¿Por qué se conocía a la isla japonesa de Sado como la Tierra del Oro?

¿Por qué se conocía a la isla japonesa de Sado como la Tierra del Oro?
Derechos de autor euronews
Por Paul Hackett
Compartir esta noticia
Compartir esta noticiaClose Button
Copia/pega el link embed del vídeo de abajo:Copy to clipboardCopied

En el siglo XVII, Japón producía casi una quinta parte del oro del mundo y casi la mitad procedía de Sado. En este episodio de Focus, Euronews descubre los encantos de esta isla mítica.

PUBLICIDAD

Situada al oeste del país, en el mar del Japón, Sado es la sexta isla más grande de Japón. Este destino poco frecuentado es famoso por su fabuloso marisco, su impresionante costa y sus templos antiguos. Sin embargo, la isla de Sado es aún más conocida por su oro: durante el periodo Edo, bajo el Gobierno del Shogunato de Japón, aquí se extrajeron enormes cantidades de oro.

Ishikawa Kimiko, de la Oficina de Promoción del Patrimonio Mundial de la ciudad de Sado, declaró a Euronews: «durante el periodo Edo se extrajeron 41 toneladas de oro de las minas de Sado, y se dice que el 20 % del oro mundial procedía de Japón a principios del siglo XVII. La mitad del oro japonés se extrajo aquí, en Sado».

Aikawa es una de las minas con más historia de la isla. Se calcula que los túneles tienen una longitud de 400 km, lo que equivale a la distancia entre Sado y Tokio.

El Gobierno japonés ha propuesto que Aikawa y otra de las minas de Sado, Nishimikawa, sean declaradas Patrimonio de la Humanidad por la Unesco como muestra de las técnicas mineras desarrolladas aquí entre finales del siglo XVI y mediados del XIX.

«Lo más importante de Sado es que, aunque en una época en la que otros países extranjeros ya se habían mecanizado, en Sado se extraía una gran cantidad de oro de alta calidad mediante métodos artesanales no mecanizados», añade Kimiko.

Como destino, Sado podría pasar desapercibido en favor de algunos de los lugares más famosos de Japón, pero la cultura singular de la isla, su belleza natural y su papel histórico en la formación de la fortuna de Japón la convierten en uno de los secretos mejor guardados del país.

Compartir esta noticia