Suiza e Islandia son los países de Europa que mejor pagan

Fotografía tomada cerca de Lausana que muestra una bandera suiza ondeando desde un barco que navega por el lago Leman rodeado por los Alpes tras la puesta de sol.
Fotografía tomada cerca de Lausana que muestra una bandera suiza ondeando desde un barco que navega por el lago Leman rodeado por los Alpes tras la puesta de sol. Derechos de autor FABRICE COFFRINI/AFP
Por Indrabati Lahiri
Compartir esta noticiaComentarios
Compartir esta noticiaClose Button
Este artículo se publicó originalmente en inglés

Suiza e Islandia son dos de los países mejor pagados de la UE y el EEE, mientras Bulgaria y Rumania tienen los salarios más bajos.

PUBLICIDAD

La normativa laboral de la UE es bastante estricta, en general, y hace hincapié en las condiciones de trabajo individuales y los derechos laborales, el derecho a la información, las leyes antidiscriminatorias y la seguridad en el empleo.

Sin embargo, cuando se trata de sueldos y salarios en los distintos Estados miembros de la UE, sigue habiendo variaciones significativas, en función de diversos factores, como la legislación laboral, la demanda, la inflación y otros. Según Eurostat, en 2022, los salarios medios anuales oscilaban entre 106.839,33 euros en Suiza y 12.923,66 euros en Bulgaria.

Los países que más pagaban en 2022 eran Suiza (106.839 euros), Islandia (81.942 euros), Luxemburgo (79.903 euros), Noruega (74.506 euros) y Bélgica (70.297 euros), mientras que los que menos eran Bulgaria (12.923 euros), Rumanía (14.500 euros), Croacia (17.842 euros), Hungría (18.274 euros) y Polonia (18.114 euros).

Eurostat destaca en este informe que el coste laboral medio por hora en la UE fue de 30,5 euros. El salario medio anual de los trabajadores solteros sin hijos fue de 26.136 euros. Las parejas trabajadoras con dos hijos cobraron una media anual de 55.573 euros.

La diferencia salarial entre hombres y mujeres sin ajustar fue del 12,7% en 2021; la mayor diferencia se registró en Estonia, con un 20,5%, y la menor en Luxemburgo, con un -0,2%. Sin embargo, según la Comisión Europea, la brecha salarial aumentó al 13% en 2023.

Ya en 2020, la Comisión Europea anunció una estrategia para intentar reducir esta brecha hasta 2025. A continuación, la Comisión lanzó la Directiva sobre Transparencia Salarial en junio de 2023, con un fondo de 6,1 millones de euros para ayudar a su aplicación. Esto facilitó que los empleados reconocieran la discriminación salarial y sirvió de directriz para los empresarios.

Los salarios medios netos anuales han aumentado ligeramente a lo largo de los años tanto en la UE como en la zona euro, pero no tanto como cabría esperar. Esto se debe en gran medida al retraso de la productividad, especialmente tras la crisis financiera mundial, incluso cuando el crecimiento económico empezó a recuperarse. El descenso de la inflación en los primeros años de la década de 2010 también ha contribuido a un cierto estancamiento de los salarios, así como a unos niveles de desempleo más elevados.

Normalmente, los sectores mejor pagados en Europa son las finanzas, los seguros, la electricidad, la minería, las tecnologías de la información, el comercio minorista y la educación. En el otro extremo del espectro, los sectores peor pagados suelen ser el apoyo administrativo, la hostelería y la construcción.

Sin embargo, la inflación es un factor clave que hay que tener en cuenta al analizar el poder adquisitivo en los distintos países. En la mayor parte de la UE y el EEE la inflación se ha disparado en los dos últimos años. Esto se debió principalmente a la pandemia y sus consiguientes perturbaciones de precios, causadas por los retrasos en la cadena de suministro.

Otros choques geopolíticos, como la guerra entre Rusia y Ucrania, también han contribuido a estos retrasos en el suministro, además de agravar la crisis energética. Ahora, con el conflicto entre Israel y Hamás, es muy posible que esta situación empeore.

En este caso, es probable que el aumento de la inflación se coma los salarios y aumente el coste de la vida. El crecimiento de los salarios no suele seguir el ritmo de la subida de los precios. Muchas empresas tampoco ofrecen subidas por inflación, lo que socava un poco el impacto de un salario más alto.

¿Por qué son tan altos los salarios en Suiza e Islandia?

Los elevados salarios de Suiza se deben principalmente a su sector bancario y de servicios financieros. Además, los impuestos son mucho más bajos que en el resto de la UE y el EEE, con una media de entre el 20% y el 35% para el tramo de 150.000 a 250.000 francos suizos.

Los salarios de Islandia se ven favorecidos por el hecho de que gran parte del sector privado del país se rige por convenios colectivos. Algunos aumentos también se han debido a la incorporación de las prestaciones COVID-19, así como a la recuperación de los salarios por hora tras la debilidad sufrida durante la pandemia.

Islandia también es uno de los países más caros del mundo, con una inflación persistentemente alta, lo que también contribuye a que los trabajadores exijan salarios más altos. Desde marzo de 2019, se han firmado 326 convenios laborales islandeses, y más del 90% de la mano de obra forma parte de un sindicato.

Al igual que Suiza. los sectores financiero y bancario constituyen el principal peso detrás de los atractivos salarios de Luxemburgo, con la mayoría de los bancos empleando trabajadores altamente educados, experimentados y demandados. Algunos de ellos son también expatriados.

Luxemburgo también revisa su salario social mínimo, en comparación con los salarios medios y la evolución de los precios, cada dos años, manteniendo así muy actualizados los estándares salariales. Sin embargo, los salarios dependen en gran medida de los sectores, las divisiones de los bancos, la antigüedad, la edad, así como la formación y la experiencia.

Esto puede causar disparidades significativas, incluso dentro del mismo sector, dependiendo de la función particular de un empleado y su cargo. Así, los salarios medios se han mantenido más o menos estables en Luxemburgo desde 2015, a medida que disminuye la productividad.

Los trabajadores noruegos suelen tener un alto nivel educativo, lo que les permite percibir salarios más elevados. La desigualdad salarial también es bastante baja, con un sistema fiscal progresivo muy bien pensado, que mantiene las desigualdades de ingresos al mínimo. La cultura laboral noruega, más igualitaria, también facilita a los trabajadores la negociación de salarios y ventajas.

PUBLICIDAD

Los bancos belgas recurren en gran medida a la indexación salarial, tanto para los empleados de cuello blanco como para los de cuello azul del sector privado. En 2022, el país registró la mayor indexación de los últimos 50 años, ya que la inflación galopante y los precios descontrolados de la energía hicieron mella en el poder adquisitivo de los empleados.

Sin embargo, los tipos impositivos pueden desempeñar un papel fundamental en los salarios reales y determinar el poder adquisitivo de los trabajadores. La mayoría de los países con salarios más altos de la UE y el EEE, especialmente los que forman parte de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), se destacan a continuación.

Países con los salarios más bajos

Bulgaria se enfrenta actualmente a salarios más bajos, ya que cada vez más trabajadores abandonan el país para trabajar en zonas más prósperas de Europa, como los países de Europa Occidental. El bajo nivel educativo, la pobreza crónica y el menor acceso a la formación patrocinada por la empresa, así como al asesoramiento profesional, han contribuido a reducir los salarios.

Sin embargo, Bulgaria sigue resistiendo, y recientemente ha solicitado un aumento del salario mínimo de 933 levas (477 euros) a partir del año que viene, frente a los 780 levas (398 euros) actuales. También está menos expuesta a sustancias químicas peligrosas en el trabajo, así como tiene una vida laboral menos agitada, en comparación con algunos de sus homólogos.

La debilidad de los sindicatos, o su escaso apalancamiento, contribuyen en gran medida a que los salarios rumanos sigan siendo bajos. Las empresas extranjeras no están muy bien consideradas, lo que provoca cierta reticencia a unirse a ellas. Además, la economía rumana aún no ha despegado, lo que reduce las oportunidades.

PUBLICIDAD

La Guerra de Independencia croata, a principios de los noventa, afectó gravemente a la economía de la época, y Croacia se perdió la oportunidad de desarrollar sus sectores económico y financiero, cuando el resto de la UE sí lo estaba haciendo. Tras la guerra, el gobierno también ha tenido que hacer frente a enormes gastos en indemnizaciones y esfuerzos de reconstrucción.

Esto ha hecho que la economía croata no esté hoy tan desarrollada como cabría esperar. El sector de la hostelería y el turismo depende en gran medida de trabajadores temporales y estacionales. Esto ha llevado a que los salarios se mantengan crónicamente bajos, ya que apenas surgen presiones al alza en términos de duración de la relación laboral, sindicatos o negociaciones.

Sin embargo, desde su adhesión a la UE, las cosas mejoran: Croacia se beneficia de un mercado laboral más amplio, entre otras ventajas. Además, el país tiene un coste de la vida bastante bajo, lo que también ayuda al poder adquisitivo.

Una recesión técnica en Hungría puede haber contribuido a la reciente bajada de los salarios, ya que menos empresas han podido hacer frente a los costes laborales. Sin embargo, históricamente, el bajo coste de la vida en Hungría puede haber sido un factor clave en los débiles movimientos al alza de los salarios, aunque esto puede estar cambiando lentamente ahora que el país se enfrenta a una mayor inflación.

Por lo que respecta a Polonia, el Gobierno puede haber contribuido bastante a mantener los salarios bajos, ya que lo ha hecho intencionadamente durante varios años, para que Polonia pueda conservar la etiqueta de "mano de obra barata". Aunque esto atrae a las empresas extranjeras, no mejora la vida del trabajador polaco medio, que cobra mucho menos que sus homólogos de Europa Occidental. Sin embargo, el bajo nivel de vida contribuye a aliviar esta presión.

PUBLICIDAD

Sin embargo, los ingresos medios sólo muestran una parte del panorama, sobre todo cuando se trata de todo un país o región. Idealmente, las estadísticas cuantitativas deberían examinarse siempre junto con las cualitativas, para obtener una comprensión más coherente.

En este caso, estadísticas como la satisfacción general con la vida pueden arrojar más luz sobre la calidad y las condiciones de vida reales. En algunos casos, a pesar de que los ingresos medios son bajos, como en Polonia, los encuestados se muestran bastante satisfechos con su vida.

Compartir esta noticiaComentarios

Noticias relacionadas

Las casas se derrumban por la lava en Islandia: "No nos rendiremos"

El presidente del Gobierno de España pide a Netanyahu que evite las muertes de civiles

La guerra entre Israel y Hamás pasa factura a la economía israelí