EventsEventosPodcasts
Loader
Encuéntranos
PUBLICIDAD

Polémica en torno al cultivo español de fresas en el entorno del Parque Nacional de Doñana

Dried strawberry plants are pictured near the Donana National Park, in Almonte, Spain 25 April 2023.
Dried strawberry plants are pictured near the Donana National Park, in Almonte, Spain 25 April 2023. Derechos de autor REUTERS/Marcelo del Pozo/File Photo
Derechos de autor REUTERS/Marcelo del Pozo/File Photo
Por Angela Symons con Reuters
Publicado Ultima actualización
Compartir esta noticiaComentarios
Compartir esta noticiaClose Button

En marzo, el Gobierno regional aprobó un proyecto de ley que legaliza la ocupación de tierras para el cultivo intensivo de fresas de regadío.

PUBLICIDAD

El cultivo de fresas cerca de los frágiles humedales españoles de Doñana está provocando una encendida polémica.

Un reciente proyecto de ley ha legalizado la ocupación informal de tierras por parte los cultivadores de fresas. Los ecologistas advierten de que esta medida devastará la ya amenazada zona de conservación cercana.

A principios de este mes, una campaña de consumidores alemanes pidió a los supermercados que boicotearan las bayas cultivadas cerca de las marismas.

La prolongada sequía y la irrigación ilegal han secado este paraíso natural del suroeste del país. Los científicos afirman que las necesidades de agua de los cultivadores de bayas agravando ahora mucho más el problema.

Hasta el pasado miércoles, 150 000 personas habían firmado a favor de la campaña en la web alemana de peticiones Campact. Desde la asociación española de productores de fresas Interfresa califican la misma de "insidiosa y perjudicial para el sector de la fresa y los frutos rojos".

¿Qué ocurre en Doñana?

El parque nacional de Doñana se asienta sobre una reserva de agua subterránea de 2700 km2, una de las mayores de Europa, con una superficie casi dos veces mayor que Londres.

Mientras España sufre una sequía y un calor inusuales, las lagunas y la biodiversidad del parque se agotan.

Este año, España ha registrado el mes de abril más seco y caluroso desde que se tienen registros, y otras muchas zonas también han vivido un mayo de récord. Amplios terrenos del país están bajo alerta por sequía, y algunos se enfrentan a una situación de emergencia en cuanto a disponibilidad de agua se refiere.

Desde la década de 1960, los humedales también se ven amenazados por la agricultura intensiva en los alrededores, ya que los invernaderos y las tuberías toman el agua de pozos, en algunos casos, perforados ilegalmente.

Esto provoca, entre otras cosas y según explican los científicos Luis Santamaría y Julia Martin-Ortega en un artículo publicado en Nature Water, "una profunda escasez y contaminación de las aguas superficiales, sobreexplotación de las aguas subterráneas, sobrepastoreo y recurrentes incendios forestales".

Las masas de agua permanentes de la zona de conservación se están reduciendo y la vegetación de las marismas se está deteriorando. "Este patrón de degradación incesante está llegando a un punto de no retorno", añaden los científicos.

En marzo, el Gobierno regional aprobó un proyecto de ley que legalizaba la ocupación informal de tierras para el cultivo intensivo de fresas de regadío. Unas semanas más tarde, también dio a conocer una evaluación de impacto ambiental positiva para una gran urbanización y un campo de golf que agotarían aún más el agua de Doñana.

Científicos, conservacionistas y el Gobierno central han criticado duramente el proyecto de ley agrícola.

"No sólo no facilita la tan necesaria acción urgente para revertir la situación, sino que, combinada con otras políticas erróneas, compromete los esfuerzos pasados y presentes para garantizar la supervivencia a largo plazo de Doñana", escribieron Santamaría y Martin-Ortega.

¿Por qué pide Alemania el boicot a la fresa española?

El cultivo de la fresa, que consume mucha agua, también ha provocado un encendido debate en Alemania.

PUBLICIDAD

En este país se señala el enorme volumen de fresas españolas que se venden en el país y se pide a Edeka, Lidl y otros supermercados que dejen de vender bayas importadas cultivadas cerca del santuario de fauna amenazada.

La provincia de Huelva, donde se encuentra el parque, produce el 98 % de los frutos rojos de España y el 30 % de los de la Unión Europea. Se trata del mayor exportador mundial de fresas.

Los cultivadores de fresas niegan haber recurrido al riego ilegal

Interfresa niega que los agricultores estén utilizando agua de fuentes ilegales en el parque nacional, o que se estén bombeando enormes cantidades de agua, como afirma la petición. Añade que utilizan técnicas de vanguardia para garantizar un uso eficiente del agua.

Interfresa afirma también que las explotaciones más cercanas a Doñana están a 35 kilómetros, y que la gran mayoría de las empresas del sector de las bayas se encuentran a 100 kilómetros o más de la zona. Esto significa, afirma la organización, que sólo una pequeña parte de las explotaciones utilizaría el sistema de riego que se legalizará si se aprueba la ley.

PUBLICIDAD

El mes pasado, 26 personas fueron detenidas por explotar pozos ilegales para cultivar frutas tropicales en la zona andaluza de la Axarquía, azotada por la sequía, a 260 kilómetros al este de Doñana.

Compartir esta noticiaComentarios

Noticias relacionadas

¿Evitarán los planes de España que Doñana se seque?

Un grupo de oenegés entrega 260.000 firmas a la Comisión Europea para proteger Doñana

Sequía y olas de calor: el humedal español de Doñana se reduce