EventsEventos
Loader

Find Us

InstagramFlipboardLinkedin
Apple storeGoogle Play store
PUBLICIDAD

Cómo afecta el clima extremo a los agricultores y la fauna de Lituania

Dry, cracked ground.
Dry, cracked ground. Derechos de autor Canva
Derechos de autor Canva
Por Joshua Askew
Compartir esta noticiaComentarios
Compartir esta noticiaClose Button

"Realmente espero que esta sequía sea una llamada de atención", dice un meteorólogo a Euronews Green.

PUBLICIDAD

En los últimos días ha llovido en toda Lituania, pero el país sigue sufriendo una intensa sequía.

Un polvo tóxico azota las calles de la capital, Vilna, mientras que el suelo se ha convertido en ceniza en algunas partes del país.

La hierba es de un amarillo chamuscado y las hojas de algunos árboles empiezan a ponerse marrones.

Para muchos, es alarmante.

La Unión de Agricultores del país prevé que hasta un tercio de las cosechas se perderán en el pequeño país báltico, y el verano está lejos de terminar.

La semana pasada, las autoridades prohibieron visitar algunos bosques por el riesgo de incendios.

"No es normal": Lituania se enfrenta a una grave falta de lluvias

La escasez de precipitaciones forma parte de este complejo y polifacético problema medioambiental.

Desde abril sólo ha llovido un puñado de veces, la última a mediados de mayo, según Gytis Valaika, del Servicio Hidrometeorológico lituano.

La precipitación media en mayo suele ser de 53 mm, pero este año sólo ha llovido 16 mm (en algunos lugares, menos de 10 mm), explica.

La peor situación se vive en el oeste de Lituania, una zona con una larga historia de agricultura y ganadería, que sufre sequía desde principios de mayo.

Muchos agricultores carecen de sistemas de riego en sus campos, ya que normalmente no los necesitan. Esto los hace especialmente vulnerables al calor extremo, según Gabija Tamulaitytė, experta en medio ambiente del Foro Báltico de Medio Ambiente de Lituania.

El menor rendimiento de las cosechas podría agravar la inflación en Lituania

Se prevé que el menor rendimiento de las cosechas haga subir los precios de los alimentos y los mantenga elevados durante el invierno, aumentando el riesgo de "más problemas sociales", añade Valaika.

La inflación en Lituania es ya una de las más altas de Europa, con un aumento de los precios de los alimentos que alcanzó el 36% interanual el pasado noviembre, según informa el servicio nacional de noticias LRT. Sin embargo, desde entonces han disminuido.

Y este no es el único problema.

Cuando el suelo está tan seco en lugares como Vilnius, Tamulaitytė afirma que el polvo contaminado con "partículas de carbono" y "microplásticos" se esparce por el aire.

"No es bueno para la respiración, para los pulmones y para muchas cosas", afirma. "Esto va a ir de mal en peor".

Un tiempo anómalo afecta a la fauna de Lituania

La primavera lituana también fue anómala en otros aspectos.

Se registraron muchas heladas, señala Valaika, y mayo fue también uno de los más soleados de la historia, con 60 horas de sol más de lo normal.

PUBLICIDAD

Combinado con la sequía, este clima anómalo ha tenido un impacto "devastador" en algunas especies animales, ya que es demasiado seco para crecer y reproducirse, explica Tamulaitytė.

"Muchas especies no pueden adaptarse a este tipo de clima", explica. "Cada vez les resulta más difícil sobrevivir".

Detrás del clima extremo de Lituania hay problemas globales.

"Hace veinte años se empezó a hablar del cambio climático en Lituania", dice Tamulaitytė. "Creo que nadie esperaba que les afectara, pues sólo tenía consecuencias teóricas. Ahora lo estamos viviendo".

Según Valaika, sin embargo, la sequía no carece de precedentes.

PUBLICIDAD

En el verano de 1994 se registró la temperatura más alta de la historia del país, 37,5 ºC, y no llovió en absoluto durante un periodo aún más largo, nos cuenta.

Ese año se perdió más de la mitad de la cosecha, un duro golpe para un país que acababa de independizarse de la URSS y se encontraba en plena crisis económica.

"Ahora está de moda culpar de todo al cambio climático, pero los fenómenos meteorológicos individuales no están necesariamente causados por él", dice Valaika, aunque reconoce sus efectos en su país.

¿Está Lituania bien preparada para afrontar condiciones meteorológicas extremas?

Sin embargo, otros factores hacen que Lituania sea más resistente a la sequía que otros Estados de la UE.

Valaika afirma que es uno de los pocos países del mundo que obtiene su agua potable íntegramente de fuentes subterráneas, y que actualmente se explota menos de la mitad de las disponibles.

PUBLICIDAD

El Estado báltico también tiene un gran número de lagos y ríos, y no cuenta con muchas industrias que consuman grandes cantidades de agua.

"No hay un problema de escasez de agua", dice Valaika a Euronews Green, aunque reconoce que las cosas podrían cambiar si las sequías se hacen más frecuentes.

En cualquier caso, el clima está cambiando rápidamente en Lituania, como en todo el mundo.

Los veranos son cada vez más cálidos y secos, los inviernos más calurosos y con menos nieve, mientras que las olas de calor son cada vez más frecuentes, reconoce.

"Estos extremos nos demuestran que se está produciendo un cambio climático y que las condiciones climáticas normales son cada vez menos frecuentes".

PUBLICIDAD

Las autoridades lituanas y de la Unión Europea están tomando medidas para atajar el fenómeno, con una reducción de las emisiones del 10% entre 2005 y 2021, según el Servicio de Investigación del Parlamento Europeo.

Pero Valaika afirma que no es ni mucho menos lo suficientemente rápido, e insta a la gente a que también "ponga de su parte" y ayude al medio ambiente a través de iniciativas privadas.

"La gente en general es bastante testaruda", afirma. "No queremos ver la verdad incómoda para no cambiar nuestra forma de vida y hacer algo. Espero de verdad que esta sequía sea una llamada de atención".

"No sé qué otra cosa podría serlo".

Compartir esta noticiaComentarios

Noticias relacionadas

Unos bebés declaran la guerra por el clima en los tribunales al Gobierno de Corea del Sur

España ha sufrido 22.000 muertes relacionadas con el calor en los últimos 8 años: ¿Cómo ayudará un nuevo mapa?

Altercados en las protestas en la fábrica de Tesla en Alemania por la preocupación medioambiental