EventsEventosPodcasts
Loader
Encuéntranos
PUBLICIDAD

Fairphone, por una telefonía móvil más beneficiosa para las personas y el planeta

La gente usa sus teléfonos mientras está sentada en un banco del parque en South Park el viernes 13 de abril de 2018, en San Francisco, California
La gente usa sus teléfonos mientras está sentada en un banco del parque en South Park el viernes 13 de abril de 2018, en San Francisco, California Derechos de autor Lea Suzuki/San Francisco Chronicle
Derechos de autor Lea Suzuki/San Francisco Chronicle
Por Euronews en español
Publicado
Compartir esta noticiaComentarios
Compartir esta noticiaClose Button
Copia/pega el link embed del vídeo de abajo:Copy to clipboardCopied

Lanzados por una empresa neerlandesa en 2012, el punto fuerte de estos smartphones es que sus piezas son accesibles y fácilmente reparables.

PUBLICIDAD

Los teléfonos móviles superarán en número a los seres humanos en dos a uno en los próximos dos años, alcanzando la impresionante cifra de 18 000 millones en 2025.

De los aproximadamente 1500 millones de teléfonos que se venden cada año, sólo se recicla el 20 %.

La mayoría de nosotros somos conscientes de esta creciente montaña de residuos electrónicos, y también de lo que significa: minas donde se entierran derechos humanos en busca de los minerales que necesitamos para nuestros smartphones.

Pero con los teléfonos en el centro de nuestras vidas, es casi inevitable ignorar el daño que hacen. Los males de la industria de la telefonía móvil pueden parecer un ejemplo más de cómo nuestro consumo cotidiano causa daños a distancia, como sucede con nuestro apetito por los aguacates o nuestra inclinación por la moda rápida.

Pero siempre hay alternativas. Incluso en este sistema globalizado hay espacio para ser un consumidor ético, y en el caso de los teléfonos existe uno que está a la cabeza en datos medioambientales y sociales: el Fairphone.

Lanzado por una empresa social neerlandesa en 2012, el punto fuerte de este teléfono es que sus piezas son accesibles —y por tanto reparables— con un simple destornillador.

Fairphone también ha puesto especial cuidado en obtener todos sus materiales de la forma más consciente posible.

Más de cinco años de uso

Con la Semana Verde de la Unión Europea arrojando luz sobre la economía circular, Euronews ha podido hablar con Monique Lempers, directora de Innovación de Impacto de Fairphone, para conocer la perspectiva interna de la industria.

"Desgraciadamente, el tiempo medio que un usuario le da a su teléfono es sólo de dos a tres años", afirma Lempers.

Dado que la mayor parte de las emisiones de CO2 de un teléfono se liberan en la fase de producción —alrededor del 75 %—, esta vida tan breve tiene, según Lempers, "un impacto inmenso".

Fairphone se esfuerza por alargar la vida útil de un teléfono más allá de los cinco años, es decir, el doble de la vida media actual.

Para ello, su dispositivo modular es fácilmente reparable. "Tenemos vídeos en YouTube en los que niños lo reparan en dos minutos", explica. "Así que debería ser realmente posible para cualquiera". También se pueden intercambiar nuevos componentes.

Fairphone calcula que en en 2022 evitó 999 toneladas de CO2, en gran parte gracias a la prolongación de la vida útil de sus teléfonos. Eso equivale a las emisiones generadas por su consumo de electricidad de 650 hogares neerlandeses en un año.

¿Cómo hacer que tu teléfono dure más?

El primer consejo de Lempers es resistirse a la seducción de los anuncios. Por supuesto, es más fácil decirlo que hacerlo cuando el nuevo y reluciente iPhone se cierne sobre nosotros en vallas publicitarias, con nuevas y mejores propiedades. Pero, recuerda Lempers, "a menudo la diferencia técnica no es tan grande. Sobre todo en los últimos años. Los teléfonos han llegado a ser bastante comparables".

Lempers recuerda a sí mismo que reparar un teléfono estropeado y dejarlo como nuevo puede ser menos caro de lo que uno piensa. Y si el teléfono ya no funciona tan bien, siempre será más sostenible actualizar el software o probar con una batería nueva que comprar uno nuevo.

PUBLICIDAD

"Por supuesto, es fundamental conservar y proteger bien el teléfono", reconoce Lempers. "Hay muchos metales preciosos dentro y se ha invertido mucho trabajo en fabricar tu teléfono".

El lado oscuro de la industria telefónica

Arededor de 60 minerales y metales diferentes llegan a nuestros teléfonos inteligentes procedentes de todo el mundo, formando diversos componentes. El oro, por ejemplo, está presente en más de 20 componentes diferentes de un teléfono.

Lempers nos habla de "dos verdades realmente oscuras" cuando hablamos de la industria de los smartphones. La primera es de lo rápido y mucho que nos olvidamos de las millones de personas que extraen estos elementos, a menudo en condiciones extremadamente peligrosas.

"Tenemos que asumir nuestra responsabilidad como industria", afirma. "Por eso se creó Fairphone: para abrir la cadena de suministro y sacar a la luz esas oscuras verdades que se esconden tras nuestra cadena de suministro, y también para aportar soluciones y demostrar que se puede hacer de otra manera".

PUBLICIDAD

Por ello, la empresa ha identificado ya 14 "materiales prioritarios" que trata de obtener en forma reciclada o de minas justas.

Fairphone no elude países como la República Democrática del Congo, donde abundan los minerales conflictivos. "Creemos que la extracción de minerales también puede ayudar realmente a las comunidades pobres de allí a beneficiarse de estas demandas de minerales", explica Lempers.

Pero, eso sí, se aseguran de que el cobalto, por ejemplo, proceda de minas que apoyen el desarrollo y que no contribuyan a conflictos armados.

La mayor parte de la producción tiene lugar en China, donde se fabrican la mayoría de los componentes de los teléfonos. Una vez más, Fairphone cree que puede tener un "impacto positivo" en el país, utilizando su poder adquisitivo para mejorar las condiciones de los trabajadores en la cadena de montaje.

PUBLICIDAD

La basura electrónica

La otra gran verdad es que los residuos electrónicos son el flujo de residuos que más rápido crece en todo el mundo, afirma Lempers. Esto se debe a que estamos acostumbrados a deshacernos de nuestros aparatos electrónicos antes de que se hayan utilizado de forma óptima.

Además, los residuos electrónicos no se procesan bien. "Del 20 % que se recoge, sólo somos capaces de extraer entre el 30 % y el 50 % de los minerales, y el resto se quema o se envía a vertederos", explica la entrevistada.

Fairphone intenta inspirar a la industria para que mejore. Su último modelo, el Fairphone 4, es "neutro en residuos electrónicos", lo que significa que por cada teléfono vendido se reutiliza o recicla otro teléfono al final de su vida útil o un residuo electrónico equivalente.

Hacia una industria telefónica circular

La empresa cuenta con un programa de recogida de piezas viejas de teléfonos, actualmente disponible sólo en Alemania y Francia, pero que pronto se ampliará a otros países.

PUBLICIDAD

Y sigue siendo pionera en el ámbito de los teléfonos inteligentes, con un nuevo servicio piloto en el que los Fairphones pueden alquilarse en lugar de venderse por una cuota mensual.

El enfoque "Fairphone Easy" incentiva a los consumidores a conservar el teléfono durante más tiempo, reduciendo esta cuota con el paso del tiempo. Es lo que Lempers describe como "un modelo de negocio circular ideal".

Compartir esta noticiaComentarios

Noticias relacionadas

¿Por qué ahora se puede utilizar el móvil en los vuelos internos de la UE?

La economía circular de los muebles: de residuo de la construcción a hermosa estantería

'La autopista de los polinizadores': el espacio urbano más verde y útil está en Tallin