EventsEventos
Loader

Find Us

PUBLICIDAD

Euroviews. Un eje árabe-israelí contra la República Islámica de Irán es ya una realidad

La guardia de honor jordana pasa revista en el Palacio Real de Ammán, marzo de 2020.
La guardia de honor jordana pasa revista en el Palacio Real de Ammán, marzo de 2020. Derechos de autor AP Photo/Euronews
Derechos de autor AP Photo/Euronews
Por Samuel J. Hyde
Compartir esta noticiaComentarios
Compartir esta noticiaClose Button
Las opiniones expresadas en este artículo son las del autor y no representan de ninguna manera la posición editorial de Euronews.
Este artículo se publicó originalmente en inglés

Toda la región acaba de ser testigo del quejido del régimen de Teherán y del estruendo de Israel y sus aliados. Es hora de aprovechar esta oportunidad para obtener verdaderos beneficios políticos, escribe Samuel J. Hyde.

PUBLICIDAD

El arsenal disparado contra Israel por el régimen de Teherán en la madrugada del domingo fue neutralizado no solo por la tecnología israelí, sino también por una alianza de potencias occidentales (Estados Unidos, Reino Unido y Francia) que trabajaron junto a naciones árabes amigas.

Los detalles completos de cómo estos Estados árabes ayudaron a proteger a Israel, salvando sin duda vidas israelíes de los misiles y drones de Irán, puede que no se conozcan hasta dentro de un tiempo. En cualquier caso, este momento marca un cambio histórico.

Tanto si se atribuye a Isaac Rabin y Bill Clinton el acuerdo de paz con Jordania en 1994, como si se atribuye a Benjamín Netanyahu y Donald Trump los más recientes Acuerdos de Abraham, el resultado es el mismo: una coalición regional ha humillado al fanfarrón régimen islámico de Irán.

Benny Gantz, la 'niñera' del Gabinete de guerra, también merece crédito por haber impulsado la alianza de Defensa Aérea de Oriente Medio, que ahora ha demostrado la validez del concepto.

Por otra parte, otros interpretan el ataque de forma muy distinta: sostienen que la República Islámica no se ve disuadida por la excelencia defensiva de la alianza estadounidense-árabe-israelí, sino que evidentemente se siente alentada como nunca antes.

Cabe destacar que ningún país ha atacado directamente a Israel en 33 años, desde el Irak de Saddam Hussein durante la Guerra del Golfo de 1991. Por lo tanto, debería considerarse una respuesta militar rápida y contundente.

La guerra es temporal, la política reina eterna

Pase lo que pase a continuación, es importante recordar que la guerra es una empresa a corto plazo, incluso en casos de guerras prolongadas, mientras que lapolítica es un experimento continuo.

Seexperimenta con diversas políticas e ideas, se observan los resultados y luego se decide si se sigue por ese camino o se da marcha atrás y se prueba algo diferente.

En momentos críticos como estos, donde hay mucho en juego, obtenemos un raro momento de claridad sobre quién está dónde y con quién. Muchos países árabes han dejado claras sus posiciones.
Un hombre pasa junto a un mural que representa al presidente estadounidense, Joe Biden, como un superhéroe que defiende a Israel en una calle de Tel Aviv, abril de 2024.
Un hombre pasa junto a un mural que representa al presidente estadounidense, Joe Biden, como un superhéroe que defiende a Israel en una calle de Tel Aviv, abril de 2024.Leo Correa/AP

El experimento conjunto entre el Estado judío y sus aliados árabes regionales está resultando netamente positivo, a pesar de la 'politiquería' de algunos dirigentes árabes en los últimos seis meses.

Escuchando sus declaraciones, uno habría pensado que estaban asistiendo a una conferencia de profesores de moral kantiana y humanismo feuerbachiano. No estoy seguro de a quién intentaban convencer con su bruma de retórica humanista, pero ninguna persona racional les tomó en serio.

Sin embargo, la cooperación contra el ataque iraní demuestra que la tendencia en la región sigue siendo hacia una alianza árabe-estadounidense-israelí contra la República Islámica de Irán y sus apoderados.

El nacimiento del 'Eje del Renacimiento'

Es cierto que nada de esta cooperación representa el sueño de paz prometido por el proceso de Oslo, y que las amenazas a Israel pueden haber aumentado desde entonces porque el enemigo árabe de ayer era mucho menos peligroso que el enemigo extremista islamista de hoy.

Nada de esto significa que los radicales que luchan contra Israel estén menos decididos o sean menos despiadados en su empeño por acabar con la soberanía judía, ni que los palestinos hayan puesto fin efectivamente a su guerra de un siglo contra el sionismo.

El ayatolá y su bando han brindado a Israel y a estos Estados árabes la oportunidad de su vida de cambiar el curso de la región después de seis meses de guerra brutal y el peor ataque en la historia de Israel
Un soldado israelí camina cerca de la frontera entre Israel y Gaza, en abril de 2024.
Un soldado israelí camina cerca de la frontera entre Israel y Gaza, en abril de 2024.Leo Correa/AP

Lo que sí significa es que Israel ha roto el frente panárabe en su contra y ha convencido a suficientes países árabes de que un Israel fuerte no es una amenaza, sino una condición esencial para su supervivencia.

El eje de la lucha ya no es entre Israel y los árabes, sino entre una coalición árabe-israelí, que yo llamo el 'Eje del Renacimiento', y la Revolución Islámica de los ayatolás y sus apoderados del terror, que se autodenominan descaradamente el Eje de la Resistencia.

Un quejido y un estruendo

El ataque sin precedentes de la República Islámica es un punto de inflexión para Israely sus aliados, que ofrece la posibilidad de convertirse en un cambio de juego regional a favor de Israel, pero solo si el primer ministro Netanyahu hace los movimientos correctos.

Dado que Netanyahu parece un personaje de una tragedia de Shakespeare y que su coalición de Gobierno de extrema derecha no tiene ni idea de lo que hace, pero está peligrosamente en el poder, hay muchas posibilidades de que Israel desaproveche esta oportunidad.

Si no da continuidad a cualquier respuesta militar, en caso de que la haya, con elementos diplomáticos concretos y planes políticos tras el apoyo que Israel acaba de recibir de sus vecinos, desperdiciará una oportunidad histórica de montar un frente mucho más eficaz contra la República Islámica de Irán.

PUBLICIDAD

En momentos críticos como este, en los que hay mucho en juego, se produce un raro momento de claridad sobre quién está con quién. Muchos países árabes han dejado claras sus posiciones.

El ayatolá y su bando han dado a Israel y a estos Estados árabes la oportunidad de su vida para cambiar el curso de la región tras seis meses de guerra brutal y el peor ataque de la historia de Israel.

Toda la región acaba de presenciar el quejido del régimen de Teherán y el estruendo de Israel y sus aliados.

Es hora de aprovechar esta oportunidad para obtener verdaderos beneficios políticos.

La normalización con Arabia Saudí sería un golpe devastador para la República Islámica y la derrota de uno de los objetivos de Hamás para el 7 de octubre.

PUBLICIDAD

Samuel J. Hyde es miembro del Jewish People Policy Institute de Jerusalén.

En 'Euronews', creemos que todas las opiniones importan. Póngase en contacto con nosotros en view@euronews.com para enviarnos propuestas y formar parte de la conversación.

Compartir esta noticiaComentarios

Noticias relacionadas

¿Podría la subida del precio del petróleo desbaratar los planes del BCE de recortar los tipos en junio?

La UE se esfuerza por frenar el conflicto entre Israel e Irán

Netanyahu reconoce ante el Parlamento que el último ataque sobre Rafah ha sido una "tragedia"