EventsEventosPodcasts
Loader
Encuéntranos
PUBLICIDAD

¿Por qué Europa celebra el día de la victoria contra los Nazis en distintas fechas?

Celebración del Día de la Victoria en Londres en 1945 y 60 años después en Moscú
Celebración del Día de la Victoria en Londres en 1945 y 60 años después en Moscú Derechos de autor AP Photo
Derechos de autor AP Photo
Por Rita Palfi
Publicado Ultima actualización
Compartir esta noticiaComentarios
Compartir esta noticiaClose Button

Fiesta nacional en varios países europeos, el mismo acontecimiento, pero distintas celebraciones en toda Europa. Cosas que quizá no sepas sobre el Día de la Victoria y por qué es un momento histórico controvertido para el continente.

PUBLICIDAD

1. Una fiesta europea en fechas diferentes, con nombres diferentes

El Día de la Victoria se celebra en mayo en más de una docena de países europeos, pero no en la misma fecha ni con el mismo nombre en todas partes.

Las primeras celebraciones tienen lugar en Dinamarca y los Países Bajos el 5 de mayo. En este último es festivo, y en ambos se conoce como Día de la Liberación. Noruega celebra su propia versión del Día de la Liberación, pero el 8 de mayo.

El 8 de mayo es también la fecha elegida por los tres países bálticos y Ucrania, pero la denominan Día del Recuerdo. Ucrania va un paso más allá y también celebra el Día de la Victoria un día después.

AP
Los parisinos desfilan por el Arco del Triunfo mientras celebran el final de la Segunda Guerra Mundial el 8 de mayo de 1945.AP

En Francia, el 8 de mayo es fiesta nacional y se conoce incorrectamente como Armisticio. El Reino Unido opta por la misma fecha y lo llama Día de la Victoria en Europa o VE Day.

En Polonia, recientemente cambiaron la fecha del 9 de mayo al 8 de mayo, por lo que llevan celebrando el Día de la Victoria Nacional desde 2015. Antes del cambio, lo celebraban como otros estados socialistas y Rusia.

Rusia ha celebrado el Día de la Victoria el 9 de mayo todos los años excepto el primero, y en ese tiempo se ha convertido en una de las fiestas más importantes del país. Se celebra un gran desfile militar, que se ha convertido en un símbolo del deseo del país de reforzar los lazos dentro de sus fronteras y una muestra de advertencia a posibles enemigos exteriores.

La razón de que existan todas estas fechas es política. Tras el suicidio de Adolf Hitler el 30 de abril, estaba bastante claro que la lucha no duraría mucho más. Joseph Stalin, líder de la Unión Soviética y que atacaba desde el este, sólo quería aceptar una rendición total incondicional e inmediata. Pero los aliados occidentales estaban menos dispuestos a mantenerse firmes: una de las razones era que el Primer Ministro del Reino Unido, Winston Churchill, veía que el ejército soviético avanzaba cada vez más hacia el oeste en un esfuerzo por ganar más territorios, mostrando una falta de respeto por las líneas de demarcación trazadas durante la conferencia de Yalta.

Cuando Karl Dönitz (nombrado Jefe de Estado tras la muerte de Hitler) ofreció una capitulación parcial (en el noroeste de Alemania, Dinamarca y los Países Bajos), Churchill aceptó inmediatamente. Así se produjo una rendición inicial el 4 de mayo de 1945, firmada por el mariscal de campo Bernard Law Montgomery por parte aliada. Entró en vigor un día después.

Stalin se enfadó no sólo por la noticia de la capitulación parcial, sino también porque había visto cómo las fuerzas alemanas luchaban con sus últimas fuerzas contra los soviéticos en el este mientras éstos se rendían en masa ante sus aliados occidentales.

El líder soviético se puso aún más furioso cuando se enteró de que el Comandante General Eisenhower había aceptado la rendición incondicional de todas las fuerzas alemanas el 7 de mayo en Reims, Francia. Stalin insistió en una ceremonia de capitulación en Berlín -en el corazón de la Alemania nazi- al día siguiente. Entró en vigor a las 23:01 horas del 8 de mayo, que ya era el día siguiente en Rusia.

2. El día que marca el final de la Segunda Guerra Mundial en Europa, pero no la guerra en sí misma

Tras la rendición de la Alemania nazi, Europa respiró aliviada, pero desgraciadamente no significó el fin de la guerra.

Como dijo el rey Jorge VI del Reino Unido en su discurso radiofónico anunciando la victoria europea: "El enemigo que llevó a toda Europa a la guerra, ha sido finalmente vencido. En Extremo Oriente, aún tenemos que enfrentarnos a los japoneses, un enemigo decidido y cruel".

Las tropas aliadas siguieron luchando, y a finales de ese mes conquistaron Okinawa, que era la última parada insular antes del territorio continental japonés.

El 6 de agosto, Estados Unidos lanzó una bomba atómica sobre Hiroshima, y otra sobre Nagasaki tres días después. Japón se rindió formalmente el 14 de agosto y terminó la Segunda Guerra Mundial, de la que fueron víctimas millones de personas más tras las celebraciones europeas del 8 de mayo.

AP/AP1945
Los combatientes de la 77ª División de Infantería del ejército estadounidense en la isla japonesa de Ryukyu escuchan la noticia de la rendición de Alemania el 8 de mayo, 1945AP/AP1945

3. Sombrías celebraciones en EE.UU. tras la muerte de Roosevelt

En Estados Unidos, el Día de la Victoria en Europa se celebró con menos entusiasmo por razones obvias, una de las cuales era que la guerra aún continuaba.

Pero los estadounidenses también seguían de luto:, el Presidente Franklin D. Roosevelt había muerto menos de un mes antes. El político fue elegido cuatro veces presidente (lo que supone un récord) y es una de las figuras más importantes del siglo XX de la historia estadounidense. El político, de 63 años, estaba sentado para un retrato cuando de repente se quejó de un terrible dolor de cabeza y perdió el conocimiento antes de morir a causa de un derrame cerebral. Su cortejo fúnebre, celebrado el 14 de abril en Washington D.C., fue seguido por 300.000 espectadores.

A Roosevelt le sucedió Harry Truman, que ordenó mantener las banderas a media asta el 8 de mayo y dedicó las celebraciones de la Victoria en Europa a su predecesor.

PUBLICIDAD

4. Algunos países europeos nunca han celebrado el final de la guerra porque su sufrimiento no terminó allí

Para muchos países de Europa del Este, liberados de la Alemania nazi por las tropas soviéticas, el final de la guerra marcó el comienzo de una nueva y dolorosa era bajo influencia soviética. La mayoría de ellos sólo vieron cómo los soviéticos abandonaban su tierra décadas más tarde, cuando la URSS estaba a punto de derrumbarse, dando lugar a otro cambio de régimen sin violencia.

El final del conflicto armado también allanó el camino para lo que vino después: el desmoronamiento de la alianza y la desconfianza que supuraba entre los dirigentes anglosajones y soviéticos condujeron a la construcción del Telón de Acero, que dividió Europa entre el este y el oeste, y al inicio de la Guerra Fría, entre los países occidentales y la Unión Soviética (y sus aliados).

Esta es la razón por la que algunos países europeos no celebran el final de la Segunda Guerra Mundial, ni siquiera celebran una ceremonia para reconocer el día que puso fin al conflicto en el continente. Esto también explica por qué Polonia consideró importante cambiar la fecha de su celebración para alinearse con los países occidentales en lugar de con Rusia.

5. Los dos altos mandos militares alemanes que firmaron la rendición incondicional fueron posteriormente condenados en Nuremberg y ejecutados; el hombre que sucedió a Hitler recibió 10 años de prisión

El almirante Karl Dönitz fue (comandante de la Marina alemana entre 1943 y 1945) y nombrado Presidente de Alemania de acuerdo con la última voluntad política de Hitler. Una de las razones de esta elección podría ser que ningún oficial de la marina participó en el fallido intento de asesinar al Führer en julio de 1944.

 Sin embargo, según Dönitz, fue elegido porque Hitler pensó "sin duda, que sólo un hombre razonable con una reputación honesta como marino podría lograr una paz decente". La principal preocupación de Dönitz era conseguir que el mayor número posible de soldados alemanes se rindieran a las fuerzas occidentales y no a las soviéticas, porque sabía lo que el cautiverio soviético significaría para sus soldados

PUBLICIDAD

Puede sorprender que Dönitz, el único líder de la Alemania nazi que sobrevivió a la guerra, no fuera ejecutado. Más bien fue condenado a 10 años de prisión. Murió a la edad de 89 años en 1980 en un pequeño pueblo de Alemania Occidental.

El coronel general Alfred Jodl, que firmó la rendición en nombre de Alemania en Reims el 7 de mayo, no vivió mucho tiempo después. En Nuremberg fue declarado culpable de varios delitos graves, entre ellos apoyar el uso de mano de obra esclava en los campos de concentración y atentar contra la población civil tanto en Rusia como en Noruega. Fue condenado a muerte y ejecutado en Nuremberg el 16 de octubre de 1946.

El mariscal de campo Wilhelm Keitel fue ejecutado el mismo día. Era el Comandante Supremo de las Fuerzas Armadas alemanas y también firmó el acuerdo de rendición, en Berlín. Aunque su papel fue simbólico, durante los juicios de Núremberg se le declaró cómplice de las atrocidades masivas y los crímenes de guerra cometidos en nombre del Tercer Reich, incluido el genocidio de judíos

Firmó las dos órdenes (Decreto Noche y Niebla y la Orden de Comandos). La primera aprobaba el asesinato de miles de combatientes de la resistencia y la segunda el asesinato de tropas aliadas de operaciones especiales, aunque fueran capturadas en uniforme.

6. No todas las fuerzas alemanas se enteraron de la rendición

La noticia de la rendición no llegó a todos los miembros de las fuerzas alemanas. Hubo algunas unidades aisladas que siguieron luchando en Noruega y Dinamarca, pero el caso más extremo fue el del personal de una estación meteorológica, que se rindió oficialmente unas semanas después de que los japoneses depusieran formalmente las armas.

PUBLICIDAD

Los aliados tardaron en liberar cada pequeño rincón de Europa, como Alderney -la más aislada y septentrional de las Islas del Canal-, que fue recuperada por los soldados de la Task Force 135 del Reino Unido el 16 de mayo. No encontraron resistencia por parte de los soldados alemanes en esta isla completamente desierta (los habitantes fueron evacuados el 30 de junio de 1940, antes de la llegada de los nazis). Durante los siete meses siguientes, los soldados británicos y los prisioneros alemanes trabajaron juntos para preparar la isla para el regreso de la población, limpiando campos de minas, reconstruyendo casas y restaurando iglesias.

Charles Brown
El Brigadier Snow y miembros de la Task Force 135 reciben a las fuerzas alemanas en Batterie Annes en el Giffoine, Alderney, en mayo de 1945.Charles Brown

La unidad alemana que más tiempo "sirvió" fue el personal de una estación meteorológica en Nordaustlandet, una de las islas septentrionales más remotas de Svalbard (Noruega). Se creó en septiembre de 1944 con una tripulación de 11 personas, bajo el nombre de Operación Haudegen. Su tarea consistía en transmitir cinco veces al día previsiones meteorológicas cifradas al mando naval alemán en Tromsø. 

El 8 de mayo de 1945 recibieron un mensaje de sus comandantes comunicándoles que Alemania se había rendido y que la guerra había terminado. Entre otras órdenes, les dijeron que destruyeran los documentos secretos, pero no mucho más que eso. Tras intentar ponerse en contacto con su base en vano, intentaron transmitir sus coordenadas a los aliados para evitar quedarse solos en el frío..

Por fin obtuvieron respuesta a finales de agosto, cuando la marina noruega envió un barco cazador de focas que llegó a la estación la noche del 3 de septiembre. Los noruegos y los alemanes, que se alegraron de poder rendirse por fin, compartieron una comida, durante la cual el oficial al mando alemán entregó su pistola reglamentaria al capitán del barco cazador de focas. La unidad de 11 hombres pasó tres meses junta en Tromsø, pero al final se separaron cuando unos fueron enviados a Alemania Oriental y otros a la Occidental.

AP Photo
Wilhelm Keitel da la espalda y habla con Alfred Jodl durante uno de los juicios de Núremberg, Karl Dönitz al borde de la fila superiorAP Photo

7. El Día de la Victoria de Rusia, el 9 de mayo, se convirtió en una de sus fiestas más importantes.

El primer desfile de la victoria rusa tuvo lugar el 24 de junio de 1945. Stalin dio el papel protagonista al mariscal Zhúkov, que aceptó el desfile en la Plaza Roja de Moscú, adonde llegó montado en un caballo blanco en lugar de en coche. El desfile terminó con 200 soldados que portaban banderas y estandartes nazis, los arrojaron al suelo del pedestal del Mausoleo de Lenin y los destruyeron. Este gesto simbólico demostró que, para los soviéticos, ese día no sólo marcaba el final de la guerra, sino también su victoria sobre el nazismo. Por eso también hay tantas especulaciones sobre lo que hará el Presidente Vladimir Putin para el desfile de este año, ya que el Kremlin ha justificado su llamada "operación militar" en Ucrania como un intento de destruir a los supuestos neonazis del país.

PUBLICIDAD

Hasta 1995, el desfile sólo se celebraba en los años jubilares. Fue el Presidente Boris Yeltsin quien lo convirtió en un acontecimiento anual. A lo largo de los años, Moscú ha recibido a cientos de líderes y políticos extranjeros para celebrar el Día de la Victoria. El mayor desfile con más invitados internacionales tuvo lugar en 2005: más de 150 dignatarios extranjeros, entre ellos 50 jefes de Estado, se reunieron en la capital para celebrar el 60 aniversario de la victoria sobre la Alemania nazi.

Compartir esta noticiaComentarios

Noticias relacionadas

Polonia | Descendientes de víctimas nazis piden indemnizaciones a dos empresas alemanas

Curiosidades sobre el día de la Victoria: ¿qué es y por qué es importante en Rusia?

La invasión rusa de Ucrania marca la conmemoración del 'Día de la Victoria' en Europa