EventsEventosPodcasts
Loader

Encuéntranos

PUBLICIDAD

¿Podría la subida del precio del petróleo desbaratar los planes del BCE de recortar los tipos en junio?

Banco Central Europeo
Banco Central Europeo Derechos de autor Michael Probst/Copyright 2024 The AP. All rights reserved
Derechos de autor Michael Probst/Copyright 2024 The AP. All rights reserved
Por Piero Cingari
Compartir esta noticiaComentarios
Compartir esta noticiaClose Button
Este artículo se publicó originalmente en inglés

Los últimos acontecimientos en Oriente Medio suscitan inquietud por la posibilidad de un conflicto más amplio y sus ramificaciones económicas mundiales. En Europa, la escalada de los precios de la energía podría influir en la decisión del BCE sobre la bajada de tipos prevista para junio.

PUBLICIDAD

Menos de una semana después de los ataques aéreos iraníes contra Israel, este último tomó represalias atacando algunos objetivos militares en Irán durante la noche del viernes.

El ataque fue calificado de "limitado", sin que se registraran daños ni víctimas significativas. Sin embargo, este hecho sorprendió a los mercados, especialmente tras los amplios esfuerzos diplomáticos de Estados Unidos y sus aliados europeos para evitar nuevas tensiones en Oriente Medio.

Tras la noticia, los precios del petróleo y el oro experimentaron una subida, mientras que las bolsas europeas cayeron este viernes.

Este giro de los acontecimientos ha llevado a los inversores a preguntarse si esta reciente escalada de tensión entre Israel e Irán podría desembocar en un conflicto más amplio en Oriente Medio, lo que repercutiría negativamente en el panorama económico mundial.

Una preocupación clave para las perspectivas económicas de Europa es si las posibles subidas de los precios del petróleo y la energía podrían disuadir al Banco Central Europeo (BCE) de reducir los tipos de interés a corto plazo.

El BCE ya señaló una bajada de tipos en junio

En su reunión de abril, el BCE indicó una posible bajada de tipos en junio. El comunicado oficial detallaba: "Si nuestra evaluación actualizada de las perspectivas de inflación, la dinámica de la inflación subyacente y la fortaleza de la transmisión de la política monetaria aumentaran aún más nuestra confianza en que la inflación está convergiendo hacia nuestro objetivo de forma sostenida, entonces sería apropiado reducir el actual nivel de restricción de la política monetaria."

En esencia, el BCE ha insinuado una probable bajada de tipos en junio, en caso de que no se produzca un cambio significativo en la trayectoria de la inflación. Un par de miembros del BCE ya se mostraron dispuestos a recortar los tipos en abril. La presión del BCE ha aumentado en los últimos días, con el Gobernador del Banco de Portugal, Mário Centeno, declarando que un primer recorte en junio es "muy probable", y añadiendo que "incluso después de 25 o 50 puntos básicos de recortes, seguiremos teniendo una política monetaria restrictiva".

Haciéndose eco de Centeno, el Gobernador del Banco de Italia, Fabio Panetta, dijo que "es probable que en junio pueda haber alguna noticia sobre el nivel de los tipos de interés, obviamente en el sentido de que se vuelvan menos restrictivos." En una entrevista concedida el jueves a la 'CNBC', Gediminas Šimkus, Presidente del Banco de Lituania, opinó que "sólo una gran sorpresa podría impedir un recorte en junio", anticipando tres reducciones a lo largo del año.

Incluso la voz más dura del BCE, Robert Holzmann, Gobernador del Banco Central de Austria, reconoció un probable apoyo mayoritario a un recorte de tipos en junio, supeditado a la evolución prevista de la inflación y a unas condiciones geopolíticas estables. Sin embargo, se mostró escéptico ante la posibilidad de múltiples recortes de tipos si la Reserva Federal no realiza ajustes este año.

¿Podría el aumento de los precios del petróleo amenazar los planes de recorte de tipos del BCE?

Sorprendentemente, desde el inicio de los ataques iraníes, los precios del petróleo han experimentado un descenso, con el crudo Brent cayendo alrededor de 5 dólares por barril, desde un máximo de 92 dólares (86 euros) la semana pasada hasta los 87 dólares actuales (más de 83€).

Los analistas de Goldman Sachs destacaron a principios de esta semana que los precios del petróleo ya han asimilado una prima de riesgo geopolítico de entre 5 y 10 dólares por barril, anticipando posibles interrupciones del suministro.

Sin embargo, un tira y afloja grave y continuado entre Israel e Irán podría desencadenar nuevas subidas del precio del petróleo, dado que Irán contribuye en torno al 3,3% a la producción mundial de crudo, con 3,4 millones de barriles diarios. No obstante, el impacto inflacionista de las subidas del precio del petróleo en Europa dependería en gran medida no sólo del repunte inicial, sino también de la duración prolongada de los precios elevados.

En respuesta a una pregunta específica sobre el aumento del precio del petróleo, la presidenta del Banco Central Europeo, Christine Lagarde, declaró: "Hemos aprendido de las recientes sacudidas que los costes de la energía desempeñan un papel importante y estamos muy atentos a esas evoluciones", y reconoció el riesgo de que la inflación "tenga fluctuaciones en los próximos meses", pero también subrayó que el BCE observa una dinámica más amplia de los precios dentro de la cesta de consumo.

Históricamente, como en noviembre de 2020, los efectos de las subidas del precio del petróleo sobre las tasas de inflación más amplias de la zona euro han tardado meses, si no un trimestre, en manifestarse. Por lo tanto, a menos que se produzca una escalada importante en Oriente Medio, es poco probable que la narrativa de la inflación en Europa cambie significativamente en junio, apoyando así la probabilidad de un recorte de tipos del BCE.

Compartir esta noticiaComentarios

Noticias relacionadas

Exclusiva: Michel espera que el aparente ataque israelí a Irán ponga "fin" a la escalada

Von der Leyen: "Tenemos que hacer todo lo posible para evitar una escalada en Oriente Medio"

Un eje árabe-israelí contra la República Islámica de Irán es ya una realidad