EventsEventosPodcasts
Loader
Encuéntranos
PUBLICIDAD

Hallan cuatro espadas romanas de 1.900 años de antigüedad "excelentemente conservadas" en una cueva del Mar Muerto

Las armas, de 1.900 años de antigüedad, fueron descubiertas en el interior de una cueva con vistas a la masa de agua.
Las armas, de 1.900 años de antigüedad, fueron descubiertas en el interior de una cueva con vistas a la masa de agua. Derechos de autor  Ohad Zwigenberg AP Photo
Derechos de autor  Ohad Zwigenberg AP Photo
Por Rebecca Ann Hughes
Publicado
Compartir esta noticiaComentarios
Compartir esta noticiaClose Button
Este artículo se publicó originalmente en inglés

Los arqueólogos creen que las armas fueron arrebatadas al ejército romano y escondidas en la cueva por rebeldes de Judea.

PUBLICIDAD

Cuatro espadas romanas en excelente estado de conservación fueron halladas por investigadores israelíes cerca del Mar Muerto.

Las armas, de 1.900 años de antigüedad, fueron descubiertas en el interior de una cueva, con vistas al mar.

Tres de las cuatro espadas, de entre 60 y 65 cm de longitud, aún estaban guardadas en sus vainas de madera.

Las espadas fueron descubiertas en una grieta casi inaccesible por un equipo de fotógrafos que documentaban una inscripción.

Los arqueólogos creen que las armas fueron arrebatadas al ejército romano y escondidas en la cueva por rebeldes de Judea.

"Se trata de un descubrimiento emocionante, que remite a un momento concreto en el tiempo", declaró en un comunicado Eli Escusido, director de la Autoridad de Antigüedades de Israel (IAA).

Explicó que las áridas condiciones del desierto en torno al Mar Muerto han permitido conservar objetos que no habrían sobrevivido en otros lugares de Israel.

"Se trata de una cápsula del tiempo única, en la que fragmentos de pergaminos, monedas de la Revuelta Judía, sandalias de cuero y ahora incluso espadas en sus vainas, afilan como si acabaran de ser escondidas hoy", añadió.

Hace cincuenta años se descubrió en una cueva situada en un acantilado sobre el Mar Muerto una estalactita con una inscripción parcial en tinta en escritura hebrea antigua.

El arqueólogo Asaf Gayer de la Universidad Ariel, el geólogo Boaz Langford de la Universidad Hebrea de Jerusalén y el fotógrafo Shai Halevi del IAA visitaron recientemente la cueva para emplear la fotografía multiespectral con el propósito de revelar partes de la inscripción que no son visibles a simple vista.

Al examinar el nivel superior de la cueva, Gayer encontró una jabalina romana en una estrecha grieta.

Tras informar del hallazgo, regresaron con otro equipo para realizar excavaciones durante las cuales se desenterraron las cuatro espadas.

Las tres armas que aún conservaban sus vainas de madera fueron identificadas como spatha romanas, o espadas largas, mientras que la cuarta, más corta, fue identificada como espada de pomo anular.

"Cada una de ellas puede contar toda una historia", afirmó Guy Stiebel, arqueólogo de la Universidad de Tel Aviv especializado en historia militar romana.

"También reflejan un relato mucho más amplio de todo el Imperio Romano, y el hecho de que desde una pequeña cueva en un lugar muy remoto en los confines del Imperio podamos arrojar luz sobre esos mecanismos es la mayor alegría que puede tener un científico", afirmó.

Compartir esta noticiaComentarios

Noticias relacionadas

¿Por qué está Donald Trump obsesionado con Hannibal Lecter?

Polémica retirada de la campaña de Adidas y Bella Hadid tras la presión de Israel

Una canción de Missy Elliott ha sido enviada al espacio: Breve historia de la música extraterrestre