierta en odio garantizando algunas libertades sociales a los jóvenes, como flexibilizar el hiyab obligatorio y ofrecer algunas libertades relativas en la sociedad.

La ausencia de 37 millones de votantes, un problema

Algunos críticos creen que su aprobación por el Consejo de Guardianes -un poderoso órgano decisorio de 12 miembros- no fue una coincidencia y que su presidencia podría ser un esfuerzo del núcleo del régimen por evitar un colapso. Por eso, los partidarios del "cambio de régimen" ven en él una salida y abogan por un boicot total.

Pezeshkian, que fue ministro en el Gobierno reformista de Mohammad Jatamí, consiguió casi 10,5 millones de votos en una jornada en la que se dijo que la participación electoral fue inferior al 40%, superando a Jalili para llegar a la segunda vuelta.

Si el ayatolá Jamenei ve la continuación de su vida política y la de su familia en confiar el gobierno a Pezeshkian, esta vez, a diferencia de mandatos anteriores, no sólo debe darle acceso a la cerradura, sino también a su llave
Carteles del candidato reformista a las elecciones presidenciales iraníes Masoud Pezeshkian pegados en la pared de su sede de campaña, en Teherán, junio de 2024.
Carteles del candidato reformista a las elecciones presidenciales iraníes Masoud Pezeshkian pegados en la pared de su sede de campaña, en Teherán, junio de 2024.AP Photo/Vahid Salemi

Los reformistas y los moderados del Gobierno de Hassan Rouhani están trabajando juntos para convencer a una parte del 60% que boicoteó las elecciones para garantizar la presencia de Pezeshkian en la oficina presidencial.

Su capacidad para convencer a los boicoteadores de cara a la segunda vuelta contra el candidato más duro sigue siendo incierta. La ausencia de unos 37 millones de votantes con derecho a voto en un día en el que el líder de la República Islámica describió "cada voto como un voto por la República Islámica" ha enviado un mensaje muy claro.

La mayoría de los ausentes y de los que boicotearon las elecciones no creen en la realización de sus legítimas reivindicaciones dentro del régimen actual. Entienden que el presidente carece de poder legal y de capacidad para aplicar los principios fundamentales consagrados en la Constitución.

¿Se desatarán las manos de Pezeshkian?

Si el ayatolá Jamenei ve la continuación de su vida política y la de su familia en confiar el Gobierno a Pezeshkian, esta vez, a diferencia de mandatos anteriores, no sólo debe darle acceso a la cerradura, sino también a su llave. Pezeshkian debe tener libertad para cumplir sus promesas sin interferencias, especialmente de la IRGC y otros radicales de línea dura dentro y fuera del parlamento.

La desescalada, especialmente con Estados Unidos y las potencias europeas, evitar la dependencia excesiva de Rusia y China, presentar una imagen más moderada de Irán y reabrir la economía facilitando la inversión extranjera pueden reportar beneficios económicos al pueblo iraní y garantizar la continuidad del régimen.

Confiar el Gobierno a Jalili no satisfará esta necesidad, teniendo en cuenta su principal característica de "animadversión a Occidente" y su oposición explícita a adherirse a tratados internacionales como el GAFI contra el blanqueo de capitales, la financiación del terrorismo y la proliferación.

PUBLICIDAD
Un partidario del candidato reformista Masoud Pezeshkian pega su cartel en una puerta durante un mitin de campaña en Teherán, junio de 2024.
Un partidario del candidato reformista Masoud Pezeshkian pega su cartel en una puerta durante un mitin de campaña en Teherán, junio de 2024.AP Photo/Vahid Salemi

Durante su campaña electoral, Pezeshkian aclaró que es Jamenei quien establece las políticas generales, incluida la política exterior, y que si gana las elecciones, actuará en consecuencia y se alineará con las decisiones del líder. Sin embargo, hay una gran diferencia entre ambos candidatos en la forma de ejecutar las órdenes del líder. "Normalizar y levantar las sanciones" no dará los mismos resultados que "neutralizar las sanciones", por ejemplo.

Queda por ver qué ocurre con los artífices nacionales e internacionales de las sanciones y los beneficiarios de la corrupción, y si se permitirá a Pezeshkian ese cambio en la práctica. En sus discursos, el líder iraní prácticamente ha pedido que se excluya del futuro gabinete a las personas que "dependen de Estados Unidos".

Esto podría hacer que el voto de confianza para el gabinete de Pezeshkian fuera muy polémico, con la probable presencia de figuras como el incendiario ex ministro de Asuntos Exteriores Javad Zarif. Para ello, habrá que esperar al viernes. La política en Irán es tan compleja que un giro de última hora no resulta chocante. De hecho, toda imposibilidad en la política iraní debe considerarse posible.

Babak Kamiar es jefe del servicio persa de 'Euronews'.

PUBLICIDAD

En 'Euronews', creemos que todas las opiniones importan. Póngase en contacto con nosotros en view@euronews.com para enviarnos sus propuestas y participar en la conversación.

Compartir esta noticiaComentarios

Noticias relacionadas

Un candidato reformista y otro conservador, a segunda vuelta en Irán ante un electorado dividido

La baja participación e interés en las elecciones iraníes obligan a una segunda vuelta

Elecciones en Irán: Los iraníes votan para elegir a un nuevo presidente tras la muerte de Raisi