La grave sequía en el Parque Nacional de Doñana obliga a los arroceros a dejar de sembrar

La grave sequía en el Parque Nacional de Doñana obliga a los arroceros a dejar de sembrar
Derechos de autor euronews
Por Euronews en español
Compartir esta noticiaComentarios
Compartir esta noticiaClose Button
Copia/pega el link embed del vídeo de abajo:Copy to clipboardCopied

España ha lanzado una petición urgente a la Comisión Europea para que aumente las ayudas a los agricultores necesitados.

PUBLICIDAD

Los flamencos gozan cada vez de menos lagunas en el Parque Nacional de Doñana, el famoso paraíso europeo de las aves, en el sur de España.

El planeta se está calentando, y los datos de Sergio González, guía de fauna salvaje, son desoladores: cada vez se reproducen menos aves y sobreviven menos especies. La biodiversidad de Doñana está amenazada.

"Lo más importante de Doñana es que se encuentra en medio de las rutas migratorias de las aves", recuerda González.

Doñana cuenta también con 37 000 hectáreas de arrozales. Un sofisticado sistema de estaciones de bombeo canaliza el agua del río Guadalquivir hacia los campos. Las autoridades conceden cada año una cantidad exacta de agua a los distintos usuarios. Pero hay un problema...

"Estas zonas son de arrozales", nos explica González enseñándonos un mapa. "En los últimos tres años no ha llegado demasiada agua dulce al océano Atlántico desde los embalses de la sierra. El agua salada llegó más cerca. Este año, el porcentaje de sal en un litro de agua de riego es de unos tres gramos, y eso es demasiado para el arroz".

Sector paralizado

Desde hace tres años, el calor seco se cierne sobre la finca arrocera de José Daniel Carbonell, presidente del sindicato de agricultores del lugar. En 2022, la situación hidrológica se volvió crítica: José y sus compañeros recibieron un 70 % menos de agua. El sindicato de arroceros, encabezado por José, decidió cultivar sólo el 30 % de sus arrozales. 

"Este año, el déficit hídrico es aún mayor", revela José. "Por ello, se ha decidido darnos sólo el 11 % del volumen de agua disponible. Y en el sector arrocero de los alrededores de Sevilla, se ha decidido no plantar arroz en absoluto".

España ha lanzado una petición urgente a la Comisión Europea para que aumente las ayudas a los agricultores necesitados.

"Se trata de un suelo arcilloso, que está seco, y lo que hace es que crea pequeños terrones, lo que impide el cultivo de cualquier cereal u hortícola", nos muestra José mientras nos muestra la tierra seca. "Aquí en las marismas del Guadalquivir lo único que puede crecer es el arroz, pero sólo inundando la zona".

José nos invita a su almacén, donde todavía se guarda algo de arroz de la cosecha del año pasado. Este año, todo el sector estará paralizado. Son malas noticias para la comunidad rural de Isla Mayor, un pueblo fundado hace un siglo para la colonización de las marismas del río Guadalquivir con cultivadores de arroz.

"La situación es lamentable", reconoce José, "y posiblemente catastrófica para algunos agricultores".

Compartir esta noticiaComentarios

Noticias relacionadas

¿Evitarán los planes de España que Doñana se seque?

THE CUBE | La estela "química" de los aviones y otros bulos de los negacionistas climáticos

La izquierda centra en la vivienda uno de sus ejes de campaña para las Europeas