Macron reafirma su intención de dialogar y los sindicatos advierten que la huelga se prolonga

La manifestación de este jueves contra la reforma de las pensiones en París se vio empañada por la destrucción de mobiliario urbano y de escaparates comerciales.
La manifestación de este jueves contra la reforma de las pensiones en París se vio empañada por la destrucción de mobiliario urbano y de escaparates comerciales. Derechos de autor AP
Derechos de autor AP
Por Euronews con Agencia EFE
Compartir esta noticiaComentarios
Compartir esta noticiaClose Button
Copia/pega el link embed del vídeo de abajo:Copy to clipboardCopied

Las protestas del jueves en París dejan más de 400 detenidos. Macron no cede ante la presión y pide diálogo. Varios sectores se rehúsan a detener la huelga, entre ellos el transporte.

PUBLICIDAD

La última gran jornada de protestas contra la reforma de pensiones en París ha dejado a más de 440 policías y gendarmes heridos y 457 personas detenidas la noche del jueves. El presidente, Emmanuel Macron, condenó enérgicamente la violencia e insistió que estaba abierto al diálogo.

"Manifesté nuestra disponibilidad para avanzar en temas como el desgaste laboral, el fin de carrera, las reconversiones, el desarrollo profesional, las condiciones de trabajo y la remuneración en determinadas ramas. Y por eso estoy a disposición de los sindicatos paritarios, si desean venir a reunirse conmigo para avanzar en todos estos temas", declaró en una rueda de prensa tras la reunión de líderes de la Unión Europea celebrada en Bruselas.

Los sindicatos se niegan a claudicar

Los principales sindicatos del país mantienen un llamamiento a la huelga en varios sectores de la economía en protesta por la reforma de las pensiones adoptada el pasado lunes por el Parlamento, que retrasa dos años, hasta los 64, la edad mínima de jubilación.

La anulación de vuelos en Francia con motivo de la huelga de controladores se prolongará, al menos, hasta el miércoles próximo, indicó este viernes Aviación Civil.

Sin embargo, la situación parece mejorar en algunos sectores, como el de los carburantes, con la reapertura forzosa de la refinería de Normandía, que garantiza el suministro de combustible y queroseno a la región de París.

Algo similar sucedió en otros depósitos petroleros y la refinería de Donges, en el este, lo que mejora la situación de las gasolineras, que habían comenzado a sentir la escasez de carburantes en algunas regiones.

En cuanto a la recogida de basuras, dos de las tres incineradoras de París pusieron fin a los paros y la otra está siendo reabierta a la fuerza por las autoridades, lo que puede acabar con las 10.000 toneladas de basura que se acumulan en las calles de la capital.

El tráfico ferroviario mejorará algo durante el fin de semana, aunque todavía no hay previsión para el inicio de la siguiente.

Compartir esta noticiaComentarios

Noticias relacionadas

El Louvre cierra sus puertas, bloqueadas por las protestas contra la reforma de las pensiones

Los sindicatos convocan un "jueves negro" de huelgas y manifestaciones en Francia

La IA, los combustibles fósiles... y la ansiedad, a debate en Davos