EventsEventosPodcasts
Loader
Encuéntranos
PUBLICIDAD

Muere Fernando Botero, el pintor y escultor colombiano tenía 91 años

Botero delante de uno de sus cuadros que denunciaba las torturas en la prisión de Abu Graib en Irak
Botero delante de uno de sus cuadros que denunciaba las torturas en la prisión de Abu Graib en Irak Derechos de autor FRANCOIS MORI/AP2005
Derechos de autor FRANCOIS MORI/AP2005
Por Feyruz con EFE
Publicado Ultima actualización
Compartir esta noticiaComentarios
Compartir esta noticiaClose Button
Copia/pega el link embed del vídeo de abajo:Copy to clipboardCopied

El artista seguía pintando en su estudio hasta que sufrió una neumonía por la que tuvo que ser ingresado hace unos días; reconocido internaciomalmente nunca olvidó su ciudad natal Medellín donando casi 200 de sus obras

PUBLICIDAD

Era el artista que pintaba o esculpía figuras voluminosas, "no gordas", como solía aclarar.

Fernando Botero, ha muerto a los 91 años, en su domicilio de Mónaco, según su hija Lina Botero, quien añadió que "llevaba cinco días bastante delicado de salud porque había desarrollado una neumonía" por la que fue hospitalizado.

Fernando Botero Angulo, nacido el 19 de abril de 1932, vivía desde hace años en la ciudad italiana de Pietrasanta donde hasta sus últimos días mantuvo su taller.

Natural de Medellín, este colombiano convirtió su peculiares personajes en universales, pero no olvidó su ciudad a quien donó unas 200 obras, la mayoría expuestas en el museo de Antioquia.

"Su vida, su obra, su amor por Medellín y Colombia perdurarán por siempre. Medellín decreta siete días de luto y rendirá homenaje desde Plaza Botero y demás sitios dónde su legado permanecerá por siempre", anunció el alcalde.

Luis Benavides /AP
Algunas de las obras, donadas por Botero, expuestas en el museo de Antioquia en MedellínLuis Benavides /AP

La obra de Botero está también muy presente en la Casa de Nariño, sede de la presidencia colombiana, donde los visitantes pueden ver "La paloma de la paz", una escultura blanca y regordeta que hizo con motivo de la firma del acuerdo de paz con la guerrilla de las FARC en 2016.

El expresidente Álvaro Uribe, coterráneo del artista, lo recordó este viernes en las redes sociales como "un grande", que "dio buen nombre a la patria, enalteció la cultura. Gracias Maestro Botero".

Reconocimiento internacional

Botero ganó numerosos reconocimientos internacionales, entre los cuales destaca el premio Guggenheim International en 1957, que le supuso exponer en el Guggenheim Museum de Nueva York y ya hacerse un nombre en todo el mundo del arte.

Otro hito en su trayectoria fue 1961, cuando el MoMa de Nueva York adquirió "La Mona Lisa de doce años".

En 1969 realizó su primera gran exposición en la galería Claude Bernard de París y en 1972 en la Marlborough Gallery de Nueva York. Al año siguiente se trasladó a París, donde realizó sus primeras esculturas, que mostró por primera vez en la Feria de Arte de la capital francesa.

Sus obras han protagonizado millonarias subastas, como en 2022, cuando la escultura "Hombre a caballo" logra en Christie's 4,3 millones de dólares.

Botero y España

Fernando Botero llegó a España con 20 años "como un estudiante de arte pobre" que se dedicó a copiar a los grandes del Museo del Prado, pero años más tarde este país se rindió a su arte, ante sus "gordas", ante sus toreros, ante esas creaciones que son ya parte de esta iconografía.

Estudió en la Real Academia de Arte de San Fernando, en Madrid, recordó su hija Lina Botero en 2020, cuando la capital de España acogió su trabajo hecho durante más de medio siglo en la exposición "Botero, 60 años de pintura'.

Una de las tres grandes exposiciones que dedicó España a este artista y en la que a través de 67 obras de gran formato se mostró la más completa obra del pintor y escultor colombiano.

Pero fue quizá en 1994 cuando Botero se convirtió en parte del paisaje español, más en concreto de Madrid, de la mano de la exposición de escultura al aire libre "Botero en Madrid", muestra en la que tras una encuesta popular fue elegida "Mujer con espejo" como regalo del artista a la ciudad.

Un ejercicio de generosidad que le dio a conocer entre los neófitos del arte y al que le siguieron más éxitos.

En 1992, Sevilla acogió la exposición "La Corrida", dedicada a la tauromaquia, un arte que para él "existirá siempre".

"Habrá algún lugar en los que se prohíba, pero los toros existirán siempre, porque forman parte de la cultura española y universal", sentenció este artista, que decía sentirse "muy colombiano" aunque vivía en Europa.

PUBLICIDAD
ZOE SELSKY/AP1997
Botero posa ante su cuadro 'La Corrida'ZOE SELSKY/AP1997

Aunque no fueron muchas las exposiciones del creador del "Boterismo" en España, cabe destacar también otras grandes muestras, la que en 1987 le dedicó el Museo Reina Sofía de Madrid al colombiano: "Fernando Botero: Pinturas. Dibujos. Esculturas", y la que en 2012 le llevó al Museo de Bellas Artes de Bilbao con motivo de su 80 cumpleaños.

Una actual exposición en Murcia

Botero también es protagonista en Murcia desde este jueves, porque abrió sus puertas "Sensualidad y melancolía", exposición donde se muestra su evolución artística a través de obras de diversas épocas que van desde los años 70 hasta creaciones más recientes.

El Gobierno español también reconoció su arte en 2007 al otorgarle la Gran Cruz de la Orden de Isabel la Católica

Casado tres veces, y marcado por la tragedia de perder un hijo de cuatro años

Botero se casó tres veces. Su primera mujer fue Gloria Zea, entre 1955 y 1960, y tuvieron tres hijos. En 1964 contrajo matrimonio con Cecilia Zambrano, con la que tuvo a su cuarto hijo, Pedrito (1970-1974) y se divorciaron en 1975. Desde 1978 estaba casado con la pintora y diseñadora de joyas de origen griego Sofía Vari, quien falleció en mayo de este año.

Un momento que cambió su vida y su obra, ocurrió en 1974 cuando falleció su hijo, Pedrito, de cuatro años, en un accidente de tránsito en Madrid en el que el artista casi pierde una mano.

PUBLICIDAD

El dolor -tanto físico como psicológico- fue tan profundo que este fatídico momento marcó una etapa compleja de su obra, de cerca de un año, en la que se dedicó única y exclusivamente a pintar a su hijo.

Compartir esta noticiaComentarios

Noticias relacionadas

Arte | 'Sensualidad y melancolía', la retrospectiva más personal de Fernando Botero

Fernando Botero, el artista de la desmesura, cumple 90 años

Fernando Botero: "La sensualidad de las formas produce una excitación especial cuando se mira un cuadro"