This content is not available in your region

Madrid construye una muralla verde contra el cambio climático

euronews_icons_loading
Madrid construye una muralla verde contra el cambio climático
Derechos de autor  from video
Por Jaime Velázquez
Tamaño de texto Aa Aa

Para luchar contra el cambio climático y la polución, Madrid está construyendo una muralla verde a su alrededor. Un bosque urbano de 75 kilómetros con casi medio millón de nuevos árboles.

Mariano Fuentes, delegado del Desarrollo Urbano del Ayuntamiento de Madrid resalta los beneficios de este proyecto.

"Lo que queremos es mejorar la calidad del aire de toda la ciudad, combatir la isla de calor que se está produciendo en el interior de la ciudad, absorber las emisiones generadas por la ciudad y conectar todas masas forestales que ya existen en Madrid."

El proyecto pretende también recuperar parcelas degradadas atrapadas entre carreteras y edificios, para absorber 175.000 toneladas de CO2 al año.

Cuando esté terminada, la ‘muralla verde’ de la capital de España será parecida a un bosque de árboles autóctonos capaces de absorber CO2 pero también el calor generado por la actividad humana. La temperatura debajo de las copas de estos árboles es dos grados menor que en el resto de la ciudad.

El bosque urbano de Madrid es parte de una estrategia de 360 grados para hacer a las ciudades más sostenibles, más allá de las meras restricciones de tráfico en el centro.

El Madrid del futuro ya está aquí como destaca Mariano Fuentes, delegado del Desarrollo Urbano del Ayuntamiento de Madrid.

"Tiene que ser una estrategia global; no es sólo los coches, sino una estrategia de peatonalización, de creación de corredores ambientales en todos los distritos; y sobre todo, vincular a la ciudadanía con esa cultura ambiental que yo creo que es más que necesaria para todas las ciudades y hacer frente al futuro en las mejores condiciones".

Mientras la desertificación llama a las puertas del sur de Europa, el bosque urbano de Madrid pretende ser una medida de mitigación pero también adaptación al cambio climático.

Pero este proyecto de futuro es también un regreso al pasado, al utilizarse árboles autóctos, como subraya Daniel González, arquitecto y asesor urbano.

"No es un parque, porque los requerimientos eran que precisara un bajo requerimiento hídrico, que se utilizaran árboles autóctono y nuevas formas de mantenimiento. Porque al final una infraestructura como esta necesita un conservación que sea la mínima posible para que sea sostenible en el tiempo."

Las ciudades consumen dos tercios de la energía a nivel global y causan tres cuartos de la emisiones de gases de efecto invernadero en todo el mundo.

Desde las restricciones de tráfico y la promoción de la bicicleta, hasta plantar árboles o buscar nuevas fuentes de energía, las ciudades ya han comenzado su transformación en todo el planeta. Porque serán las más afectadas por el cambio climático, pero también son una parte esencial de la solución.