Al euro y las bolsas no les ha gustado la decisión de Alemania de prohibir la venta al descubierto de determinados activos

Al euro y las bolsas no les ha gustado la decisión de Alemania de prohibir la venta al descubierto de determinados activos
Por Euronews
Compartir esta noticiaComentarios
Compartir esta noticiaClose Button

Berlín ha decretado a los operadores basados en Fráncfort la ilegalidad de aquellas operaciones especulativas consistentes en vender algo que no se posee o se ha prestado.

Ante el Bundestag, la canciller Angela Merkel ha declarado que esta medida entra en vigor para evitar más ataques contra la zona euro:

“El euro está en peligro. Nos estamos jugando ni más ni menos que el mantenimiento de la idea Europea, de nuestro destino común porque eso mismom es la unión monetaria.”

Alemania no está sola en Europa. La autoridad bursátil portuguesa ha sido una de las primeras instancias en secundar la medida germana, que apunta a reducir la volatilidad de los mercados de deuda soberana y seguros contra impagos o CDS. Portugal por ejemplo ha visto encarecerse su acceso al crédito a causa de la especulación.

El primer ministro José Socrates dice que su país está haciendo lo necesario. El ajuste presupuestario es doloroso, pero al mismo tiempo esenciales y necesario.”

Mientras el Tesoro español ha realizado una emisión de deuda a 12 meses captando 6.435 millones de euros, algo menos de lo esperado y a tasas superiores a las habituales.

Los inversores siguen penalizando a España a causa de un déficit público elevado díficil de sufragar con una economía en crisis.

Grecia cuenta aún menos con el favor de los mercados a pesar de haber pagado integralmente un vencimiento de 8.500 millones de euros, gracias a los fondos de rescate de la Unión Europea y el FMI.

Compartir esta noticiaComentarios

Noticias relacionadas

China y Europa buscan nuevas rutas comerciales, así será el Corredor Medio

Alemania registra un menor crecimiento económico en el último trimestre de 2023

La guerra entre Israel y Hamás pasa factura a la economía israelí