¿Comprarías arte por WhatsApp? Artistas y coleccionistas buscan nuevas formas de vender arte

Dos jovenes asisten a una subasta de Maza Art en Madrid
Dos jovenes asisten a una subasta de Maza Art en Madrid Derechos de autor Martin Meissner/AP
Derechos de autor Martin Meissner/AP
Por Jaime Velazquez
Compartir esta noticiaComentarios
Compartir esta noticiaClose Button
Copia/pega el link embed del vídeo de abajo:Copy to clipboardCopied

Mientras 200 galerías y más de 350 grandes coleccionistas se reúnen en ARCO, la mayor feria de arte del mundo hispano, jóvenes creadores y comisarios independientes encuentran nuevos formatos para acercarse al público al margen de los circuitos convencionales.

PUBLICIDAD

ARCO, la mayor feria de arte de España regresa a Madrid en su 43ª edición con más de 200 reputadas galerías nacionales e internacionales y 350 coleccionistas invitados que recorren estos días los pabellones del recinto ferial en busca de un flechazo por alguna de las piezas expuestas en el certamen.

Las compras en ARCO suelen ser acaparadas por fundaciones, instituciones públicas, empresas o grandes coleccionistas de arte con el poder adquisitivo suficiente para pagar hasta 3,3 millones de euros por un Miró, 2,5 millones por un Picasso o algo más de un millón por una escultura de Chillida.

Pero al margen de las grandes galerías, y las grandes cifras que se manejan en ARCO, artistas emergentes y nuevos coleccionistas buscan nuevas formas y lugares donde comprar y vender arte.

Manuel Sánchez-Blanco, ingeniero de profesión, acaba de adquirir una obra de Arturo Méndez. Pero no lo ha hecho en una galería, sino en una subasta a través de whatsapp

“No tengo acceso al mundo del arte ni a cuadros de artistas emergentes, y la verdad es que es una forma de conocer obras y tener acceso a ellas de una forma más divertida, más dinámica y también a buen precio”, explicó a Euronews.

El artista Nacho Vergara, fundador del proyecto, creó las ‘subwhatsapps’ inicialmente para una campaña de 'fundraising'. “Hace casi un año comencé el grupo de whatsapp para hacer promoción de una campaña de kickstarter con el objetivo de autoeditar un catálogo para una exposición. Para ayudar a la financiación se me ocurrió subastar una obra mía por el grupo empezando las pujas desde cero y se acabó vendiendo por 375”, recordó Vergara.

“Al final por muy poquito no salió la campaña de kickstarter pero me quedé con un grupo de whatsapp con doscientas personas que de alguna manera estaban interesadas en arte. No sabía exactamente qué quería hacer con ese grupo pero tenía claro que había que transformarlo en algo”.

Desde entonces, el grupo de whatsapp ha crecido hasta reunir a quinientas personas que siguen cada semana la subasta de obras de un artista distinto. Las ‘subwhatsapps’ han vendido por este innovador canal obras de creadores con proyección como Diocles Laime Montaño, Jacobo Alcalde o Marta Qin.

Para los artistas las subastas por whatsapp se han convertido en un vehículo para conectar con nuevos compradores de arte que a menudo permanecen al margen del circuito de galerías y ferias, pero también de promoción de su trabajo.

El artsitas Nacho Vergara, en una composición fotográfica propia
El artsitas Nacho Vergara, en una composición fotográfica propiaCortesía de Nacho Vergara

Nuevas formas de vender arte

“Desde hace unos años Instagram se ha convertido en la forma de exposición más usada. A veces es un medio de venta pero suele funcionar como carta de presentación. En varios casos gente que no se ha llevado la pieza en subasta me ha escrito para comprar obra aparte al artista”, explicó Nacho Vergara a Euronews.

El éxito de las subwhatsapps, destacó su fundador, reside en la confianza de los compradores en la selección de obras y artistas. “Uno de los grandes miedos de la gente a la hora de comprar arte es que, como ellos mismos dicen, 'no entienden de arte'. En la mayoría de los casos tienen toda la razón del mundo. Entender de arte es muy complejo”, añadió Vergara.

Uno de los grandes miedos de la gente a la hora de comprar arte es que, como ellos mismos dicen, 'no entienden de arte'
Nacho Vergara
Fundador de las 'subwhatsapps'

“Yo, al ser pintor y al haber estado viendo pintura día sí y día también tengo el ojo educado a saber de un vistazo qué es bueno, qué está bien y qué es mediocre. Así que mi labor aquí es elegir artistas que, primero, hagan buena pintura, y, segundo, que tengan un recorrido avalado por el mundillo del arte. Hago mi investigación para que los pujantes -yo los llamo Subwhatseños- estén tranquilos de que lo que se llevan tiene calidad y respaldo detrás”.

La ‘gamificación’ del arte

Las subastas, ya sean en formato virtual o físico, han ganado popularidad entre un público para que el proceso de compra forma también parte de la experiencia artística. Los jóvenes que se inician en el coleccionismo de arte reclaman también espacios alejados de las galerías convencionales que a menudo les son ajenas.

Antonio Yera, formado en Londres en la casa de subastas Chrtistie’s, decidió fundar hace apenas dos años Maza Art; una casa de subastas adaptada a las nuevas demandas del comprador.

“Nuestras subastas tienen elementos tradicionales, como es el subastador, las palas, el atril, los incrementos de puja… Pero luego se realiza todo de una forma mucho más dinámica y divertida. En vez de estar la gente sentada y con una actitud como muy seria, aquí la gente está de pie, está tomando un vino, una cerveza, un gin tonic, y hay un ambiente mucho más desenfadado”, explicó el fundador de Maza a Euronews.

Muchos de los coleccionistas, o del público que viene a las subastas de Maza, vienen interesados tanto por el arte contemporáneo que ofrecemos como por la experiencia que envuelve a todo el evento, que es la propia subasta
Antonio Yera
Fundador de Maza Art

“Muchos de los coleccionistas, o del público que viene a las subastas de Maza, vienen interesados tanto por el arte contemporáneo que ofrecemos como por la experiencia que envuelve a todo el evento, que es la propia subasta”.

Maza realiza una subasta cada dos meses, cada vez en un espacio distinto y con estricta invitación, donde se coloca un ‘pop-up gallery’ donde los asistentes pueden ver las obras disponibles. En la última edición, que coincidió con ARCO, asistieron más de un centenar de personas.

“Son nuevos coleccionistas que hasta ahora estaban un poco perdidos en el mundo del arte contemporáneo y no sabían ni siquiera a qué lugares podían acudir para adquirir su primera pieza, pues nosotros se lo ponemos muy fácil”.

PUBLICIDAD

Algunas de las obras subastadas, destacó Yera, han llegado a incrementar su valor en un 300% al cabo de los meses, pero muchos de los asistentes a los eventos de Maza no acuden con la idea de comprar arte como una inversión.

“Están buscando piezas únicas para llevárselas a casa o para ampliar su colección de una forma que los diferencie. Muchos compran aquí su primera obra como coleccionistas, y en ese sentido tiene un valor que probablemente nunca la venderán”, añadió Yera.

Compartir esta noticiaComentarios

Noticias relacionadas

El fraude de los falsos Banksy fabricados en Zaragoza y vendidos por toda Europa

Vuelve a Madrid Arco 2024 la mayor Feria de arte de España con una notable participación femenina

Los reyes Felipe VI y Letizia inauguran la 43ª edición de ARCO en Madrid